To­mar de­ci­sio­nes

Mia - - SUMARIO - Por el lic. Die­go Lo Des­tro*

No sé bien quién era. Tam­po­co sé por qué se que­da­ba en ca­sa. So­lo sé que lo lla­má­ba­mos Don Raúl.

Yo te­nía unos 5, qui­zás 6 años, Don Raúl unos 80. Po­día que­dar­se en ca­sa des­de unos días a al­gu­nas se­ma­nas. Era un hombre al­to de pe­lo y bi­go­te blan­cos. Más allá de al­gu­nos re­cuer­dos di­fu­mi­na­dos y va­gos, pin­ce­la­das de memoria po­co de­fi­ni­das, hay una es­ce­na que me re­sul­ta cla­ra, una im­pron­ta fuer­te y lle­na de so­ni­do: cuan­do lle­ga­ba la no­che y mi pa­pá vol­vía de tra­ba­jar, se po­nía a con­ver­sar con Don Raúl mien­tras se pre­pa­ra­ba la ce­na, lue­go, traía su ta­ble­ro de aje­drez y se dis­po­nían a ju­gar.

Esa no­che no fue co­mo las de­más. La es­ce­na se desa­rro­lla en mi men­te en al­gu­nos se­gun­dos, pue­do ver el ta­ble­ro, , las ma­nos arru­ga­das y vie­jas de Don n Raúl y las pie­zas de co­lor ne­gro y bei­ge. Co­men­zó la par­ti­da, pa­só un tiem­po que no pue­do pre­ci­sar, qui­zás 40 o 500 mi­nu­tos. La mo­vi­da era de mi pa­pá, quee in­ten­tó ar­mar una ju­ga­da con la rei­na y un al­fil, lle­gó el turno de Don Raúl, quien to­mó el ca­ba­llo y, lue­go, de pen­sar unos se­gun­dos lo ubi­có a una dis­tan­cia equi­diss­tan­te de la Rei­na y el Rey y di­joi: “¡Ja­que!””

Ese ja­que no fue co­mo cual­quier otro jja­que dde cual­quier­li otra par­ti­da, era un ja­que al Rey, pe­ro la po­si­ción del ca­ba­llo im­pli­ca­ba un ja­que a la Rei­na tam­bién, una es­pe­cie de ‘ja­que do­ble’. Es una ju­ga­da que po­ne al con­trin­can­te en la di­fí­cil po­si­ción de te­ner que to­mar una de­ci­sión: si sal­va al rey, mo­vién­do­lo del ja­que, pier­de a la rei­na; si mue­ve la rei­na, pier­de el jue­go y es ja­que ma­te. Mi pa­dre se que­dó pa­ra­li­za­do.

Vien­do Don Raúl que no ha­cia nin­gu­na mo­vi­da y so­lo pen­sa­ba, le dio un em­pu­jon­ci­to pa­ra que ac­cio­na­ra y le di­jo: “Si quie­res se­guir ju­gan­do, ten­drás que sa­cri­fi­car a la rei­na”.

Pa­sa­ron mu­chos años has­ta que lo­gré per­ca­tar­me de có­mo re­so­na­ban en mis oí­dos las pa­la­bras de Don Raúl. Sa­cri­fi­car a la rei­na im­pli­ca es­tar dis­pues­to a des­ha­cer­nos de al­go que apre­cia­mos y que­re­mos re­te­ner, que con­si­de­ra­mos útil y nos da cier­ta sen­sa­ción de se­gu­ri­dad, pro­tec­ción, per­te­nen­cia....

De ca­ra a un ja­que do­ble, pa­ra po­der se­guir en el jue­go, ne­ce­si­to se­gu­ri­dad, pe­ro al fal­tar­me la pie­za de la que ema­na ese sen­ti­do, me sien­to in­ca­paz de se­guir el jue­go y en­tro en una es­pi­ral que me pa­ra­li­za.

¿Cuál es la pie­za que, si fal­ta, te ha­ce sen­tir des­pro­te­gi­da? ¿Qué es aque­llo que te da mie­do per­der? ¿De qué de­pen­de que si­gas en jue­go o no?

To­dos nos en­fren­ta­mos a las de­ci­sio­nes que po­nen el fluir de nues­tra exis­ten­cia en una en­cru­ci­ja­da, en la di­fí­cil po­si­ción de te­ner que to­mar al­go y a la vez de­jar otra co­sa que con­si­de­ra­mos de va­lor. No tie­ne que ver con me­ra­men­te to­mar de­ci­sio­nes, de he­cho to­ma­mos de­ci­sio­nes a ca­da se­gun­do, mu­chas de es­tas ca­re­cen de va­lor exis­ten­cial. Sin em­bar­go, de las de­ci­sio­nes que ha­bla­mos son aque­llas que aten­tan con­tra no­so­tros y nos po­nen en­tre la es­pa­da y la pa­red al te­ner que es­tar dis­pues­tos a sa­cri­fi­car a la rei­na en pos de con­ti­nuar el jue­go, pe­ro cuan­do no lo es­ta­mos, en­tra­mos en es­ta­do de pa­rá­li­sis que nos im­pi­de ha­cer una ju­ga­da.

¿Qué de­ci­sio­nes ne­ce­si­tás to­mar y das vu­vuel­tas y vuel­tas pa­ra ac­cio­nar? ¿Cuál es la re­rei­na que, por no sa­cri­fi­car­la, te in­mo­vi­li­za? ¿PPa­ra qué ana­li­zás in­fi­ni­ta­men­te? ¿Qué te imim­pi­de to­mar ac­ción? ¿A qué le te­mes?

Mu­chas ve­ces la in­ca­pa­ci­dad de ac­cio­na­nar ade­cua­da­men­te res­pon­de a un te­mor a las con­se­cuen­cias de las ac­cio­nes. El tó­tem del sen­ti­do de se­gu­ri­dad da a lu­luz al ta­bú de las con­se­cuen­cias no desesea­das: el te­mor a equi­vo­car­nos, a que­dar mal, a per­der lo que te­nía­mos. No es que no que­rra­mos to­mar de­ci­sio­nes, lo que no que­re­mos son las con­se­cuen­cias dde las de­ci­sio­nes que to­ma­mos. No nos que­re­mos­que­rem ha­cer car­go del su­fri­mien­to que pod­de­mos ge­ne­rar sii lle dde­ci­mo­si a la per­so­na de la cual nos enamo­ra­mos que ya no la ama­mos más. No so­mos ca­pa­ces de res­pon­sa­bi­li­zar­nos por nues­tro sus­ten­to por­que de lo úni­co que nos ocu­pá­ba­mos era de cum­plir un ho­ra­rio. No nos da­mos cuen­ta que un tí­tu­lo en­gor­da el nom­bre pe­ro no la iden­ti­dad. No so­mos la re­la­ción que te­ne­mos, el tra­ba­jo que ha­ce­mos, el tí­tu­lo que lo­gra­mos, ni el car­go que ocu­pa­mos.

No nos da­mos cuen­ta que no es­tar dis­pues­tos a sa­cri­fi­car a la rei­na, nos im­pi­de se­guir el jue­go, nos in­mo­vi­li­za en la lás­ti­ma y la pe­na por el su­fri­mien­to de una re­la­ción en la cual es­ta­mos por cos­tum­bre, nos su­me en el des­pre­cio de la ru­ti­na de un tra­ba­jo que no nos deja op­ción y en la inuti­li­dad de un tí­tu­lo que so­lo ha­ce más lar­go nues­tro nom­bre pe­ro que no nos iden­ti­fi­ca.

La par­ti­da con­ti­nuó. Mi pa­pa sus­pi­ró y eje­cu­tó su mo­vi­da. La rei­na no se sal­vó pe­ro si­guió ju­gan­do. Aun pue­do es­cu­char la voz de Don Raúl, te­nía un as­pec­to se­reno, su lle­ga­da a la ca­sa cuan­do se que­da­ba era un mo­men­to fe­liz. Ver­lo ju­gar al aje­drez era un gran pla­cer y un lu­jo, aun cuan­do no com­pren­die­ra del to­do lo que ha­cía, ins­pi­ró en mí el de­seo por ese jue­go de es­tra­te­gia. Hoy esa for­ma de pen­sar es­tra­té­gi­ca guía mu­chas de mis de­ci­sio­nes. El ta­ble­ro y las pie­zas de aje­drez de Don Raúl si­guen aun en mi ca­sa, co­mo un sím­bo­lo, ca­si 30 años des­pués de esa par­ti­da… de su par­ti­da.

* Fi­ló­so­fo. Di­rec­tor de D& L Group LATAM. www. dl­groupltam. com. https:// www. fa­ce­book. com/ lo­des­tro­di

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.