Las hue­llas de Júpiter

Mia - - REVELACIONES -

La úl­ti­ma vez que Júpiter tran­si­tó el signo de Leo fue des­de fi­na­les de ju­lio de 2002 a fi­na­les de agos­tos­too de 2003. Su nue­vo pa­so anual ter­mi­nar­mii­na el 11 de agos­to y, has­ta en­ton­ces, se­ráe­rá una bue­na oca­sión pa­ra fo­men­tar la se­gu­ri­dad que te­ne­mos en no­so­tros mis­mos. Aque­llos que se pa­sen de egocéntricos, ten­drán que tra­ba­jar en ser más hu­mil­des y los que sean de­ma­sia­do in­se­gu­ros, de­be­rán to­mar con­cien­cia de su pro­pio va­lor. To­do por­que es­te pla­ne­ta ex­pan­de lo que to­ca. Se lo aso­cia a la abun­dan­cia, al op­ti­mis­mo, a la fi­lo­so­fía, al co­no­ci­mien­to, a la aven­tu­ra y a la ex­pan­sión de ho­ri­zon­tes ( men­ta­les y fí­si­cos), pe­ro tam­bién a la te­me­ri­dad, a la exa­ge­ra­ción y a los ex­ce­sos. Tam­bién se ve fa­vo­re­ci­do to­do lo que tie­ne que ver con los ni­ños ( pro­pios o aje­nos) y con el des­cu­bri­mien­to de tu ni­ño in­te­rior. Júpiter en Leo es ro­man­ce, dis­fru­te y con­fian­za, en­con­trar tu lu­gar en el mun­do y no aver­gon­zar­te de quién eres. Tam­bién es fies­ta, lu­jo y me­re­ci­mien­to.

Horóscopo 2015, de Mó­ni­ca Ey­he­ra­bi­de, li­bro que ya en­con­trás en los kios­cos, es un com­ple­tí­si­mo ma­pa as­tral del año pa­ra ca­da signo y pa­ra el des­tino de la Ar­gen­ti­na. Ade­más, trae las 12 vi­sua­li­za­cio­nes que ayu­dan a apro­ve­char el in­ten­so trán­si­to de Júpiter y los no me­nos im­por­tan­tes de Plu­tón y Sa­turno. Gra­cias a es­te lan­za­mien­to, te con­ta­mos qué le pa­sa­rá a ca­da signo con el Pla­ne­ta de la Abun­dan­cia.

ARIESAR RIES

Júpiter,r, el pla­ne­ta de la ex­pan­sión, el lla­ma­do­do tam­bi­tam­bié­nién “be­né­fi­co ma­yor”, es­tá en Leo ( sig­nono afín) en laa CaCa­sa 11 ( la de los gru­pos, amistades, pro­yec­tos, cau­sas, te­te­ra pte­ra­peu­tas, mé­di­cos e hi­jos del cón­yu­ge), brin­dan­do una pro­tecc pro­tec­ción en di­chas cues­tio­nes. A su vez, rea­li­za muy bue­nos as­pec­tos a los planetas en Aries, con lo cual El Carnero ten­drá quien lo apo­ye, y si se ani­ma, lo guíe. Los ami­gos se­rán fuen­te de bue­nos mo­men­tos y ale­grías. Y ade­más, pue­do sos­te­ner que el fu­tu­ro del año va ha­cia esa Ca­sa 11, es de­cir que lue­go de vi­vir el pro­ce­so an­tes men­cio­na­do, ha­cia los fi­na­les de la Re­vo­lu­ción So­lar ha­brá un cre­ci­mien­to ale­gre, fo­go­so, re­no­va­do y sen­ti­men­tal.

TAU­RO

Júpiter, el pla­ne­ta be­né­fi­co ma­yor, al es­tar en “cua­dra­tu­ra” ( as­pec­to de ten­sión) con el Sol en Tau­ro has­ta el 10 de agos­to, por un la­do trae­rá pro­tec­ción a los tau­ri­nos en asun­tos de ca­sa, ho­gar y fa­mi­lia, pe­ro tam­bién apor­ta­rá al­go “exa­ge­ra­do” en es­tos te­mas de an­ces­tros o de há­bi­tat. A par­tir del 11 de agos­to, Júpiter en­tra­rá en un signo afín ( Vir­go) por un año más, y ahí el To­ro sen­ti­rá un cam­bio en su co­ra­zón que lo lle­na­rá de es­pe­ran­zas, fes­te­jos y ce­le­bra­cio­nes. Mu­chos es­ta­rán ben­de­ci­dos por la lle­ga­da de un be­bé a sus vi­das. Ade­más, co­mo Sa­turno ha­brá vuel­to al signo de la opo­si­ción ( Es­cor­pio), los te­mas de pa­re­ja, com­pro­mi­so, ca­sa, ho­gar y fa­mi­lia apor­ta­rán una nue­va ba­se. En es­ta úl­ti­ma par­te del año, mu­chos te­mas se re­sol­ve­rán por el apor­te del be­né­fi­co Júpiter. Al es­tar en Vir­go, que es un signo de tie­rra al igual que Tau­ro, las cua­li­da­des de or­den, tra­ba­jo, me­ticu­losi­dad y na­tu­ra­le­za se pon­drán de re­lie­ve.

GÉ­MI­NIS

Júpiter, el be­né­fi­co ma­yor, des­de un buen as­pec­to ( sex­til) apo­ya­rá to­do lo re­la­ti­vo a con­tac­tos y co­mu­ni­ca­cio­nes, ade­más de pro­veer una ex­pan­sión en el ho­gar y en la fa­mi­lia en es­ta Re­vo­lu­ción So­lar. Tam­bién es de es­pe­rar que los ge­mi­ni­anos ex­pan­dan su red de con­tac­tos y co­mu­ni­ca­cio­nes.

CÁN­CER

Júpiter, el pla­ne­ta de la ex­pan­sión, be­né­fi­co ma­yor del zo­día­co, a par­tir de la nue­va Re­vo­lu­ción So­lar ( 20 de mar­zo), ac­ti­va­rá la Ca­sa 3, es de­cir, to­do lo vin­cu­la­do con cur­sos, tras­la­dos, via­jes cor­tos, pu­bli­ci­dad, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, re­la­cio­nes con ve­ci­nos, etc. En ras­gos ge­ne­ra­les, tam­bién po­de­mos de­cir, que ha­brá una “pro­tec­ción” pa­ra Cán­cer. A su vez, ha­brá una ne­ce­si­dad de co­nec­tar­se pro­fun­da­men­te con co­sas que es­tén re­la­cio­na­das con el ar­te o con los sen­ti­mien­tos. Na­da me­jor pa­ra es­te sen­si­ble signo de agua.

LEO

Júpiter, el be­né­fi­co del zo­dia­co, es­tá pro­du­cien­do una ex­pan­sión en tu iden­ti­dad, has­ta el 10 de agos­to. Ten­drás una ac­ti­tud más ale­gre, bue­na, op­ti­mis­ta ha­cia la vi­da y con­ta­gia­rás a otros. Es­ta­rás más ca­ris­má­ti­co, digno de res­pe­toA par­tir del 11 de agos­to y du­ran­te un año, Júpiter pa­sa­rá a Vir­go, otor­gán­do­te una “pro­tec­ción” eco­nó­mi­ca en ge­ne­ral. Po­dría ha­ber una ra­cha de suer­te en cues­tio­nes mo­ne­ta­rias. Ha­brá una ma­ne­ra más jo­vial de ma­ne­jar el di­ne­ro.

VIR­GO

Júpiter, el be­né­fi­co del zo­día­co, es­tá tran­si­tan­do por el área de tu Ca­sa 12 (el signo an­te­rior al tu­yo, es de­cir, Leo) y es­to se ex­pre­sa a tra­vés de en­con­trar “lo me­jor” cuan­do te ais­lás, te en­ce­rrás o rea­li­zás una ta­rea es­pi­ri­tual, por ejem­plo: me­di­tar, orar o ha­cer al­go ar­tís­ti­co. De lo con­tra­rio, de no rea­li­zar es­tas ac­cio­nes, ten­drás la sen­sa­ción de que la suer­te no es pa­ra vos o cues­tio­nes por el es­ti­lo... Sin em­bar­go, “la suer­te” apa­re­ce cuan­do ha­cés una co­ne­xión con tu ser in­terno, des­cu­brien­do a Dios (o a ese ser su­pre­mo en el que vos creas) aden­tro y no bus­cán­do­lo afue­ra... A par­tir del 20 de mar­zo del 2015, con el eclip­se so­lar en tu signo opues­to de Pis­cis, los te­mas re­la­cio­na­dos con con­tra­tos, acuer­dos o aso­cia­cio­nes te pi­den que es­tés muy aten­to a no co­me­ter equí­vo­cos. Ase­so­rar­se bien y rea­li­zar in­ves­ti­ga­cio­nes que cla­ri­fi­quen a fon­do lo que es­tás por ha­cer se­rá ne­ce­sa­rio pa­ra no ser pro­cli­ve a en­ga­ños.

LI­BRA

Júpiter, el pla­ne­ta de la ex­pan­sión, te mues­tra que lo me­jor ocu­rri­rá a tra­vés de “via­jes in­te­rio­res” que te lle­ven a des­cu­brir el cam­bio ne­ce­sa­rio que de­be­rás ope­rar en los víncu­los más atá­vi­cos. Es­tos pue­den ser des­de lo pa­ren­tal has­ta lo con­yu­gal. A par­tir del 11 de agos­to, es­to se in­cre­men­ta­rá: lo me­jor ocu­rri­rá cuan­do lo­gres ana­li­zar me­tó­di­ca­men­te y ob­je­ti­var la reali­dad sin au­to­en­ga­ños. Por otro la­do, son pro­ba­bles los via­jes al ex­te­rior.

ES­COR­PIO

Júpiter, el pla­ne­ta be­né­fi­co del zo­día­co, si bien des­de un án­gu­lo de cua­dra­tu­ra ( ten­sión) te exi­gi­rá mu­cho es­fuer­zo, en el fu­tu­ro se­rá pro­mi­so­rio y to­do lo que es­té re­la­cio­na­do con gru­pos, pro­yec­tos o ami­gos pro­du­ci­rá ex­pan­sión. A su vez, es­te cre­ci­mien­to es­ta­rá ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­do con tu tra­ba­jo, que es don­de bri­lla­rás, su­cum­bi­rás y vol­ve­rás a sur­gir re­no­va­do y con más fuer­za.

SA­GI­TA­RIO

Júpiter, el pla­ne­ta de la ex­pan­sión, es­tá en Leo, signo afín. Te ayu­da­rá a la rea­li­za­ción de tus me­tas, brin­dán­do­te pro­tec­ción, aun­que mu­chas ve­ces no lle­gues a per­ci­bir­la. La gran me­ta se­rá lo crea­ti­vo en aque­llo que em­pren­das. Sin lu­gar a du­das, los cam­bios en el te­rreno la­bo­ral se­rán de gran im­por­tan­cia du­ran­te es­te año. Mar­te, el pla­ne­ta del de­seo y la ac­ción, tam­bién es­ta­rá en el área de las obli­ga­cio­nes, las ru­ti­nas y el tra­ba­jo ins­tán­do­te a rea­li­zar ac­ti­vi­da­des fí­si­cas, en mu­chos ca­sos de com­pe­ti­ción, ya que al es­tar en Aries ( signo afín), el de­seo de triun­fo es­ta­rá pre­sen­te.

CA­PRI­COR­NIO

Júpiter, el pla­ne­ta de la ex­pan­sión, se ubi­ca­rá en la Ca­sa 9, el área de los via­jes, los es­tu­dios y las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. Lo me­jor ven­drá a tra­vés de es­tas ac­ti­vi­da­des con las que, a su vez, po­drás dar­le nue­vos co­mien­zos a las mis­mas. Tam­bién es­ta­ría la po­si­bi­li­dad de que al­go que vie­ne del ex­tran­je­ro ten­ga al­gu­na re­la­ción con tu ca­sa, tu ho­gar o tu fa­mi­lia. Po­dría ser la vi­si­ta de al­gún pa­rien­te le­jano o re­ci­bir un di­ne­ro que sir­va pa­ra rea­li­zar cam­bios en el ho­gar o lle­var los es­tu­dios a tu ca­sa, con­vir­tién­do­se tam­bién es­te lu­gar en uno de apren­di­za­je.

ACUA­RIO

Júpiter, el pla­ne­ta de la abun­dan­cia, trae ex­pan­sión a par­tir de los víncu­los co­mo so­cie­da­des o pa­re­ja. Mu­chas ve­ces po­drías sen­tir que la suer­te no es­tá de tu la­do y que es el otro el que re­ci­be to­dos los be­ne­fi­cios, ya que Júpiter es­tá po­si­cio­na­do en el signo de Leo, que es tu opues­to. Sin em­bar­go, al otro le va bien por­que vos es­tás apo­yan­do pa­ra que así sea. A par­tir del 11 de agos­to, Júpiter pa­sa­rá al signo de Vir­go y lo me­jor ven­drá a tra­vés de he­ren­cias, le­ga­dos, prés­ta­mos y vi­da se­xual. Tam­bién pa­sa­rás por una eta­pa de trans­for­ma­ción en el ca­so de que ten­gas in­cli­na­ción ha­cia la exa­ge­ra­ción y al de­rro­che eco­nó­mi­co. En al­gu­nos ca­sos, el trán­si­to por es­ta área de vi­da ( Ca­sa 8) pue­de traer ex­ce­sos de con­flic­to. To­do de­pen­de­rá de lo que ha­yas sem­bra­do con an­te­rio­ri­dad.

PIS­CIS

Júpiter. Con el pla­ne­ta de la abun­dan­cia, es­ta pro­ven­drá de la mano de con­tra­tos y aso­cia­cio­nes ( pa­re­ja, so­cie­da­des co­mer­cia­les o amis­tad ín­ti­ma), o de la “pro­tec­ción” que ten­drás en el tra­ba­jo. So­bre to­do aque­llos que pue­dan ex­pre­sar su ta­len­to ar­tís­ti­co bri­lla­rán y acre­cen­ta­rán sus in­gre­sos. A par­tir del 11 de agos­to, lo be­né­fi­co ven­drá de un di­ne­ro que te de­ban, un le­ga­do, he­ren­cia o ga­nan­cias por un jui­cio. De es­tar en pa­re­ja, el otro es­ta­rá pro­te­gi­do eco­nó­mi­ca­men­te. Asi­mis­mo, la se­xua­li­dad se ve­rá in­cre­men­ta­da ge­ne­ran­do ma­yor es­tí­mu­lo y pla­cer. En otro ni­vel de con­cien­cia, de no ocu­rrir lo an­tes di­cho, te ve­rás abru­ma­do por la dis­cor­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.