COACHING.

Mia - - SUMARIO - Por el lic. Die­go Lo Des­tro* * Fi­ló­so­fo. Di­rec­tor de D& L Group LATAM. www. dl­groupltam. com. https:// www. fa­ce­book. com/ lo­des­tro­di

Na­die sa­be lo que sien­te el otro

Mi abue­lo era un hombre de hon­dos sen­ti­mien­tos y pro­fun­das re­fle­xio­nes. Guar­da­ba en sus pa­la­bras ese vie­jo ai­re de cam­po, apren­di­za­jes, qui­zás de su ju­ven­tud en la is­la de Si­ci­lia. Mu­chas de sus re­fle­xio­nes, di­chos y pro­ver­bios evo­ca­ban lo co­ti­diano, lo ob­vio y creo que en esa ob­vie­dad apa­re­ce lo sa­bio, pien­so que mu­chos de sus di­chos los in­ven­ta­ba él con un cierto hu­mor áci­do que más de una vez me arran­có la re­fle­xión y el pen­sa­mien­to, tam­bién la ri­sa. Hay uno en par­ti­cu­lar que es­tu­ve pen­san­do lar­ga­men­te los úl­ti­mos días, en es­pe­cial, al ver las di­ver­sas di­fi­cul­ta­des que los hu­ma­nos en­fren­ta­mos. En cier­ta oca­sión, sien­do un ado­les­cen­te, hi­ce un co­men­ta­rio al­go du­ro so­bre un co­no­ci­do, yo no com­pren­día có­mo no se ha­cia car­go de cier­ta si­tua­ción, a mi pa­re­cer ne­ce­sa­ria, y re­sol­vía su pro­ble­ma de una for­ma cohe­ren­te. Cuan­do mi abue­lo me es­cu­chó, le­jos de re­pren­der­me o apo­yar­me, di­jo: “So­lo el cu­cha­rón sa­be bien cuán ca-lien­te es­tá la olla”. Sus pa­la­bras fue­ron de to­do me­nos las es­pe­ra­das. Lo di­jo en su dia­lec­to si­ci­liano, que com­pren­día po­co. Lo re­pe­tí va­rias ve­ces has­ta asi­mi­lar su sig­ni­fi­ca­do.

Más allá de la sim­pli­ci­dad que en­cie­rra es­te vie­jo di­cho, evo­ca, a su ma­ne­ra, la im­po­si­bi­li­dad fác­ti­ca de vi­vir lo que el otro vi­ve. Na­die pue­de sen­tir ni ex­pe­ri­men­tar lo que no­so­tros o los otros ex­pe­ri­men­tan en una cir­cuns­tan­cia da­da, en un mo­men­to de­ter­mi­na­do.

¿Cuán­tas ve­ces opi­na­mos so­bre lo que otro de­be­ría ha­cer o de­jar de ha­cer an­te cier­tas cir­cuns­tan­cias? ¿Cuán­tas ve­ces no­so­tros fui­mos vic­ti­mas de la opi­nión fría de al­guien que, con ai­re su­pe­ra­do, nos di­jo qué de­bía­mos ha­cer? ¿Cuán­tas otras es­cu­cha­mos esas opi­nio­nes que se lan­zan con tono de verdad in­cues­tio­na­ble y de ob­vie­dad.?

El mun­do de los jui­cios es­tá re­la­cio­na­do con nues­tra ma- ne­ra par­ti­cu­lar de pa­rar­nos an­te la vi­da, de ob­ser­var las co­sas, de mi­rar la reali­dad. Con nues­tras opi­nio­nes adop­ta­mos una po­si­ción an­te lo que acon­te­ce. Sin em­bar­go, cuan­do emi­ti­mos jui­cios, tam­bién eti­que­ta­mos, en­fras­ca­mos, en­ca­jo­na­mos al otro, lo pri­va­mos de su de­ve­nir cris­ta­li­zan­do su vi­da y con­den­sán­do­la a una sim­ple fo­to ins­tan­tá­nea de un mo­men­to o una cir­cuns­tan­cia da­da.

“Cual­quie­ra pue­de do­mi­nar un su­fri­mien­to, ex­cep­to el que lo sien­te” Wi­lliam Sha­kes­pea­re

Ser cons­cien­tes de nues­tras li­mi­ta­cio­nes co­mo in­ter­lo­cu­to­res nos per­mi­te ope­rar con hu­mil­dad cuan­do no so­mos los in­vo­lu­cra­dos di­rec­tos de los acon­te­ci­mien­tos. Cuan­do lo que su­ce­de nos to­ca por el re­la­to y vi­ven­cia de otros, ne­ce­si­ta­mos mu­cha mo­des­tia y hu­mil­dad pa­ra que su ex­pe­rien­cia nos to­que, nos vi­bre y, por en­de, po­da­mos te­ner esa em­pa­tía que ha­ce la di­fe­ren­cia. Cuan­do lo­gra­mos ese ni­vel de re­la­ción po­de­mos ser cons­cien­tes, tan so­lo por acer­ca­mien­to dis­tan­te, de cuan “ca­lien­te es­tá la olla” pa­ra esa per­so­na y, por en­de, ex­pe­ri­men­tar en nues­tro cuer­po y alma las emo­cio­nes, sen­sa­cio­nes y sen­ti­mien­tos, en un gra­do mí­ni­mo, co­mo un mur­mu­llo te­nue, con co­lo­res di­fu­sos.

iS Es­te ti­po de em­pa­tía es la que se ne­ce­si­ta pa­ra ha­cer Coaching de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal, sin jui­cios ni opi­nio­nes, sa­bien­do que ca­da per­so­na de­be re­vol­ver su pro­pia olla ca­lien­te. El coach la ayu­da pa­ra que pue­da re­vol­ver más pro­fun­do, más pro­te­gi­do, pa­ra que en­cuen­tre nue­vas he­rra­mien­tas que le per­mi­tan en­fren­tar­se a su pro­pia si­tua­ción par­ti­cu­lar. Un coach es al­guien que pue­de ayu­dar­te a des­cu­brir las me­jo­res for­mas de re­vol­ver, acor­de a tu po­ten­cial, a tus ha­bi­li­da­des.

Mu­chas ve­ces el otro so­lo ne­ce­si­ta sen­tir que lo sen­ti­mos a él y no que so­lo lo sen­ti­mos, qui­zás, la fra­se más apro­pia­da sea “te sien­to” y no "lo sien­to”.

Ca­da uno con el cu­cha­ron que le to­có re­vol­ve­rá su olla. La res­pon­sa­bi­li­dad de en­fren­tar­se a los acier­tos y desa­cier­tos es in­di­vi­dual y es par­te de ha­cer­nos car­go del ac­to ma­ra­vi­llo­so de vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.