Bo­ca per­fu­ma­da

El mal alien­to de los pe­rros sue­le te­ner su ori­gen en la fal­ta de hi­gie­ne bu­cal por una ali­men­ta­ción in­de­bi­da. Con­se­jos y so­lu­cio­nes a cor­to pla­zo

Mia - - MASCOTAS -

Ge­ne­ral­men­te, la ha­li­to­sis se ori­gi­na por los residuos de ali­men­tos que se que­dan en­tre los dien­tes. Cuan­to más tiem­po se que­den esos res­tos de co­mi­da, peor ole­rá la bo­ca de tu pe­rro. Pe­ro tam­bién pue­den ser otros los fac­to­res de­ter­mi­nan­tes que la pro­vo­quen: un pro­ble­ma di­ges­ti­vo o una caries den­tal.

Pa­ra aca­bar con es­te pro­ble­ma y con­ser­var su sa­lud bu­cal en buen es­ta­do, es ne­ce­sa­rio que ten­ga­mos en cuen­ta una se­rie de con­se­jos:

Ce­pi­lla­le los dien­tes de ma­ne­ra dia­ria con un ce­pi­llo es­pe­cial pa­ra pe­rros. El ce­pi­lla­do de­be efec­tuar­se de ma­ne­ra sua­ve pa­ra no da­ñar las en­cías. Al prin­ci­pio, no de­be­mos asus­tar­nos si las en­cías san­gran, es­to se de­be a que no es­tán acos­tum­bra­das al ce­pi­lla­do.

Re­fres­ca­le el alien­to uti­li­zan­do una pas­ta es­pe­cí­fi­ca pa­ra pe­rros. No es con­ve­nien­te que uti­li­cen nues­tra pas­ta den­tal, ya que in­clu­ye com­po­nen­tes que pue­den pro­vo­car­le pro­ble­mas es­to­ma­ca­les.

Com­pra­le un ju­gue­te mor­dis­quea­ble que reali­ce la fun­ción de hi­lo den­tal. De­be ser ade­cua­do pa­ra que no da­ñe sus dien­tes o en­cías, co­mo por ejem­plo un hue­so de cuer­das.

Pro­por­cio­na­le ali­men­tos cru­jien­tes (apio, za­naho­rias o man­za­nas) que ac- túen co­mo ce­pi­llos. Es­to ha­ráá que se lim­pien los dien­tes y se man­ten­ga el alien­to sa­lu­da­ble.

No dar­le ali­men­tos pe­ga­jo­sos, que pue­den que­dar­se en los dien­tes y pro­vo­car ha­li­to­sis.

Co­mo no­so­tros, los pe­rros pue­den te­ner en­cías sen­si­bles y lle­gar a pa­de­cer gin­gi­vi­tis o pe­rio­don­ti­tis, pro­vo­ca­das por una hi­gie­ne inade­cua­da y la con­cen­tra­ción de pla­ca y sa­rro en los dien­tes, en la ma­yo­ría de los ca­sos. Es­tos pro­ble­mas se desa­rro­llan ha­bi­tual­men­te cuan­do el pe­rro es­tá en edad adul­ta y es más co­mún en los de ra­za pe­que­ña. Por eso, es muy im­por­tan­te es­tar aten­tos si hay sín­to­mas de en­cías sen­si­bles. Los pri­me­ros son in­fla­ma­cio­nes, de­bi­do al ex­ce­so de pla­ca bac­te­ria­na. Tam­bién pue­den apa­re­cer bol­sas con pus en­tre los dien­tes, que pro­vo­can el mal alien­to o la pér­di­da de al­gún dien­te. Rea­li­zar una hi­gie­ne ade­cua­da es esen­cial por­que si no son tra­ta­dos a tiem­po, los pro­ble­mas de en­cías no só­lo cau­san in­fi­ni­tas mo­les­tias, sino tam­bién la pér­di­da de pie­zas den­ta­les.

Es­tén aten­tas si ven san­gra­do en sus en­cías, hin­cha­zón, ha­li­to­sis, mor­di­da di­fe­ren­te o por un so­lo la­do. En ese ca­so, acu­dan al ve­te­ri­na­rio; él le rea­li­za­rá una lim­pie­za bu­cal a fon­do, re­co­men­da­rá las vitaminas ne­ce­sa­rias y acon­se­ja­rá la ali­men­ta­ción ade­cua­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.