Una es­tre­lla de fin de año

Res­plan­de­cien­te con la lle­ga­da de la Na­vi­dad, la es­tre­lla fe­de­ral es ro­ja co­mo los bue­nos de­seos

Mia - - MASCOTAS -

La flor de Pas­cua, No­che­bue­na o poin­set­tia, me­jor co­no­ci­da por es­tos pa­gos co­mo es­tre­lla fe­de­ral por su co­lor ro­jo pun­zó, es un ar­bus­to que gra­cias a sus ho­jas ad­quie­re un par­ti­cu­lar pro­ta­go­nis­mop du­ran­te el pe­río­do ded las fies­tas na­vi­de­ñas.

Ori­gi­na­ria de Mé­xi­co, acos­tum­bra­da al cli­ma cá­li­do, la tem­pe­ra­tu­ra ideal pa­ra con­ser­var­se vi­go­ro­sa ron­da en­tree los 8 y los 20º, por lo que pue­de ser ubi­ca­da tan­to en el in­te­rior del ho­gar co­mo en su ex­te­rior, siem­pre y cuan­do se la pro­te­ja de las he­la­das. Ne­ce­si­ta mu­cha luz, y la fal­tat de ella es una de las cau­sas fre­cuen­tes que pro­vo­canp la caí­da de sus ho­jas: son las ver­des de la ba­se las que caen pri­me­ro. En cuan­to al rie­go, es­ta plan­ta se man­tie­ne óp­ti­ma con po­ca can­ti­dad de agua: lo me­jor es re­gar­la un pro­me­dio de dos ve­ces a la se­ma­na. El ex­ce­so de agua y el en­char­ca­mien­to de la tie­rra pro­vo­can el ama­ri­lla­mien­to de las ho­jas de la ba­se y su pos­te­rior caí­da. Si se deja se­car, las ho­jas que­dan mus­tias y abar­qui­lla­das y el as­pec­to ge­ne­ral de la plan­ta de­cae, al pun­to de se­car­se com­ple­ta e irre­ver­si­ble­men­te si no se su­ple la fal­ta de agua ape­nas se de­tec­tan los­lo pri­me­ros sín­to­mas.

Pa­ra lo­grar un abono ade­cua­do, es im­por­tan­tet apli­car­le fer­ti­li­zan­te lí­qui­do ca­da diez días.d A pe­sar de que se la cul­ti­va po­co du- ran­te la épo­ca na­vi­de­ña, és­te es un ar­bus­to que pue­de al­can­zar unos dos o tres me­tros de al­tu­ra en zo­nas cá­li­das co­mo la nues­tra. Sus brác­teas, unas ho­jas de co­lor ro­jo que ro­dean la mi­nús­cu­la y ca­si in­sig­ni­fi­can­te flor, atraen los in­sec­tos que ga­ran­ti­za­rán lue­go la po­li­ni­za­ción cru­za­da. Aun­que el ro­jo es su co­lor más co­no­ci­do, exis­ten va­rie­da­des de es­tre­lla fe­de­ral cu­yas brác­teas son blan­cas o ro­sa­das

La tem­pe­ra­tu­ra me­dia de nues­tros ho­ga­res du­ran­te la Na­vi­dad sue­le ser al­ta y, aun­que si bien no es se­ca, ob­tie­ne en es­ta épo­ca las con­di­cio­nes óp­ti­mas pa­ra su desa­rro­llo. Evi­ten las co­rrien­tes de ai­re que sue­len da­ñar­la se­ria­men­te.

Al fi­na­li­zar la épo­ca de fies­tas, la es­tre­lla fe­de­ral fi­na­li­za la flo­ra­ción y la plan­ta pier­de mu­chas ho­jas. Aun­que pue­de man­te­ner­se vi­va lue­go de la flo­ra­ción, y a ve­ces has­ta la si­guien­te Na­vi­dad, la plan­ta no vuel­ve a flo­re­cer con ca­rac­te­rís­ti­cas y atrac­ti­vas brác­teas ro­jas. En reali­dad, la apa­ri­ción de es­tas brác­teas coloridas es­tá mar­ca­da por un re­loj in­terno de la plan­ta que se en­cien­de cuan­do es so­me­ti­da a ci­clos de 12 ho­ras con­ti­nuas de luz, pro­ce­so en­go­rro­so pa­ra lle­var­lo a ca­bo en ca­sa. Si vi­vi­mos en una zo­na li­bre de he­la­das, es po­si­ble plan­tar­las di­rec­ta­men­te en el jar­dín, don­de se con­ver­ti­rán en un gran­de y be­llo ar­bus­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.