Vi­sua­li­zar ver­sus ima­gi­nar

Mia - - BIENESTAR - Por Lu­ci­la Gutt­man*

Pa­so 1: pi­de. Pa­so 2: ten fe. Pa­so 3: re­ci­be. Así se po­ne en mar­cha la Ley de Atrac­ción, en el li­bro El se­cre­to. ¿Es tan fá­cil co­mo es­to? ¿Qué im­pli­ca vi­sua­li­zar un pe­di­do? ¿Qué as­pec­tos ten­go que te­ner en cuen­ta pa­ra ha­cer­lo co­rrec­ta­men­te?

La crea­ción de una ima­gen men­tal es el pun­ta­pié de cual­quier pro­yec­to, en to­dos los as­pec­tos de la vi­da. Pri­me­ro hay que desear­lo, lue­go ima­gi­nar­lo y, por úl­ti­mo, con­cre­tar­lo. ¿Es po­si­ble?

En los úl­ti­mos años, sur­gie­ron va­rias pro­pues­tas orien­ta­das al tra­ba­jo de la vi­sua­li­za­ción. Se con­vir­tió en una téc­ni­ca uti­li­za­da pa­ra re­du­cir el es­trés, lo­grar ob­je­ti­vos de vi­da y has­ta pa­ra me­di­tar, en­tre otras al­ter­na­ti­vas. Aho­ra bien, ¿qué es vi­sua­li­zar? Po­de­mos de­cir que es crear y ver una ima­gen o una se­cuen­cia de he­chos en la men­te, co­mo si se pro­yec­ta­ra una pe­lí­cu­la. Por me­dio de su ac­ti­vi­dad ce­re­bral, la per­so­na ve un es­ta­do fí­si­co o emo­cio­nal, una si­tua­ción, un de­seo, un plan, una in­ten­ción que quie­re en su vi­da. Es­ta es una ma­ne­ra de en­tre­nar la men­te y di­rec­cio­nar­la por me­dio de la es­cu­cha in­te­rior de los pen­sa­mien­tos y an­he­los. Re­quie­re con­cen­tra­ción, tran­qui­li­dad, ima­gi­na­ción y prác­ti­ca. Es po­si­ble que, en una pri­me­ra vi­sua­li­za­ción, las imá­ge­nes no sur­jan tan rá­pi­da­men­te, que cues­te en­con­trar la vía de co­ne­xión in­te­rior y que ha­ya tra­bas que ven­gan del ex­te­rior pa­ra po­der vi­sua­li­zar con cla­ri­dad. En es­tos ca­sos, el ejer­ci­cio de es­ta prác­ti­ca cons­tan­te, se­rá la so­lu­ción a la des­con­cen­tra­ción y a la fal­ta de re­tra­tos men­ta­les.

La vi­sua­li­za­ción pro­vo­ca re­sul­ta­dos que pue­den per­ci­bir­se en la reali­dad.Ya sea con ob­je­ti­vos cer­ca­nos o le­ja­nos, gran­des o pe­que­ños, la téc­ni­ca es un ca­nal pa­ra lo­grar­los y, en de­fi­ni­ti­va, acer­car a la per­so­na al bie­nes­tar. De es­te mo­do, es una es­tra­te­gia pa­ra di­rec­cio­nar la vi­da ha­cia el lu­gar desea­do, fa­vo­re­cien­do los cam­bios ne­ce­sa­rios pa­ra que es­to se pro­duz­ca y, por con­si­guien­te, me­jo­ran­do nues­tra ca­li­dad de vi­da.

Po­de­mos de­cir que es una ac­ti­vi­dad crea­ti­va, que se po­ten­cia con nues­tro vue­lo pro­pio y úni­ca en ca­da ser hu­mano por­que to­dos po­de­mos vi­sua­li­zar imá­ge­nes di­fe­ren­tes, aun­que nos es­te­mos ima­gi­nan­do una mis­ma si­tua­ción.

Las per­so­nas que prac­ti­can vi­sua­li­za­ción tie­nen una ac­ti­tud ac­ti­va con res­pec­to a su vi­da y van en bus­ca de desafíos. No es­pe­ran que el mun­do les pro­vea lo que quie­ren, sino que son pro­ta­go­nis­tas de su fu­tu­ro y co­mien­zan pre­gun­tán­do­se qué es lo que desean pa­ra ima­gi­nar­lo y, lue­go, con­cre­tar­lo en el día a día.

Ya sea cuan­do vi­vi­mos una si­tua­ción ale­gre o la ima­gi­na­mos, nues­tro cuer­po ge­ne­ra cier­tas sus­tan­cias quí­mi­cas que nos traen bie­nes­tar fí­si­co, por lo que po­de­mos con­cluir que el be­ne­fi­cio de la vi­sua­li­za­ción y la ima­gi­na­ción es men­tal y fí­si­co.

Bus­car ob­je­ti­vos

Co­mo to­da téc­ni­ca, tie­ne cier­tos pa­sos que ne­ce­si­tan ser res­pe­ta­dos pa­ra con­se­guir el ob­je­ti­vo desea­do. En pri­mer lu­gar, es pre­ci­so que las imá­ge­nes sean lo más exac­tas po­si­bles, con de­ta­lles, co­lo­res, for­mas, olo­res. Si es­to es de­ma­sia­do com­ple­jo al ini­cio, es po­si­ble to­mar imá­ge­nes de re­vis­tas, fotos de lu­ga­res u ob­je­tos y “tras­pa­sar­los” a la men­te de for­ma pre­ci­sa y mi­nu­cio­sa. Una vez que lo lo­gres, pen­sá có­mo eso pue­de lle­gar a tu vi­da de ma­ne­ra con­cre­ta, cuá­les son las vías por las cua­les po­drías ob­te­ner tus an­he­los.

Ade­más, es con­ve­nien­te que re­pi­tas la vi­sua­li­za­ción con fre­cuen­cia y, de ser po­si­ble, a dia­rio, en un es­pa­cio de cal­ma que fa­vo­rez­ca la aten­ción de tu men­te, aun­que sea por unos mi­nu­tos.

Es fun­da­men­tal que te in­clu­yas co­mo par­te de la es­ce­na: si es­tás crean­do imá­ge­nes men­ta­les de un nue­vo de­par­ta­men­to, te­nes que ver­te desa­yu­nan­do en tu nue­vo ho­gar, vol­vien­do del tra­ba­jo pa­ra dis­fru­tar de ese es­pa­cio, ce­nan­do allí con ami­gos y dis­fru­tan­do de tu vi­vien­da.

Por otra par­te, la creen­cia de que lo que es­tás vi­sua­li­zan­do se con­cre­ta­rá en la reali­dad es un fac­tor cla­ve. Es esen­cial que ca­da uno es­té con­ven­ci­do de los be­ne­fi­cios de es­te pro­ce­di­mien­to y de los re­sul­ta­dos que ob­ten­drá con su prác­ti­ca.

Asi­mis­mo, es esen­cial que la vi­sua­li­za­ción

pre­sen­te no só­lo las imá­ge­nes de lo que de­seás, sino que tam­bién se en­fo­que en las sen­sa­cio­nes. Es­ta es la ma­ne­ra de in­vo­car lo que se pro­yec­ta y una for­ma de sen­tir que, lo que an­he­lás, ya es­tá su­ce­dien­do. Te­ner hoy las emo­cio­nes de lo que pla­neás pa­ra el fu­tu­ro, ha­ce que las cir­cuns­tan­cias se pon­gan en mar­cha pa­ra ob­te­ner lo que vi­sua­li­zás en tu men­te.

¿Qué ha­go mal?

Mu­chas ve­ces cree­mos que es­ta­mos ha­cien­do ade­cua­da­men­te un pro­ce­so de vi­sua­li­za­ción, pe­ro des­cui­da­mos al­gu­nos as­pec­tos que pue­den es­tar de­mo­ran­do nues­tros re­sul­ta­dos. Por ejem­plo:

✔ Mez­cla­mos imá­ge­nes ne­ga­ti­vas: si que­re­mos vi­sua­li­zar un día la­bo­ral po­si­ti­vo, las imá­ge­nes de­ben ser te­ner es­te fo­co, ex­clu­si­va­men­te. Los pro­ble­mas, in­con­ve­nien­tes, ma­los en­ten­di­dos o dis­cu­sio­nes la­bo­ra­les de­ben que­dar afue­ra de nues­tros pen­sa­mien­tos.

✔ No agra­de­ce­mos: agra­de­cer lo que ten­dre­mos o lo que an­he­la­mos que su­ce­da es una se­ñal de con­fian­za en el pro­ce­so y pro­vo­ca un pen­sa­mien­to con la fuer­za ne­ce­sa­ria pa­ra que la vi­sua­li­za­ción se plas­me en la reali­dad.

✔ El en­torno o nues­tras pa­la­bras co­mu­ni­can lo con­tra­rio: es pre­ci­so evi­tar las con­tra­dic­cio­nes a las vi­sua­li­za­cio­nes. Por ejem­plo, si que­re­mos te­ner una pa­re­ja, no es con­ve­nien­te re­pe­tir frases del es­ti­lo “el amor no es pa­ra mí” o “nin­gu­na re­la­ción me du­ra”.

La vi­sua­li­za­ción es una téc­ni­ca que re­quie­re prác­ti­ca pa­ra im­ple­men­tar­la co­mo un há­bi­to. Así es que lo ideal es co­men­zar a be­ne­fi­ciar­se con ella per­fec­cio­nán­do­la por me­dio de pe­que­ños de­seos. Es de­cir que po­de­mos em­pe­zar a vi­sua­li­zar al­go pe­que­ño, pa­ra pa­sar lue­go a al­go más gran­de y real­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra nues­tra vi­da y nues­tras pro­yec­cio­nes.

De es­te mo­do, vi­sua­li­zar es una ma­ne­ra de en­tre­nar nues­tra men­te en un ca­mino de bie­nes­tar y de au­to­co­no­ci­mien­to, crean­do día a día la reali­dad ideal pa­ra ca­da uno, más allá de los men­sa­jes y creen­cias im­pues­tos por la sociedad. El po­der es­tá en no­so­tros mis­mos, nos po­si­cio­na co­mo pro­ta­go­nis­tas y nos ha­ce bu­cear en lo que real­men­te que­re­mos pa­ra nues­tra vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.