El Ford '74 y la ma­du­rez

Mia - - PAREJA - Por el lic. Die­go Lo Des­tro* * Fi­ló­so­fo. Di­rec­tor de D& L Group LATAM. www.dl­groupltam.com. https://www.fa­ce­book.com/lo­des­tro­di

Era un Ford mo­de­lo ’74, gran­de, de co­lor bor­dó. Co­mo mu­chos ado­les­cen­tes, te­nia la cos­tum­bre de to­mar pres­ta­do el au­to de mi pa­dre sin per­mi­so. Siem­pre que lo ha­cía, me ase­gu­ra­ba que él dur­mie­se, da­ba unas cuan­tas vuel­tas y, lue­go, vol­vía a es­ta­cio­nar­lo en­fren­te de ca­sa. Por lo ge­ne­ral, él no se da­ba cuen­ta, si lo ha­cía, es pro­ba­ble que no se sin­tie­ra a gus­to con el prés­ta­mo in­vo­lun­ta­rio.

Ese día era un lu­nes fe­ria­do, ha­bía­mos ter­mi­na­do de al­mor­zar y, co­mo de cos­tum­bre, él se dis­po­nía a dor­mir una sies­ta. Co­mo en otras oca­sio­nes, es­pe­ré a que to­dos dur­mie­ran, to­mé las lla­ves del au­to, sa­lí de la ca­sa con si­gi­lo, en­cen­dí el mo­tor y par­tí. Di unas cuan­tas vuel­tas mien­tras la sen­sa­ción de po­der em­bar­ga­ba mi alma: al­go enor­me se hen­chía den­tro mío en esa tra­ve­su­ra. Por fin, de­ci­dí que era mo­men­too de vol­ver. Pa­ra ha­cer­lo, de­bía cru­zar una ave­ni­da sin se­má­fo­ro y fue allí cuan­do un au­to me in­ter­cep­tó que­dan­do muy cer­caa del mío. Di mar­cha atrás mien­tras la tra­ge­dia se anun­cia­ba en un chi­rri­do cruel: en la ma­nio­bra le arran­qué el guardabarros de­lan­te­ro. El au­to de mi pa­pá no su­frió nin­gún ras­gu­ño.

Es­cu­pí el co­ra­zón con la pri­me­ra ex­ha-a la­ción mien­tras el hombre sa­lía de den­tro del au­to, vo­ci­fe­ran­do y gri­tan­do in­sul­tos. Sa­lía­lí del au­to y en­fren­té la si­tua­ción con la me­jor­jor en­te­re­za po­si­ble­po­si­ble. No llo­ré de pu­ra ca­sua­li­dad qui­zás en un in­ten­to de ser res­pon­sa­ble en la gran irres­pon­sa­bi­li­dad.

El hombre, en un ac­to de im­po­ten­cia al ver a un me­nor de edad, me de­jó ir sin más que unos cuan­tos re­fun­fu­ña­zos. Con mie­do, vol­ví al au­to, me tem­bla­ban las pier­nas, los bra­zos, la voz. Aun de­bía vol­ver a ca­sa. Fue­ron las tres cua­dras más lar­gas de mi vi­da, en mi men­te so­lo es­tá el re­cuer­do del so­ni­do del guardabarros ajeno arran­cán­do­se en ca­da cen­tí­me­tro. No re­cuer­do na­da más. Cuan­do mi pa­pá se en­te­ró, ha­bían pa­sa­do unos cin­co años.

Es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra con­du­cir es más im­por­tan­te que la ha­bi­li­dad que ten­ga­mos.Yo con­si­de­ra­ba que te­nia la ha­bi­li­dad, po­día pa­sar los cam­bios, cam­bia­ba de mar­cha, me jac­ta­ba de mi vi­ve­za al de­jar to­do co­mo es­ta­ba sin que na­die se die­ra cuen­ta. ¿Pe­ro que hay de la ma­du­rez?

La ma­du­rez es lo que ha­ce que la ha­bi­li­dad y la ca­pa­ci­dad sean uti­li­za­das en las ma­nos ade­cua­das. Mien­tras que las pri­me­ras tie­nen que ver con las ac­cio­nes, la ma­du­rez tie­ne que ver con el ca­rác­ter, con los va­lo­res y la iden­ti­dad.

Una per­so­na ma­du­ra es­tá lis­ta. ¿Cuán­tas ve­ces ve­mos en pues­tos je­rár­qui­cos a per­so­nas que aun te­nien­do ha­bi­li­da­des ca­re­cen de ma­du­rez? ¿Cuán­tas per­so­nas tie­nen hi­jos sin es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra en­fren­tar la crian­za?

Las per­so­nas ma­du­ras se guían por va­lo­res y prin­ci­pios que los tras­cien­den, to­man de­ci­sio­nes to­man­do en cuen­ta su en­torno, sus con­se­cuen­cias en el cor­to y lar­go pla­zo, pe­ro por so­bre to­do, sus va­lo­res con­du­cen sus ac­cio­nes y pen­sa­mien­tos.

“La ma­du­rez es lo que ha­ce que la ha­bi­li­dad y la ca­pa­ci­dad sean uti­li­za­das en las ma­nos ade­cua­das”.

La ma­du­rez es cla­ve pa­ra po­der con­du­cir­nos en la vi­da con éxi­to y ad­mi­nis­trar nues­tros bie­nes. ¿Cuán­tas per­so­nas ga­nan la lo­te­ría y de un día al otro son mi­llo­na­rios y lue­go vuel­ven a caer en la po­bre­za? La ma­du­rez nos ayu­da a ges­tio­nar el éxi­to de for­ma adul­ta sin en­can­di­lar­nos por el bri­llo mo­men­tá­neo y pa­sa­je­ro.

Un lí­der ma­du­ro es aquel que es ca­paz de te­ner una re­la­ción y un víncu­lo con sus co­con­du­ci­dos sus­ten­ta­do en el ejem­plo. Un líd­lí­der ma­du­ro bus­ca en to­do mo­men­to re­co­co­no­cer las com­pe­ten­cias y ca­pa­ci­da­des de su­sus co­la­bo­ra­do­res. Un lí­der ma­du­ro de­le­ga co­con la con­fian­za de que to­dos quie­ren ha­ce­cer y dar lo me­jor de sí orien­ta­dos a un prpro­pó­si­to cla­ro.

El li­de­raz­go ma­du­ro lo­gra ins­pi­rar a los co­co­la­bo­ra­do­res y con­si­gue des­per­tar su t ta­len­to nán­do­los pa­ray lo­gran­do­que den que lo ellos me­jor am­mnal­can­cen­de ellos­sus mis­mos. Un lí­der ma­du­ro con­tri­bu­ye a la ma­du­ra­ción de sus co­la­bo­ra­do­res en­tre-mme­tas y ob­je­ti­vos. o

En las or­ga­ni­za­cio­nes es muy co­mún otor­gar car­gos a per­so­nas que no han desa­rro­lla­do la ma­du­rez ne­ce­sa­ria. Tie­nen la ha­bi­li­dad de desem­pe­ñar­se en un pues­to a ni­vel ope­ra­ti­vo, sin em­bar­go, es­tar ma­du­ro pa­ra un pues­to de res­pon­sa­bi­li­dad y con­duc­ción va más allá de ser res­pon­sa­bles o no pa­ra una ta­rea de ter­mi­na­da.

"To­do em­plea­do es as­cen­di­do has­ta su ni­vel de in­com­pe­ten­cia" Prin­ci­pio de Pe­ter

Los hom­bres y mu­je­res ma­du­ros no sus­ten­tan su éxi­to en la crí­ti­ca y la que­ja sino más bien en re­co­no­ci­mien­to del va­lor agregado del apren­di­za­je mu­tuo. Su ha­bi­li­dad prin­ci­pal es la ca­pa­ci­dad de ins­pi­rar y mo­ti­var aun en las peo­res cir­cuns­tan­cias. La ma­du­rez se per­ci­be, se hue­le, se ve, no pa­sa des­aper­ci­bi­da, es cla­ra.

Mi ex­pe­rien­cia con el au­to de mi pa­pá me de­jó en cla­ro que aun te­nien­do co­no­ci­mien­tos pa­ra ma­ne­jar, no es­ta­ba aun ma­du­ro pa­ra ha­cer­me car­go del vehícu­lo. Me aso­ma una le­ve son­ri­sa al re­cor­dar ese in­ci­den­te al­go di­ver­ti­do. Mi pa­pá no no­tó el ras­gu­ño blan­co en el la­do del con­duc­tor, pa­só la mano so­bre él y mur­mu­ró al­go que no en­ten­dí. Tra­gué sa­li­va pe­ro no tu­ve la ma­du­rez pa­ra de­cir­le en ese mo­men­to lo que ha­bía he­cho, aun­que sí tu­ve la res­pon­sa­bi­li­dad de nun­ca más vol­ver a to­car su au­to has­ta que no es­tu­vie­se pre­pa­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.