Me­nin­gi­tis, ¿vi­ral o bac­te­ria­na?

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por la Dra. Charlotte Russ*

Se pro­du­ce por la in­fla­ma­ción de las me­nin­ges que son las mem­bra­nas que re­cu­bren el ce­re­bro y la mé­du­la es­pi­nal. Pue­de es­tar pro­du­ci­da por un nú­me­ro im­por­tan­te de cau­sas, por lo tan­to, se pue­de de­cir que no hay una so­la me­nin­gi­tis.

La de­tec­ción tem­pra­na es el fac­tor más im­por­tan­te pa­ra re­du­cir el im­pac­to de una me­nin­gi­tis bac­te­ria­na. Por es­te mo­ti­vo, re­sul­ta esen­cial co­no­cer las di­fe­ren­cias en­tre la bac­te­ria­na y la vi­ral.

La vi­ral es cau­sa­da ma­yor­men­te por los lla­ma­dos “en­te­ro­vi­rus”, que por lo ge­ne­ral se pre­sen­tan en pe­que­ños bro­tes du­ran­te el ve­rano y oto­ño. Tam­bién pue­den per­te­ne­cer a vi­rus del her­pes y la va­ri­ce­la (me­nin­gi­tis asép­ti­cas), en­tre otros.

Los agen­tes etio­ló­gi­cos más fre­cuen­tes de las me­nin­gi­tis bac­te­ria­na son la Neis­se­ria me­nin­gi­ti­dis, co­no­ci­da co­mo “me­nin­go­co­co”, y el Strep­toc­coc­cus pneu­mo­niae, lla­ma­do “neu­mo­co­co”, y con mu­cha me­nos fre­cuen­cia el Hae­mop­hi­lus in­fluen­zae ti­po B. Es­tas bac­te­rias ha­bi­tan en la gar­gan­ta y la na­riz de mu­chas per­so­nas, pe­ro só­lo en al­gu­nas in­va­den el or­ga­nis­mo y pro­du­cen la en­fer­me­dad.

El me­nin­go­co­co afec­ta a per­so­nas de to­das las eda­des, aun­que prin­ci­pal­men­te la ma­yor can­ti­dad de ca­sos fa­ta­les se da an­tes de los 5 años. Hay va­rias fa­mi­lias, los prin­ci­pa­les se­ro­ti­pos A,B, C, X,Y y W135, de me­nin­go­co­cos y se dis­po­ne de va­cu­nas con­tra la ma­yo­ría de ellos.

El neu­mo­co­co afec­ta prin­ci­pal­men­te a ni­ños pe­que­ños (me­no­res de 2 años), aun­que con más fre­cuen­cia pro­du­ce otro ti­po de en­fer­me­da­des co­mo oti­tis, si­nu­si­tis y neu­mo­nías. El Hae­mop­hi­lus só­lo pro­vo­ca me­nin­gi­tis en los ni­ños pe­que­ños (me­no­res de 5 años) pues, con el cre­ci­mien­to, el or­ga­nis­mo crea sus an­ti­cuer­pos. Se dis­po­ne de va­cu­na efi­caz con­tra es­ta bac­te­ria in­cor­po­ra­da al ca­len­da­rio obli­ga­to­rio de in­mu­ni­za­cio­nes.

Una de las prin­ci­pa­les di­fe­ren­cias ra­di­ca en la gra­ve­dad del cuadro. La me­nin­gi­tis vi­ral por en­te­ro­vi­rus es ha­bi­tual­men­te re­ver­si­ble y no sue­le de­jar se­cue­las gra­ves ni po­ner en ries­go la vi­da del pa­cien­te. A di­fe­ren­cia de la bac­te­ria­na, que es una en­fer­me­dad se­ve­ra ca­paz de re­sul­tar mor­tal o cau­sar gra­ves se­cue­las en quien la pa­de­ce, se­gún el ti­po de bac­te­ria que la cau­se. *In­fec­tó­lo­ga, Miem­bro del Co­mi­té de In­fec­to­lo­gía de la Sociedad Ar­gen­ti­na de Pe­dia­trí

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.