DIS­CU­SIÓN

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Por Vio­le­ta Vaz­quez*

El ser hu­mano na­ce in­ma­du­ro en re­la­ción a otras es­pe­cies de ma­mí­fe­ros: no pue­de na­da por sí mis­mo, ni arras­tra­se ni sos­te­ner la ca­be­za. De es­ta ma­ne­ra, se co­no­ce la ne­ce­si­dad de ha­cer­le un úte­ro en bra­zos, sa­tis­fa­cien­do sus ne­ce­si­da­des imi­tan­do a la ges­ta­ción in­tra­ute­ri­na.

Aden­tro de la pan­za tie­nen con­tac­to, rit­mo, ca­lor y abra­zo con­ti­nuos. Afue­ra, se lo ofre­ce­mos a de­man­da, si lo pi­de, lo tie­ne. Es ago­ta­dor y ago­bian­te po­ner stop a nues­tras vi­das adul­tas pa­ra dar te­ta y upa a de­man­da por­que es al­ta.

En me­dio de es­te pa­no­ra­ma nos pre­gun­ta­mos si es­tá bien dor­mir con nues­tros hi­jos o no, si eso des­pla­za a la pa­re­ja, si va­mos a po­der te­ner re­la­cio­nes se­xua­les. Las de­ci­sio­nes son per­so­na­les, los pro­fe­sio­na­les no po­de­mos ba­jar lí­nea so­bre có­mo tie­nen que dor­mir nues­tros con­sul­tan­tes, no es éti­co. No po­de­mos su­po­ner que una pa­re­ja no ten­drá se­xo por com­par­tir la ca­ma con su hi­jo y tam­po­co po­de­mos pre­ten­der que una pa­re­ja ten­ga la mis­ma di­ná­mi­ca so­cial y se­xual des­pués de la lle­ga­da de un be­bé. ¿Qué pro­ble­ma hay con cam­biar y trans­for­mar­se? ¿Con mo­di­fi­car nues­tro pun­to de vis­ta o nues­tro ac­cio­nar?. La lac­tan­cia per­te­ne­ce a la vi­da se­xual de la mu­jer e im­pli­ca la pues­ta en jue­go de la li­bi­do con nues­tros hi­jos, es na­tu­ral que se mo­di­fi­que la di­ná­mi­ca de la pa­re­ja.

Lo que sí de­be­mos en­fa­ti­zar es la ne­ce­si­dad de que el ni­ño duer­ma en la mis­ma habitación que sus pa­dres has­ta los 6 me­ses co­mo mí­ni­mo por­que eso dis­mi­nu­ye el Sin­dro­me de Muerte Sú­bi­ta por­que pa­ra que nues­tra cría no se que­de en una ap­nea, ne­ce­si­ta te­ner el es­tí­mu­lo res­pi­ra­to­rio de otro ser hu­mano cer­ca. Si no duer­me con no­so­tros, que sea con sus her­ma­nos, pe­ro acom­pa­ña­do. La no­che no es el me­jor mo­men­to pa­ra prac­ti­car la in­de­pen­den­cia.

¿Es­tá mal no co­le­char? No. Lo que es­tá muy bien es que ca­da ma­dre es­té en con­tac­to con su in­tui­ción y sus ne­ce­si­da­des y que oi­ga las ne­ce­si­da­des de su hi­jo pa­ra po­der con­ci­liar. En ge­ne­ral, du­ran­te el pri­mer año, las ma­dres no dor­mi­mos de co­rri­do y al­gu­nas tam­po­co lo lo­gra­mos du­ran­te dos o tres años. Es lo na­tu­ral, de­bi­do al fun­cio­na­mien­to fi­sio­ló­gi­co del sue­ño del be­bé.

Lo im­por­tan­te es des­vin­cu­lar la pa­la­bra co­le­cho a la idea de la abs­ti­nen­cia se­xual, por­que es­ta­mos vien­do un re­cor­te. Por su­pues­to que la pa­re­ja es la que sos­tie­ne la fa­mi­lia, pe­ro no son los hi­jos ni el co­le­cho lo que va en de­tri­men­to de la pa­re­ja, sino nues­tras pro­pias his­to­rias y prehis­to­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.