Es­ti­mu­la­do­ras cos­qui­llas

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Fuen­te: www.abc­del­be­be.com

Las cos­qui­llas son un an­tí­do­to con­tra el mal ge­nio, la ter­que­dad, la tris­te­za y el es­trés y, se­gún la edad de los ni­ños, tie­nen múl­ti­ples be­ne­fi­cios en el or­ga­nis­mo. Ro­dri­go Ria­ño, mas­ter en Neu­ro­cien­cias del Ins­ti­tu­to de Neu­ro­cien­cias y Sa­lud Men­tal de Bar­ce­lo­na, ex­pli­ca que des­de el pun­to de vis­ta neu­ro­ló­gi­co, des­de que na­ce, el ce­re­bro del be­bé es­tá pre­pa­ra­do pa­ra de­tec­tar las cos­qui­llas ya que se ori­gi­nan por un es­tí­mu­lo tác­til. Du­ran­te los pri­me­ros me­ses de vi­da y has­ta los 3 años, fa­vo­re­cen la ma­du­ra­ción de las vías ner­vio­sas de ti­po sen­si­ti­vo, en­car­ga­das de in­for­mar al ce­re­bro so­bre la lle­ga­da de cier­tos es­tí­mu­los, co­mo un pin­cha­zo, ca­lor, frío, en­tre otros. Per­mi­ten tam­bién el desa­rro­llo de las vías mo­to­ras que, des­de la cor­te­za ce­re­bral, en­vían in­for­ma­ción a dis­tin­tas par­tes del cuer­po pa­ra reac­cio­nar fren­te a es­tos es­tí­mu­los. Usual­men­te, las cos­qui­llas ge­ne­ran ri­sa, es­pe­cial­men­te si se rea­li­zan en áreas sen­si­bles co­mo las me­ji­llas, el men­tón, la re­gión plan­tar y al­re­de­dor de la bo­ca. Hay quie­nes di­cen que los re­cién na­ci­dos las sien­ten cuan­do les ro­zan los labios. Sin em­bar­go, se­gún el doc­tor Ria­ño, “es­te ges­to, más que una son­ri­sa es un re­fle­jo de suc­ción que le su­gie­re al ni­ño ali­men­tar­se del seno de su ma­dre”. A par­tir de los 2 años, los pies, la es­pal­da, el es­tó­ma­go y las axi­las se con­vier­ten en áreas es­tra­té­gi­cas pa­ra sen­tir el es­tí­mu­lo. Ca­ro­li­na Mo­li­na, psi­có­lo­ga es­pe­cia­lis­ta en Psi­co­lo­gía clí­ni­ca y desa­rro­llo in­fan­til, las con­si­de­ra na te­ra­pia an­ti­es­trés que ayu­da a la so­cia­li­za­ción, la ex­pre­sión de emo­cio­nes, ge­ne­rar con­fian­za, bie­nes­tar, es­ti­mu­lar los sen­ti­dos y el desa­rro­llo emo­cio­nal del ni­ño. A ni­vel fi­sio­ló­gi­co, se cree que ayu­dan a to­ni­fi­car los múscu­los y a for­ta­le­cer el sis­te­ma in­mu­ne. Mien­tras se per­ci­ben, el ce­re­bro li­be­ra en­dor­fi­nas, tam­bién lla­ma­das hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad, sus­tan­cias que ayu­dan a sen­tir­se me­jor. Jai­me Cas­tro, psi­có­lo­go de Desa­rro­llo in­fan­til, ase­gu­ra que “es­tos ac­tos, que tie­nen un con­te­ni­do emo­cio­nal, in­ter­vie­nen en el desa­rro­llo emo­cio­nal de un ni­ño de­pen­dien­do de la in­ten­ción. Los ni­ños son ex­per­tos en es­to, por eso lo im­por­tan­te no es la for­ma del ac­to (si son cos­qui­llas, pe­lliz­cos, ca­ri­cias o con­tac­to de al­gún ti­po), sino la in­ten­ción, por­que po­see un con­te­ni­do emo­cio­nal es­pe­cí­fi­co, es de­cir, trans­mi­ten ale­gría o tris­te­za”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.