Qué es la die­ta pro­tei­na­da - ¿ Los cuer­pos ce­tó­ni­cos no son per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud?

Mia - - BIENESTAR -

En Ar­gen­ti­na, Pro­no­Kal es un mé­to­do per­so­na­li­za­do de pér­di­da de pe­so ba­jo con­trol mé­di­co, ba­sa­do en una die­ta pro­tei­na­da. Dis­po­ne de una am­plia ga­ma de pro­duc­tos con pro­teí­nas de Al­to Va­lor Bio­ló­gi­co, que per­mi­te rea­li­zar el tra­ta­mien­to com­bi­nan­do dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas, des­de tor­ti­llas, so­pas y cre­pes, has­ta una gran va­rie­dad de pos­tres y pro­duc­tos lis­tos pa­ra lle­var. En su pá­gi­na web, te­nés más in­for­ma­ción y una fi­cha que per­mi­te co­men­zar el tra­ta­mien­to y tam­bién po­dés ac­ce­der por via te­le­fó­ni­ca o mail. 0800-888-3377 - www.pro­no­kal.com/arg/ email: in­fo.ar­gen­ti­na@pro­no­kal.com

Pa­ra sa­ber un po­co más de die­ta pro­tei­na­da, el Dr. Agus­tí Molins, mé­di­co es­pa­ñol es­pe­cia­lis­ta en es­te plan y au­tor de La Die­ta Pro­tei­na­da, am­plía los da­tos bá­si­cos.

-¿Qué es la die­ta pro­tei­na­da?

-Un tra­ta­mien­to pa­ra la obe­si­dad ba­sa­do en el con­su­mo de ver­du­ras y pro­teí­nas de al­ta ca­li­dad pa­ra per­der gra­sa y man­te­ner la ma­sa mus­cu­lar. Es una plan que ree­du­ca los há­bi­tos ali­men­ta­rios, se rea­li­za ba­jo se­gui­mien­to mé­di­co y se com­bi­na con otras ru­ti­nas sa­lu­da­bles co­mo prac­ti­car ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

-¿En qué se dis­tin­gue de otras die­tas que tam­bién uti­li­zan pro­teí­nas?

-No es lo mis­mo ha­blar de die­ta pro­tei­na­da que de die­ta de los so­bres, hi­per­pro­tei­ca, ri­ca en pro­teí­nas, ni Du­kan ni At­kins. ¡No es lo mis­mo! En mi li­bro se es­ta­ble­cen las di­fe­ren­cias en cuan­to a la ca­li­dad de las pro­teí­nas uti­li­za­das, la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de un es­tric­to con­trol mé­di­co y de los be­ne­fi­cios que ello su­po­ne res­pec­to a otra for­ma de adel­ga­zar con pro­teí­nas que pue­dan da­ñar nues­tra sa­lud.

-¿Có­mo fun­cio­na?

-A las 24-48 ho­ras de em­pe­zar la die­ta, se ago­tan las re­ser­vas de glu­co­sa y glu­có­geno del or­ga­nis­mo y és­te co­mien­za a usar las re­ser­vas de gra­sa pa­ra ob­te­ner ener­gía. Es­te pro­ce­so con­si­gue una pér­di­da de pe­so a par­tir de las gra­sas así co­mo la ge­ne­ra­ción de cuer­pos ce­tó­ni­cos que pro­vo­can la pér­di­da de ape­ti­to y un efec­to psico-es­ti­mu­lan­te que ge­ne­ra sen­sa­ción de vi­ta­li­dad y bie­nes­tar, a di­fe­ren­cia del ape­ti­to y el can­san­cio fí­si­co que sue­len acom­pa­ñar a las die­tas tra­di­cio­na­les. - En ab­so­lu­to. El ni­vel de cuer­pos ce­tó­ni­cos ob­te­ni­dos im­pli­ca una si­tua­ción bio­quí­mi­ca con­tro­la­da lla­ma­da ce­to­sis, que que­da muy le­jos de una pe­li­gro­sa ce­toa­ci­do­sis, una si­tua­ción de ur­gen­cia y a la que es im­po­si­ble lle­gar si se tie­nen en cuen­ta las con­tra­in­di­ca­cio­nes pa­ra el tra­ta­mien­to.

- ¿ Cual­quie­ra pue­de ha­cer es­ta die­ta?

- No, en al­gu­nas per­so­nas pue­de ser pe­li­gro­sa y por ello se pre­ci­sa un mé­di­co. Co­mo to­do tra­ta­mien­to, tie­ne sus in­di­ca­cio­nes y con­tra­in­di­ca­cio­nes. La ce­to­sis es­tá con­tra­in­di­ca­da en al­gu­nas pa­to­lo­gías. Si la die­ta es­tá bien in­di­ca­da, los be­ne­fi­cios son mu­chos y ba­jo

con­trol, los riesgos nu­los.

- ¿ Có­mo es la ali­men­ta­ción?

- Las pro­teí­nas de­ben ser de al­to va­lor bio­ló­gi­co, es de­cir, que se asi­mi­lan y se uti­li­zan de la me­jor ma­ne­ra, ela­bo­ra­das a par­tir de las pro­teí­nas de la le­che, de la so­ja y del hue­vo bá­si­ca­men­te, y que se ad­mi­nis­tran en for­ma de pre­pa­ra­dos co­mo ba­ti­dos, so­pas, cre­mas, tor­ti­llas, etc. Es­tas pro­teí­nas se acom­pa­ñan de ver­du­ras con ba­jo con­te­ni­do en car­bohi­dra­tos, en al­muer­zo y ce­na. Des­pués se van in­cor­po­ran­do gru­pos de ali­men­tos pro­gre­si­va­men­te, edu­can­do al pa­cien­te has­ta lle­gar a una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da.

- ¿ Qué ex­pe­rien­cia tie­ne con el tra­ta

mien­to?

- Es­te con­cep­to de die­ta se ha usa­do en más de 30 mi­llo­nes de pa­cien­tes des­de los años 60- 70, pe­ro el tra­ta­mien­to ha ido evo­lu­cio­nan­do en los úl­ti­mos 30 años, per­mi­tién­do­nos aho­ra pro­teí­nas con un ín­di­ce quí­mi­co muy su­pe­rior, es de­cir, de ca­li­dad muy su­pe­rior. En 2000, ini­cio es­te nue­vo con­cep­to de Die­ta Pro­tei­na­da.

- ¿ Que se ne­ce­si­ta pa­ra co­men­zar el tra­ta­mien­to?

- Lo pri­me­ro es con­tac­tar con un mé­di­co es­pe­cí­fi­ca­men­te for­ma­do pa­ra po­der lle­var el tra­ta­mien­to. Es­te so­li­ci­ta­rá un ana­lí­sis pre­vio al ini­cio ade­más de ex­pli­car las ba­ses y tiem­pos del mis­mo. De allí en ade­lan­te lse ha­rán con­tro­lesl ca­da 3- 4 me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.