Se­cre­tos com­par­ti­dos

Mia - - SUMARIO -

Ci­ga­rri­llo

Pa­ra evi­tar el mal olor que deja po­né en el fon­do de los ce­ni­ce­ros unas ra­mas de ro­me­ro des­me­nu­za­do: des­pren­de­rá un agra­da­ble aro­ma.

Que no se que­me

Cuan­do el acei­te de co­ci­na se que­ma, su es­truc­tu­ra se rom­pe; es de­cir, se des­tru­yen sus bue­nos com­po­nen­tes. El acei­te que me­jor re­sis­te el ca­lor es el de oli­va y es el más re­co­men­da­ble pa­ra uti­li­zar en frei­do­ras. Un buen con­se­jo es po­ner el fue­go a 180º, a es­ta tem­pe­ra­tu­ra, no se que­ma­rá y no se des­com­pon­drá.

Man­chas de la­pi­ce­ra

Ca­len­tá le­che en una olla y su­mer­gí la ro­pa man­cha­da du­ran­te me­dia ho­ra. Lue­go, la­vá nor­mal­men­te la pren­da. Que­da­rá co­mo nue­va.

Sa­ni­ta­rios bri­llan­tes

Con el pa­so del tiem­po y el uso de pro­duc­tos po­co ade­cua­dos, los sa­ni­ta­rios

pierden co­lor y bri­llo. Pa­ra que que­den co­mo nue­vos, só­lo hay que ca­len­tar vi­na­gre, es­par­cir­lo por las pa­re­des de la ba­ñe­ra y fro­tar con un pa­ño se­co. Re­co­bra­rán su co­lor ori­gi­nal.

Olor a pin­tu­ra

Cuan­do ter­mi­na­mos de pin­tar una habitación, el olor a pin­tu­ra es muy fuer­te. Pa­ra neu­tra­li­zar­lo, de­já me­dia ce­bo­lla bo­ca arri­ba en un pla­to den­tro de la habitación y el olor des­apa­re­ce­rá.

Ju­go­so

Pa­ra que un li­món rin­da más ju­go hay un pe­que­ño y efec­ti­vo se­cre­to: an­tes de ex­pri­mir­lo, su­mer­gi­lo un mi­nu­to en agua hir­vien­do.

Plan­tas sa­nas

¿Es­tás can­sa­da de li­diar con dis­tin­tos ti­pos de pla­gas en las ma­ce­tas? Pro­bá de cla­var en la tie­rra seis fós­fo­ros bo­ca aba­jo. El azu­fre que con­tie­nen ma­ta­rá a los pa­rá­si­tos sin da­ñar las plan­tas.

Au­reó­las

Cuan­do por des­cui­do se te que­ma una pren­da, po­dés eli­mi­nar la au­reo­la ama­ri­lla fro­tan­do la zo­na con agua oxigenada re­ba­ja­da al 50% y un cho­rro de li­món. Des­pués, la­va­la co­mo de cos­tum­bre y se­ca­la a la som­bra.

Vi­na­gre pa­ra la trans­pi­ra­ción

Las man­chas de trans­pi­ra­ción pue­den no sa­lir al pri­mer la­va­do, en es­te ca­so po­né la pren­da en re­mo­jo y aña­di­le un cho­rri­to de vi­na­gre o amo­nía­co. Otra op­ción es fro­tar­las con un pa­ño blan­co em­be­bi­do en agua y vi­na­gre y de­jar se­car al ai­re li­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.