Me­jor ener­gía pa­ra el nue­vo AÑO

Mia - - DECO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

TEn Chi­na, en vís­pe­ras de año nue­vo, en to­das las ca­sas se ha­ce una lim­pie­za pro­fun­da en se­ñal de que no se quie­ren arras­trar los pro­ble­mas del año an­te­rior. Se ti­ran co­sas ro­tas y vie­jas pa­ra dar lu­gar a lo nue­vo y aus­pi­cio­so, se la­van cor­ti­nas, alfombras y uten­si­lios de co­ci­na. Tam­bién es cos­tum­bre ba­rrer siem­pre de aden­tro ha­cia fue­ra pa­ra sa­car la ener­gía su­cia. er­mi­na el año y es el mo­men­to del año en el que mu­chas per­so­nas ha­cen ba­lan­ces so­bre lo he­cho y lo que no se hi­zo. En ge­ne­ral, las eva­lua­cio­nes de es­te ti­po sue­len ser pe­si­mis­tas, la men­te tien­de a en­con­trar con fa­ci­li­dad más en el de­be que en el ha­ber. En lu­gar de ta­les es­pe­cu­la­cio­nes, el Feng Shui pro­po­ne, en con­so­nan­cia con las tra­di­cio­nes chi­nas, rea­li­zar una lim­pie­za pro­fun­da de to­do aque­llo que no de­be­mos car­gar con no­so­tros pa­ra co­men­zar el nue­vo ci­clo. Es el mo­men­to ideal pa­ra des­ape­gar­nos de las frus­tra­cio­nes y los obs­tácu­los que he­mos acu­mu­la­do y ha­cer es­pa­cio men­tal y ener­gé­ti­co pa­ra las opor­tu­ni­da­des bue­nas. Sa­le el Sha Chi (ne­ga­ti­vo) que nos man­tie­ne en el pa­sa­do y lle­ga el Sheng Chi (po­si­ti­vo) que nos abre al fu­tu­ro prós­pe­ro. Si no que­re­mos arras­trar deu­das o ge­ne­rar nue­vas, hay que po­ner en or­den el pa­pe­le­río: ti­rar bo­le­tas vie­jas, pa­gar las que se adeu­dan, cla­si­fi­car­las por prio­ri­da­des. Si he­mos con­ser­va­do ob­je­tos ro­tos o da­ña­dos por lar­go tiem­po pen­san­do en re­pa­rar­los al­gún día, de­jar­los allí sim­bo­li­za pro­me­sas y sue­ños ro­tos y si se tra­ta de elec­tro­do­més­ti­cos, mue­bles o va­ji­lla im­pli­can pro­ble­mas de sa­lud y ri­que­za. Si el des­or­den acu­mu­la­do es­tá en la habitación, sig­ni­fi­ca que es­ta­mos de­jan­do las co­sas in­con­clu­sas y que hay di­fi­cul­tad pa­ra te­ner una pa­re­ja o tra­ba­jo es­ta­ble. Or­ga­ni­ce­mos con ar­mo­nía ca­jo­nes, ar­ma­rios, bi­blio­te­ca an­tes de fin de año ¡sin fal­ta! Si lo que es­tá dan­do vuel­tas por la ca­sa son ar­tícu­los nue­vos (de li­bre­ría, in­du­men­ta­ria, ob­je­tos va­rios, etc.), es se­ñal de que se es­tá des­en­fo­ca­do en la vi­da, ini­cian­do va­rias co­sas a la vez sin po­der con­cluir­las. En cam­bio, cuan­do guar­da­mos co­sas vie­jas (pren­das que no se usan ha­ce más de un año, re­ga­los de ex pa­re­jas, juguetes de la in­fan­cia, etc.) hay un fuer­te mie­do al cam­bio y al éxi­to que nos man­tie­ne ape­ga­dos al pa­sa­do có­mo­do. El des­or­den es­con­di­do de­trás de puer­tas o de­ba­jo de mue­bles in­di­ca un te­mort a no ser acep­ta­dos so­cial­men­te.s Sin de­mo­ra de­ben re­pa­rar­se las ca­ni­llas y ca­ñe­rías con des­per­fec­tos por­que es­tá­ne tra­yen­do pér­di­das de di­ne­ro, me­jor co­rre­gir es­te alien­to ma­lé­fi­co an­tes de que co­mien­ce el nue­vo año. SSi cir­cu­lan­do por la ca­sa, de­tec­te­mos mue­bles y ob­je­tos que es­tén blo­quean­do o di­fi­cul­tan­do el pa­so, son men­sa­jes con­tun­den­tes acer­ca de lo di­fí­cil que re­sul­ta avan­zar en la vi­da y dis­fru­tar­la. Les sor­pren­de­rá lo bien que se sien­te lue­go de en­ca­rar es­ta mi­sión de ali­via­nar el ho­gar de ener­gías no­ci­vas, es la me­jor ma­ne­ra de con­cre­tar un ini­cio po­si­ti­vo pa­ra el pró­xi­mo año, ha­cien­do lu­gar a cues­tio­nes que se iden­ti­fi­quen más con nues­tros an­he­los de fe­li­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.