Có­mo pro­te­ger­las de la pi­ro­tec­nia

¿Qué ha­cer cuan­do sue­nan los petardos? Con­se­jos pa­ra pro­te­ger a los ani­ma­les de la pi­ro­tec­nia y ha­cer­los sen­tir más se­gu­ros

Mia - - SUMARIO -

Es la preo­cu­pa­ción de to­dos los fi­nes dde año:ñ ffue­gos ar­ti­fi­cia­les, ifiil cohe­tesh y petardos. A cau­sa de ellos, la ma­yo­ría de las mas­co­tas se ate­mo­ri­zan y no sa­ben a dón­de ir. Pa­ra ayu­dar­te, te pro­por­cio­na­mos al­gu­nas su­ge­ren­cias:

Es muy im­por­tan­te que evi­tes rea­li­zar es­ta prác­ti­ca en tu ca­sa; los rui­dos de la pi­ro­tec­nia los asus­tan mu­cho. Por otro la­do, es acon­se­ja­ble que man­ten­gas a tu mas­co­ta en un lu­gar tran­qui­lo; siem­pre se sen­ti­rá más pro­te­gi­do si es­tá con sus due­ños.

Si no vas a que­dar­te en tu ca­sa, bus­cá un lu­gar en don­de es­té se­gu­ro, da­do que por el te­mor y los rui­dos, pue­de des­orien­tar­se e in­clu­so es­ca­par­se. De­jar las ven­ta­nas ce­rra­das tam­bién ayu­da, pe­ro es im­por­tan­te que ten­ga su­fi­cien­te ven­ti­la­ción. Una bue­na op­ción es de­jar­le la ra­dio o la te­le­vi­sión pren­di­da ya que es­cu­char un rui­do co­no­ci­do ate­nua­rá el mie­do. Si la habitación tie­ne ven­ti­la­dor, tam­bién es una buan op­ción de­jar­lo pren­di­do.

-Otro as­pec­to fun­da­men­tal es ser muy cui­da­do­sos con la co­mi­da que les da­mos esos días. El amor que sen­ti­mos por nues- tras­tras mas­co­tas mu­chas ve­ces ha­ce que cai-cai­ga­mos en lla ten­ta­ció­nió dde com­par­ti­ri con ellos lo que con­su­mi­mos. Re­cor­de­mos que fi­sio­ló­gi­ca­men­te son di­fe­ren­tes y, por en­de, no es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra po­der di­ge­rir al­gu­nos ali­men­tos que pue­den cau­sar­le di­fe­ren­tes al­te­ra­cio­nes.

Si que­da so­lo en tu ca­sa, no de­jes co­sas que pue­da rom­per o que pue­dan las­ti­mar­lo.

Siem­pre de­ja­le agua lim­pia y fres­ca y su pla­to de ali­men­to ba­lan­cea­do. Re­cor­dá que es la me­jor al­ter­na­ti­va pa­ra ali­men­tar­lo ya que le apor­ta to­dos los nu­trien­tes que ne­ce­si­ta.

Lue­go de las fies­tas, con­tro­lá que no ha­yan que­da­do par­tes de fue­gos ar­ti­fi­cia­les u otra co­sa en tu jar­dín que tu mas­co­ta pue­da tra­gar­se, oca­sio­nán­do­le un da­ño a su sa­lud.

Po­dés pre­miar­lo con di­fe­ren­tes op­cio­nes que pro­po­nen las ve­te­ri­na­rias co­mo, por ejem­plo, al­gún snack pa­ra pe­rros o ga­tos.

Im­por­tan­te: vi­si­tá a tu ve­te­ri­na­rio de con­fian­za pa­ra di­si­par to­das las du­das re­fe­ri­das a cal­man­tes y otros me­di­ca­men­tos que ayu­den a tran­qui­li­zar­los. Siem­pre con­sul­tá con él an­tes de ad­mi­nis­trár­se­los.

Ase­so­ró: Nestlé Pu­ri­na Pet Ca­re

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.