JO­YAS PA­RA la piel

Prin­ci­pios ac­ti­vos bio­tec­no­ló­gi­cos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, tex­tu­ras fun­den­tes y se­do­sas, aro­mas exó­ti­cos, ex­qui­si­tos y pac­ka­gings so­fis­ti­ca­dos, son la ba­se pa­ra ha­cer de es­tos cos­mé­ti­cos de lu­jo ver­da­de­ros ob­je­tos de de­seo

Mia - - BELLEZA - Por Lau­ra La­go­mar­sino

Sus fór­mu­las son ver­da­de­ras obras de ar­te de la in­ge­nie­ría bio­quí­mi­ca. En ellas se fu­sio­nan ac­ti­vos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción ex­traí­dos de fuen­tes na­tu­ra­les res­pe­ta­das guar­dan­do ce­lo­sa­men­te sus me­ga­po­de­res, vehícu­los in­no­va­do­res, fra­gan­cias ex­clu­si­vas y tex­tu­ras de al­to con­fort que in­vi­tan a una ex­pe­rien­cia sen­so­rial úni­ca, jun­to con los va­lo­res de la mar­ca se eri­gen ba­jo los pa­rá­me­tros del lu­jo ex­clu­si­vo.

Tal es así, que las fir­mas más dis­tin­gui­das de cos­mé­ti­ca internacional in­vier­ten ci­fras mi­llo­na­rias pa­ra la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y el desa­rro­llo de pro­duc­tos vip que lo­gren es­tar a la van­guar­dia del uni­ver­so cos­mé­ti­co.

A di­fe­ren­cia del mass mar­ket, en el seg­men­to de al­ta ga­ma los des­ta­lles cuen­tan, y mu­cho. Por eso, exis­ten es­tric­tas nor­ma­ti­vas pa­ra que un cos­mé­ti­co se en­mar­que den­tro de la ca­te­go­ría de lu­jo.

Al­gu­nas de ellas son:

-Ma­te­rias pri­mas de van­guar­dia

No­bles e in­no­va­do­ras, las ma­te­rias pri­mas que se uti­li­zan son, en su gran ma­yo­ría, re­gis­tros úni­cos de las di­fe­ren­tes fir­mas. A los cien­tí­fi­cos les lle­va años de in­ves­ti­ga­ción en­con­trar, de­sa- rro­llar y for­mu­lar in­gre­dien­tes ac­ti­vos, ins­pi­ra­dos en la na­tu­ra­le­za, que imi­ten y sal­va­guar­den las pro­pie­da­des de ca­da ele­men­to y sus po­de­res pa­ra man­te­ner la ju­ven­tud de la piel. Al­gu­nas son ex­traí­das de lu­ga­res in­hós­pi­tos y re­cón­di­tos del mun­do, co­mo gla­cia­res, la pro­fun­di­dad de los océa­nos o sel­vas inex­plo­ra­das.

-Ex­pe­rien­cia sen­so­rial

Exis­te un ri­tual muy se­duc­tor y lu­jo­so a la ho­ra de ad­qui­rir un cos­mé­ti­co vip, que in­vo­lu­cra mu­chos sen­ti­dos no so­lo a la vis­ta, al tac­to o al ol­fa­to sino tam­bién al oí­do. Psi­có­lo­gos y so­ció­lo­gos es­tu­dian el so­ni­do que emi­te el des­ta­par un fras­co, el ex­ten­der el pro­duc­to so­bre la piel ater­cio­pe­la­da, una tex­tu­ra que col­ma y apor­ta con­fort, etc. Jus­ta­men­te, to­dos es­tos mí­ni­mos de­ta­lles ha­cen a una emo­ción sen­so­rial su­ma­men­te agra­da­ble, cu­ya me­ta es aten­der to­das las sen­sa­cio­nes sa­tis­fac­to­ria­men­te.

-Pac­ka­ging

El pack es, ob­via­men­te, el di­fe­ren­cial más vi­si­ble que re­fle­ja el so­fis­ti­ca­do re­fi­na­mien­to de un cos­mé­ti­co de lu­jo. In­crus­tes, en­cha­pa­dos, blin­da­dos y alea­cio­nes de cris­ta­les y me­ta­les pre­cio­sos son al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas más no­to­rias en el pac­ka­ging de un pro­duc­to de al­ta ca­te­go­ría. La ca­li­dad y el pe­so ma­ci­zo de los vi­drios, las cáp­su­las de se­gu­ri­dad pa­ra con­ser­var la fres­cu­ra del con­te­ni­do, son otras de las ca­rac­te­rís­ti­cas que tam­bién le dan un im­por­tan­te va­lor agregado al di­se­ño de lu­jo.

-Co­mu­ni­ca­ción

El must es dar a co­no­cer el lu­jo des­de el pri­mer mo­men­to en que la clien­ta en­tra a un pun­to de ven­ta y se en­cuen­tra con una con­sul­to­ra. Se co­mu­ni­ca a tra­vés de los pro­duc­tos, los coun­ters, el ser­vi­cio, y las ca­bi­nas ex­clu­si­vas de tra­ta­mien­to. Por otro la­do, ape­nas se to­ma con­tac­to con cual­quier pro­duc­to de lu­jo se com­pren­de lo que él sig­ni­fi­ca. Sus lí­neas, los pac­ka­gins, las tex­tu­ras no­bles, la fi­ja­ción en la piel, la his­to­ria fas­ci­nan­te de la mar­ca. En reali­dad no se pue­de con­tar de­ma­sia­do con pa­la­bras, siem­pre la re­co­men­da­ción es vi­vir y sen­tir la ex­pe­rien­cia.

-Pre­cio

El va­lor del pro­duc­to tie­ne una es­tric­ta re­la­ción con la ca­li­dad de las ma­te­rias pri­mas uti­li­za­das, la in­ver­sión y el desa­rro­llo cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co con el que fue crea­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.