JAR­DÍN.

Mia - - SUMARIO -

Ele­gir el ár­bol na­vi­de­ño

Si he­mos de­ci­di­do te­ner en ca­sa un ár­bol na­tu­ral pa­ra Na­vi­dad y de­sea­mos con­ser­var­lo pa­sa­das las fies­tas, de­be­mos te­ner en cuen­ta las ca­rac­te­rís­ti­cas de las va­rie­da­des dis­po­ni­bles. Por un la­do, en­con­tra­mos los abe­tos lla­ma­dos abies ex­cel­sa. Es­tos se cul­ti­van pa­ra ex­clu­si­vo con­su­mo na­vi­de­ño y se plan­tan unos de­trás de otros, a una cier­ta dis­tan­cia. Trans­cu­rri­dos los cua­tro años, pue­den ser co­se­cha­dos y pues­tos a la ven­ta. Es­ta va­rie­dad pre­sen­ta un ce­pe­llón muy pe­que­ño ya que el ob­je­ti­vo es que du­re un úni­co año y lue­go se pue­da ha­cer com­pos­ta­je con el ár­bol. Si com­pa­ra­mos el vo­lu­men de sus raí­ces con el de sus ra­mas, ve­re­mos que en es­te ti­po de ár­bo­les es mu­cho ma­yor el de las ra­mas; es­to ha­ce que sea prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble que pue­dan vi­vir mu­cho tiem­po. En cam­bio, si es­co­ge­mos un abe­to azul o pi­cea pun­gens glau­ca, lue­go po­drás plan­tar­lo en el jar­dín y se con­ver­ti­rá con el tiem­po en un gran ár­bol. Por eso, es­ta va­rie­dad se pre­sen­ta y se cul­ti­va en un buen con­te­ne­dor y tie­ne una bue­na mata de raí­ces que ga­ran­ti­za­rá el trans­plan­te pos­te­rior.

En­ton­ces, cuan­do eli­ja­mos un ár­bol nat­tu­ral, ase­gu­ré­mo­nos de que ten­ga un cepe- llón de tie­rra gran­de y com­pac­ta, con mu­cha raíz y pre­fe­ri­ble­men­te en una ma­ce­ta. De es­ta ma­ne­ra, y con cier­tos cui­da­dos de man­te­ni­mien­to, ten­dre­mos un ár­bol que se man­ten­drá en per­fec­tas con­di­cio­nes du­ran­te to­das las fies­tas.

A pe­sar de uti­li­zar el ár­bol de Na­vi­dad co­mo ele­men­to de­co­ra­ti­vo, no de­be­mos ol­vi­dar que es un ser vi­vo y que ne­ce­si­ta mu­cha agua y luz. Por es­te mo­ti­vo, cuan­do lo ten­ga­mos den­tro del ho­gar, es re­co­men­da­ble co­lo­car­lo en un lu­gar bien ilu­mi­na­do, ven­ti­la­do y le­jos de fuen­tes de ca­lor.

Otros de­ta­lles im­por­tan­tes es no re­car­gar­lo con ador­nos pe­sa­dos y lu­ces que lo da­ñen; man­te­ner su tie­rra li­ge­ra­men­te hú­me­da y va­po­ri­zar dia­ria­men­te su ra­ma­je con un po­co de agua.

Ter­mi­na­das las fies­tas, se re­co­mien­da po­dar­lo con el fin de po­der con­ser­var­lo en la te­rra­za, bal­cón o jar­dín de nues­tra ca­sa. De­be­mos ca­var un ho­yo de ta­ma­ño gran­de y pro­fun­do que sea su­fi­cien­te pa­ra in­tro­du­cir las raí­ces con to­do su ce­pe­llón. Cuan­do el ár­bol es­té asen­ta­do, hay que re­lle­nar el ho­yo con tie­rra y pren­sar­la bien pa­ra que que­de per­fec­ta­men­te su­je­to. Lue­go, re­gar abun­dan­te­men­te la tie­rra. En ca­so de re­ubi­car­lo en el bal­cón o la te­rra­za, los cui­da­dos se­rán los mis­mos: una tie­rra hú­me­da y una zo­na fres­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.