FENG SHUI.

Mia - - SUMARIO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

Re­ga­los con bue­na vi­bra

Pa­ra la No­che­bue­na, mu­chas ve­ces nos cues­taes­taes ele­gir re­ga­li­tos pa­ra los que más apre­cia­mos .mos .m ¿Y si ob­se­quia­mos ac­ti­va­do­res de bue­na­nan ener­gía? Con un pre­su­pues­to ac­ce­si­ble al bol­si­llo, po­de­mos dar al­go que va­ya mu­cho más allá de lo tan­gi­ble en lo in­me­dia­to.

En Chi­na, por ejem­plo, las ca­sas, ne­go­cios y ca­lles se vis­ten de co­lor ro­jo y do­ra­do pa­ra que la ener­gía de laa fe­li­ci­dad, la sa­lud y la pros­pe­ri­dad se pal­pi­te en la at­mós­fe­ra. Pro­li­fe­ran los íco­nos de buen au­gu­rio y los in­ter­camm­bios de pre­sen­tes que sim­bo­li­zan los me­jo­res de­seos pa­raar ra el otro y a la vez pa­ra uno mis­mo.

Las co­plas de pri­ma­ve­ra, por ejem­plo, son ro­llos y cua­dra­dos de pa­pel ro­jo con ideo­gra­mas de buen au­gu­rio, co­mo el ca­rác­ter Fu que sig­ni­fi­ca “que lle­gue­lle suer­te, for­tu­na y fe­li­ci­dad”.fe Se cuel­gan de puer­tas, ven­ta­nas, te­chos, etc.

Otro sím­bo­lo in­fal­ta­ble en la de­co­ra­ción es el pez (Yu). En los co­mer­cios, es­pe­cial­men­te, se cuel­gan fi­gu­ras de pe­ces de te­la en co­lor ro­jo y do­ra­do que sim­bo­li­zan abun­dan­cia,a ri­que­za y fer­ti­li­dad.fe

Los días pre­vios a Año Nue­voNue­vo, los vi­ver­vi­ve­ros se lle­nan de plan­tas de bue­na suer­te, se usan pa­ra de­co­rar la ca­sa y co­mo ob­se­quio pa­ra atraer la abun­dan­cia. Un ar­bo­li­to de naranja o man­da­ri­na en ma­ce­ta, un bam­bú de la suer­te, un sau­ce o flo­res de ce­re­zo son de los pre­fe­ri­dos.

Las po­pu­la­res mo­ne­das chi­nas, ré­pli­cas de las an­ti­guas, con ideo­gra­mas de pros­pe­ri­dad, es­tán pre­sen­tes en gran va­rie­dad de ador­nos. Uno ex­qui­si­to y de po­ten­te ac­ción es el ár­bol mi­nia­tu­ra de la abun­dan­cia,bun­da­bu de cu­yas ra­mas cuel­gan las mo­ne­das. LosL ja­rro­nes de la ri­que­za son el des­tino ideal pa­ra es­tass­taes mo­ne­das, los hay en di­se­ños sen­ci­llos y otros so­fis­ti­ca­dos,sofs vie­nen con ins­truc­cio­nes pa­ra rea­li­zar el ri­tual­rit de ac­ti­va­ción. Es­tos ja­rro­nes, tí­pi­ca­men­te pan­zo­nes­zo y de cue­llo lar­go y an­gos­to, sim­bo­li­zan que la ri­que­za­riq flu­ye en su in­te­rior y no pue­de vol­ver a sa­lir, an­ti­gua­men­te,ant se he­re­da­ban de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción.racr Aún mu­chas per­so­nas con­ser­van la cos­tum­bre deed guar­darg en ellos ob­je­tos va­lio­sos co­mo escrituras, li­co­res,ore­li­co per­fu­mes, mo­ne­das an­ti­guas. No se los usa pa­ra co­lo­ca­ro­ca­co­lo flo­res.

Si lo que de­de­sea­mos au­gu­rar es bue­na sa­lud,aludd, la elec-elec­ción Feng Shui es el Wu Lou (ca­la­ba­za), una­na bo­te­lla­bo­te­lla he­cha a par­tir de la cor­te­za de una ca­la­ba­za­baz­za se­ca. An­ti­gua­men­te, los mon­jes bu­dis­tas an­da­ban­bann a pie de tem­plo en tem­plo, car­gan­do a la cin­tu­ra­ra es­ta ca­la­ba­za lle­na de agua o de vino de arroz pa­pa­ra ara la sed. La gen­te co­mún se acer­ca­ba a pe­dir­les rles s sa­na­ción a sus do­len­cias y ellos, con sus re-re- zos, ben­de­cían el agua del Wo Lou pa­ra dar­le­le pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas. Des­de ese tiem­po, ha si­do con­si­de­ra­do co­mo un sím­bo­lo po­ten­te te de pro­tec­ción y mu­chos maes­tros de Feng ShShui i lo usan co­mo cu­ra de las ma­las ener­gías (Shaa Chi­Chi.).) Es el re­ga­lo per­fec­to pa­ra ob­se­quiar sa­lud y lar­ga vi­da.

Una pa­re­ja de pa­tos man­da­ri­nes es el me­jor ob­se­quio si de­sea­mos au­gu­rar amor ver­da­de­ro. En Chi­na, se con­si­de­ra que es­tas cria­tu­ras crean una at­mós­fe­ra de ro­man­ti­cis­mo, amor per­du­ra­ble y fi­de­li­dad con­yu­gal. Siem­pre de a dos, nun­ca so­los o en trío. Se co­lo­can en el No­roes­te del dor­mi­to­rio o del li­ving. Pa­ra atraer pa­re­ja, se los orien­ta mi­rán­do­se el uno al otro, be­sán­do­se la trom­pa. Pa­ra for­ta­le­cer una pa­re­ja, se los po­si­cio­na jun­tos mi­ran­do en la mis­ma di­rec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.