Crear el am­bien­te

Mia - - SUMARIO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

El Feng Shui ba­sa su estudio en el prin­ci­pio de co­rres­pon­den­cia que en­tien­de que las per­so­nas crean am­bien­tes fí­si­cos que re­fle­jan su reali­dad in­te­rior. Los se­res hu­ma­nos po­seen un cau­dal enor­me de in­for­ma­ción en su in­te­rior pro­ve­nien­te de las ex­pe­rien­cias de és­ta y de otras vi­das. Al­gu­nos sue­len per­ma­ne­cer co­mo pa­tro­nes de pen­sa­mien­tos ocul­tos y ope­ran en con­tra de los de­seos, crean­do fuer­zas de opo­si­ción muy po­de­ro­sas.

Por eso que, mu­chas ve­ces, las de­ci­sio­nes no res­pon­den a la ló­gi­ca sino que es­tán en fun­ción de man­da­tos fa­mi­lia­res o cul­tu­ra­les li­mi­tan­tes. Por un la­do, se desea ga­nar más di­ne­ro, por otro, in­cons- cien­te­men­te, se pien­sa que no se es ca­paz de ello.

El Feng Shui de­tec­ta esas re­sis­ten­cias ya que se ma­ni­fies­tan en el am­bien­te y apli­ca las cu­ras ne­ce­sa­rias pa­ra li­be­rar los blo­queos ener­gé­ti­cos.

Las ca­sas y lu­ga­res de tra­ba­jo no so­lo mues­tran el es­ta­do in­terno de sus ha­bi­tan­tes, tam­bién la pre­dis­po­si­ción pa­ra el éxi­to o el fra­ca­so. Por ejem­plo, al­guien que tie­ne mu­cha iraa en su in­te­rior, aco­mo­da­rá su ca­sa u ofi­ci­na con ele­men­tos des­ar­mó­ni­cos y, de esa for­ma, se­rá más pro­cli­ve a te­ner con­flic­tos en su en­torno la­bo­ral. Por el con­tra­rio, quien se sien­te que­ri­do y cui­da­do, crea­rá un am­bien­te cá­li­do y equi­li­bra­do a su al­re­de­dor pro­pi­cian­do ar­mo­nía en sus re­la­cio­nes.

Cuan­do al­guien di­ce “No lo­gro ga­nar más di­ne­ro” o “No me al­can­za lo que gano, se me va to­do”, pro­ba­ble­men­te, el sím­bo­lo de esa li­mi­ta­ción in­ter­na es­té ex­pre­sa­do en la ca­sa. Pe­ro no so­lo hay que ver el sím­bo­lo, tam­bién hay que re­co­no­cer el ori­gen del pro­ble­ma pa­ra re­pa­rar­lo.

Se pue­de iden­ti­fi­car aque­llo que es­tá dis­mi­nu­yen­do el me­re­ci­mien­to eco­nó­mi­co, las ideas de sa­cri­fi­co o de po­bre­za vin­cu­la­das a man­da­tos fa­mi­lia­res o cul­tu­ra­les. Una vez de­tec­ta­das en su ma­ni­fes­ta­ción am­bien­tal, se las re­em­pla­za por otras que per­mi­tan re­ci­bir la abun­dan­cia sin cul­pas, con ale­gría y dis­fru­te.

Por ejem­plo, si re­sol­ve­mos ac­ti­var la ener­gía del amor de pa­re­ja, no bas­ta­rá con co­lo­car pa­tos man­da­ri­nes en el sec­tor No­roes­te de la sa­la o aña­dir ve­las en el dor­mi­to­rio. Se­rá im­por­tan­te, en al­gu­nos ca­sos, rea­li­zar una lim­pie­za de cier­tos ob­je­tos que es­tán in­di­can­do ape­gos a his­to­rias del pa­sa­do. En otros, ha­brá que je­rar­qui­zar el lu­gar de la pa­re­ja, de­jar de per­mi­tir que otras áreas de la vi­da (ami­gos, via­jes, tra­ba­jo) la in­va­dan, pa­ra lo cual, tal vez ha­ya que re­plan­tear­se la asig­na­ción de es­pa­cios en el ho­gar.

El que bus­que me­jo­rar su si­tua­ción eco­nó­mi­ca, de­be­rá tra­ba­jar so­bre los man­da­tos que han ve­ni­do blo­quean­do su avan­ce en es­te sen­ti­do. ¿Hay cua­dros que de­no­ten de es­ca­sez en el sec­tor No­res­te? ¿EsEs­ta per­ma­nen­te­men­te va­cía la he­la­de­rahe y la ala­ce­na? ¿Es la co­ci­na un lu­gar que irra­dia or­den, lim­pie­za? ¿Te­nés el há­bi­to de guar­dar pro­duc­tospr ven­ci­dos, en mal es­ta­do­tad o acu­mu­lar residuos? To­do ad­quie­read un sen­ti­do pro­fun­do a la ho­ra de ana­li­zar y re­for­mar el ho­gar.ho

Un buen Feng Shui de­be ope­ra­rar en pla­nos in­cons­cien­tes de la men­te, po­ner en evi­den­cia las cau­sas del fra­ca­so, ayu­dar a trans­mu­tar las emo­cio­nes de ma­ne­ra que guar­den cohe­ren­cia con los de­seos y las me­tas plan­tea­dos. So­mos los res­pon­sa­bles de la cons­truc­ción de nues­tra vi­da, cuan­to más cons­cien­te so­mos de no­so­tros mis­mos, más po­si­bi­li­da­des ten­dre­mos de una vi­da ple­na.

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.