LA SE­MA­NA MA­YA

Mia - - HORÓSCOPO -

O NDA EN­CAN­TA­DA DE LA SE­MI­LLA. Des­pués de la crea­ción de la Tie­rra, el Gran Dios Hu­nab Ku (que en ma­ya sig­ni­fi­ca “da­dor de for­ma y mo­vi­mien­to”) dio ori­gen a Kan, la Se­mi­lla, Prin­ci­pio de Vi­da, y a par­tir de allí se po­bló de flo­res el sue­lo, que con­te­nían en su ma­triz el em­brión de nue­vas se­mi­llas. Y aquí se es­con­de el prin­ci­pal se­cre­to de la se­mi­lla, ella po­see el don de la mul­ti­pli­ca­ción. ¿Cuán­tas man­za­nas exis­ten en una se­mi­lla de man­za­na? La res­pues­ta es in­fi­ni­tas man­za­nas. Por­que ca­da una de ellas tie­ne el po­ten­cial de mul­ti­pli­car­se y con­ver­tir­se en nue­vas se­mi­llas que da­rán a la Luz mi­llo­nes de man­za­nas más. Es­ta es la ener­gía de es­ta se­ma­na, apren­der que tus po­ten­cia­les no tie­nen lí­mi­tes. Una se­mi­lla ne­ce­si­ta cui­da­dos, la luz del Sol, tie­rra fér­til y un am­bien­te pro­pi­cio pa­ra cre­cer, agua pa­ra nu­trir­se. El éxi­to es un diez por cien­to ta­len­to y un no­ven­ta por cien­to de per­se­ve­ran­cia. ¿Cuán­to es­tás dis­pues­ta a po­ner de vos mis­ma pa­ra triun­far en la vi­da?

Co­rreo As­tro­ló­gi­co:

Blan­ca, 26 de ju­lio.

Tu nom­bre ma­ya: Ma­go So­lar Blan­co. Cuan­do co­men­za­mos nues­tro cam­bio es­pi­ri­tual, las co­sas no su­ce­den de la no­che a la ma­ña­na, por­que aun­que tra­ba­ja­mos en nues­tro in­te­rior, la trans­for­ma­ción su­ce­de de a po­co. Es co­mo la cons­truc­ción de una ca­sa, pri­me­ro po­ne­mos los ci­mien­tos, lue­go le­van­ta­mos las pa­re­des, y lo úl­ti­mo que ha­ce­mos es de­co­rar­la. Ya haz da­do el pri­mer pa­so, aho­ra el tra­ba­jo es per­se­ve­rar has­ta que veas de a po­co sus fru­tos. Un día mi­ra­rás pa­ra atrás y te da­rás cuen­ta cuan­to ca­mino has re­co­rri­do

Alicia, 16 de oc­tu­bre.

Tu nom­bre ma­ya: Mano Re­so­nan­te Azul. El ser­vi­cio es una de las eta­pas de trans­for­ma­ción más im­por­tan­te de nues­tra vi­da. Ele­gir el ca­mino del ser­vi­cio es to­mar “el ata­jo es­pi­ri­tual” que nos lle­va di­rec­to ha­cia Dios. Ser­vi­cio no ne­ce­sa­ria­men­te im­pli­ca sa­cri­fi­cio, to­do lo con­tra­rio, ge­ne­ral­men­te cuan­do es­ta­mos cum­plien­do con nues­tra mi­sión en la vi­da, lo ha­ce­mos con ale­gría y eso es lo que irra­dia­mos a nues­tro al­re­de­dor.

Po­dés es­cri­bir­me a co­rreo­mia@per­fil.com Asun­to: HOROSCOPO, y per­so­nal­me­te es­ta­ré con­tes­tan­do ca­da una de sus pre­gun­tas (si lo deseas pue­des usar seu­dó­ni­mo pa­ra que te res­pon­da). Gra­cias por to­dos sus co­rreos. Que ten­gan una her­mo­sa se­ma­na: In Lack Ech, Yo Soy otro Tú

Por Ga­briel Rug­gie­ro, El Bru­ji­to Ma­ya

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.