¿Quién te acom­pa­ña al mé­di­co?

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por el Dr. Ro­ber­to Eduar­do Cas­ta­ño* *Pre­si­den­te Sociedad Ar­gen­ti­na de Mas­to­lo­gía

An­te la sos­pe­cha de una afec­ción, la pri­me­ra en­tre­vis­ta con un mé­di­co ge­ne­ra cier­tos te­mo­res o al me­nos, un gra­do de an­sie­dad que el pa­cien­te bus­ca re­du­cir pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo ese ac­to de co­mu­ni­ca­ción con el pro­fe­sio­nal. Sue­le ocu­rrir que en la bús­que­da de se­gu­ri­dad, acu­dan a la pri­me­ra con­sul­ta acom­pa­ña­das por al­gu­na ami­ga o pa­rien­te cer­cano.

La reali­dad es que es­te acom­pa­ñan­te pue­de ayu­dar o in­ter­fe­rir en el éxi­to del pri­mer con­tac­to con el mé­di­co. Los pro­fe­sio­na­les con ex­pe­rien­cia en el con­sul­to­rio, co­no­ce­do­res de es­ta reali­dad, han es­ta­ble­ci­do de ma­ne­ra in­for­mal tres ti­po­lo­gías que des­cri­ben a las per­so­nas que acu­den a la con­sul­ta jun­to al pa­cien­te:

➜ Acom­pa­ñan­te coope­ra­dor, es el que apor­ta es­pon­tá­nea­men­te y con res­pe­to in­for­ma­ción de in­te­rés acer­ca del pa­cien­te, se mues­tra re­cep­ti­vo a los pa­sos a se­guir y sir­ve de apo­yo pa­ra la re­ten­ción de los da­tos ini­cia­les apor­ta­dos por el es­pe­cia­lis­ta.

➜ Acom­pa­ñan­te inac­ti­vo o pa­si­vo (es fre­cuen­te en hom­bres), no in­ter­vie­ne o lo ha­ce es­ca­sa­men­te en el desa­rro­llo de la en­tre­vis­ta.

➜ Acom­pa­ñan­te in­va­si­vo y el pa­to­ló­gi­co. El pri­me­ro sue­le in­te­rrum­pir y con­tes­tar por el pa­cien­te, in­clu­so, pre­ten­dien­do dar ins­truc­cio­nes al pro­pio mé­di­co. El se­gun­do, es el que pro­yec­ta sus sín­to­mas so­bre el en­fer­mo, tra­tan­do de re­sol­ver sus pro­pios te­mo­res, du­das o de­man­das.

Es­tá com­pro­ba­do clí­ni­ca­men­te que lue­go de los pri­me­ros 20 mi­nu­tos de con­sul­ta, el shock pro­du­ci­do por una no­ti­cia ines­pe­ra­da in­du­ce al pa­cien­te a po­ner su men­te en “blan­co” blo­quean­do el con­tac­to por­me­no­ri­za­do con el te­ma que le pro­du­ce la an­gus­tia, sin po­der asi­mi­lar to­do lo que le di­ce el es­pe­cia­lis­ta. Es ahí don­de el rol del acom­pa­ñan­te co­bra im­por­tan­cia (siem­pre que se tra­te de un acom­pa­ñan­te coope­ra­dor) no só­lo pa­ra con­te­ner afec­ti­va­men­te, sino pa­ra pres­tar aten­ción y, even­tual­men­te, to­mar no­ta de las in­di­ca­cio­nes del pro­fe­sio­nal.

Por to­do es­to, la pre­sen­cia del acom­pa­ñan­te es de gran im­por­tan­cia pa­ra ele­var la mo­ral y ayu­dar a su­pe­rar el mie­do y la in­se­gu­ri­dad que pro­du­ce una en­fer­me­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.