La in­quie­tud men­tal

Mia - - SUMARIO - Por el Dr. Jor­ge Rov­ner

Cual­quie­ra sea la se­cuen­cia exac­ta por la cual la men­te par­ti­cu­lar de ca­da uno de no­so­tros se trans­for­ma en la men­te que po­see­re­mos por el res­to de nues­tra vi­da, las ca­rac­te­rís­ti­cas cen­tra­les de esa men­te que­da­rán fir­me­men­te plas­ma­das. Esas ca­rac­te­rís­ti­cas cen­tra­les, con in­de­pen­den­cia de las va­rian­tes in­di­vi­dua­les que ca­da men­te ad­qui­ri­rá, se mos­tra­rán tan co­mu­nes en­tre to­dos los in­di­vi­duos que per­mi­ti­rán ex­traer un mo­do muy se­me­jan­te de fun­cio­na­mien­to y pro­ce­sa­mien­to del mun­do. Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas co­mu­nes de to­das las men­tes han si­do iden­ti­fi­ca­das por di­fe­ren­tes au­to­res a lo lar­go de si­glos, pe­ro me be­ne­fi­cia­ré de la mi­ra­da del Bu­dis­mo pa­ra ese pun­to.

En la se­gun­da no­ble verdad (de las cua­tro que com­po­nen el co­ra­zón de la en­se­ñan­za bu­dis­ta) es­tos as­pec­tos co­mu­nes que­da­rán mos­tra­dos en to­da su ex­ten­sión. Re­su­mi­da­men­te, al iden­ti­fi­car las cau­sas del su­fri­mien­to (que pro­vie­nen de nues­tra men­te sal­ta­ri­na), el Bu­da di­rá que es­tas son: 1) La co­di­cia. 2) El ape­go. 3) El error ig­no­ran­te. 4) Los es­ta­dos men­ta­les in­no­bles (y las con­duc­tas que de­ri­van de es­tos es­ta­dos men­ta­les).

Por co­di­cia se en­tien­de la cons­tan­te ex­pec­ta­ti­va de po­seer, ser, te­ner, etc., un ob­je­to fí­si­co o in­tan­gi­ble que no nos es es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio en el pre­sen­te mo­men­to. Pa­sa­mos la vi­da fue­ra de nues­tro pre­sen­te co­di­cian­do to­da cla­se de ob­je­tos. Con gran ener­gía y en­tu­sias­mo co­di­cia­mos fa­ma, po­der, res­pe­to, acep­ta­ción y mu­chas otras con­di­cio­nes que su­po­ne­mos ha­rán la di­fe­ren­cia en nues­tra vi­da. En es­ta po­si­ción de es­tar per­ma­nen­te­men­te co­di­cian­do nun­ca es­ta­mos con­for­mes con lo que so­mos, te­ne­mos o pa­re­ce­mos fren­te a los de­más, lo que qui­si­mos ser, lo que pro­me­ti­mos que se­ría­mos y mu­chas otras com­pa­ra­cio­nes. As­pi­rar a aque­llo que real­men­te ne­ce­si­ta­mos, acep­tar sin preo­cu­pa­ción o crí­ti­ca lo que ac­tual­men­te te­ne­mos (que, co­mo to­do, es­tá su­je­to a im­per­ma­nen­cia y cam­bio) y man­te­ner nues­tra es­pe­ran­za con­tri­bu­yen a aquie­tar nues­tra men­te.

El ape­go es uno de los con­cep­tos que más nos han si­do en­se­ña­dos en di­fe­ren­tes ám­bi­tos y del que nues­tra cul­tu­ra se ha­lla, li­te­ral­men­te, in­to­xi­ca­da. De­be­mos ape­gar­nos a to­do, no po­de­mos per­der na­da, nos di­cen y nos de­ci­mos. Pues per­der al­go, no ape­gar­nos a al­go, se se­gui­rá de al­gún gé­ne­ro de cas­ti­go o pe­li­gro pa­ra nues­tra exis­ten­cia. El es­fuer­zo ex­tra­or­di­na­rio de ape­gar­nos no so­lo nos de­man­da­rá un enor­me tra­ba­jo ma­te­rial y tem­po­ral sino que tam­bién nos lle­va­rá en con­tra del flu­jo del uni­ver­so. Es una evi­den­cia de que cual­quier ob­je­to o idea a la que nos ape­gue­mos es­ta­rá des­ti­na­da a ser ob­je­to de mo­di­fi­ca­ción, cam­bio y des­apa­ri­ción (o trans­for­ma­ción).

El con­cep­to de error ig­no­ran­te es tam­bién una de las cau­sas de nues­tra in­quie­tud men­tal y de una vi­da (o una par­te im­por­tan­te de ella) aso­cia­da al su­fri­mien­to, do­lor, ma­les­tar o in­co­mo­di­dad. El con­cep­to de error ig­no­ran­te par­te de la idea de que nues­tro su­fri­mien­to no sur­ge de una vo­lun­tad cons­cien­te de ha­cer­nos da­ño. De for­ma que la enor­me ma­yo­ría del su­fri­mien­to que nos in­fli­gi­mos o in­fli­gi­mos a los de­más es­tá sus­ten­ta­do prin­ci­pal­men­te en la creen­cia de que hay un yo al que hay que de­fen­der de reales o pre­sun­tos agra­vios. A ese as­pec­to es al que se lo lla­ma error. Es ese con­jun­to de erro­res ig­no­ran­tes, aque­llos que no des­co­no­ce­mos sino que ne­ga­mos con enor­me es­fuer­zo. Tran­si­tan­do el ca­mino me­dio, vi­vien­do a la bús­que­dab de sa­lir de nues­tros erro­res ig­no­ran­tes, se­re­mos más li­bres pa­ra acep­tar y go­zar del uni­ver­so tal cual es.

Los es­ta­dos men­ta­les in­no­bles corrres­pon­den a otra de las cau­sas de la in­quie­tud de nues­tra men­te. El con­cep­to de in­no­ble de­be ser in­ter­pre­ta­do en es­te con­tex­to co­mo des­ti­na­do a ge­ne­rar o per­pe­tuar el su­fri­mien­to. Pa­ra po­der desa­rro­llar pen­sa­mien­tos y ac­cio­nes no­bles, es de­cir, que re­duz­can nues­tra des­di­cha y nos pro­pon­gan un mo­do de es­tar en el mun­do que nos ha­ga más fe­li­ces, no so­lo es ne­ce­sa­rio el con­ti­nuo es­fuer­zo per­so­nal sino que es esen­cial des­cu­brir, con los pro­pios re­cur­sos y a tra­vés de la pro­pia ex­pe­rien­cia, que to­dos esos pen­sa­mien­tos de com­pe­ten­cia e imi­ta­ción son esen­cial­men­te cau­sa de su­fri­mien­to. En otras pa­la­bras, an­tes que res­trin­gir nues­tros ac­tos in­no­bles y tro­car­los por ac­tos no­bles es muy im­por­tan­te usar nues­tro pro­pio jui­cio y va­lo­ra­ción del uni­ver­so pa­ra de­fi­nir una es­ca­la de va­lo­res pro­pia y mó­vil, adop­ta­mos las de los de­más que sue­len ser fi­jas y anacró­ni­cas.

Del li­bro “Aquie­tar la men­te. Una mi­ra­da bu­dis­ta pa­ra al­can­zar la paz in­te­rior”, del Dr. Ser­gio Rov­ner. Urano

( www. edi­cio­ne­su­rano. com)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.