MAS­CO­TAS.

Mia - - SUMARIO -

¿Qué ga­to quie­ro?

Cuan­do ad­qui­ri­mos un ga­to, de­be­mos te­ner muy pre­sen­te qué ra­za se adap­ta­rá más a nues­tro es­ti­lo de vi­da. Por ejem­plo, un bir­mano es una op­ción ideal pa­ra per­so­nas ma­yo­res que vi­ven so­las, pues­to que son muy tran­qui­los, fie­les, in­te­li­gen­tes y dis­fru­tan mu­cho ju­gan­do con sus due­ños siem­pre que sea de una ma­ne­ra so­se­ga­da. Por su­pues­to, siem­pre nos po­de­mos en­con­trar con ex­cep­cio­nes. Re­cor­de­mos que, al igual que no­so­tros, el ca­rác­ter se va for­jan­do con los años y las ex­pe­rien­cias vi­vi­das de pe­que­ño son fun­da­men­ta­les en los fu­tu­ros com­por­ta­mien­tos. Ade­más, los ga­tos po­seen una ex­ce­len­te memoria y re­cuer­dan a sus due­ños y otros ani­ma­les; por lo que si han su­fri­do aban­dono o ma­los tra­tos, lo tie­nen muy pre­sen­te de por vi­da.

En­tre to­das las ra­zas, el sia­més se des­ta­ca por su ama­bi­li­dad y su per­fec­ta adap­ta­ción al en­torno. Son ga­tos que dis­fru­tan de la com­pa­ñía de sus due­ños y son ex­tre­ma­da­men­te ca­ri­ño­sos con ellos. Los cria­do­res lo acon­se­jan pa­ra las ca­sas don­de vi­ven ni­ños pe­que­ños pues­to que es un ga­to muy ju­gue­tón y pa­cien­te y po­see una gran in­te­li­gen­cia, ca­rac­te­rís­ti­cas és­tas que lo des­cri­ben co­mo una de las es­pe­cies con más ape­go ha­cia sus amos, lo que pue­de ge­ne­rar, por otro la­do, pro­ble­mas de de­pen­den­cia ex­ce­si­va e, in­clu­so, epi­so­dios de es­trés.

Un 90 % de las per­so­nas se de­can­tan por un ga­to de ra­za co­mún, la des­ven­ta­ja es que no sa­be­mos có­mo se­rá el ca­rác­ter de ese fe­lino por­que no co­no­ce­mos a sus pro­ge­ni­to­res ni el en­torno don­de ha vi­vi­do. Es por eso que en mu­chos cen­tros de adop­ción acon­se­jan ele­gir ejem­pla­res adul­tos. Con un com­por­ta­mien­to mu­cho más ins­tin­ti­vo, so­bre to­do si vi­vie­ron en la ca­lle, su edu­ca­ción pue­de ser más com­pli­ca­da. En cuan­to a sa­lud, son mu­cho más re­sis­ten­tes a las en­fer­me­da­des ya que han es­ta­do so­me­ti­dos a con­di­cio­nes de vi­da más des­fa­vo­ra­bles. Son más in­te­li­gen­tes y con un sen­ti­do muy desa­rro­lla­do de la su­per­vi­vien­cia.

El ga­to per­sa se dis­tin­gue por su be­lle­za y tran­qui­li­dad. Son muy pa­cien­tes, por lo que aguan­ta­rán de buen gra­do las tra­ve­su­ras de los chi­cos. El an­go­ra tur­co se de­fi­ne es fiel, ju­gue­tón y tra­vie­so. El mai­ne coon, muy co­no­ci­do por su be­lle­za, tie­ne gran fa­ci­li­dad pa­ra adap­tar­se a to­dos los am­bien­tes: pue­de vi­vir en una gran ca­sa de cam­po co­mo en un pe­que­ño pi­so de ciu­dad y el hi­ma­la­yo, te sor­pren­de­rá por lo ho­ga­re­ño: ado­ra un buen so­fá y la com­pa­ñía de los ni­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.