Ba­jar el ries­go de vá­ri­ces

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por el Dr. Mi­guel Án­gel Gra­ma­jo Booth*

Hay com­po­nen­tes ge­né­ti­cos y de gé­ne­ro que in­flu­yen en la apa­ri­ción de vá­ri­ces pe­ro es mu­cho lo que po­de­mos ha­cer pa­ra pre­ve­nir­las. Las co­sas que son ma­las pa­ra las ar­te­rias no siem­pre lo son pa­ra las ve­nas, pe­ro si nos man­te­ne­mos con me­jo­res va­lo­res de glu­ce­mia, co­les­te­rol y ten­sión ar­te­rial y no te­ne­mos so­bre­pe­so, va­mos a sen­tir­nos me­jor. Los cam­bios de ni­ve­les hor­mo­na­les de la mu­jer pro­du­cen ries­go de vá­ri­ces en el em­ba­ra­zo y hay una re­la­ción di­rec­ta en­tre los de­rra­mes ve­no­sos co­no­ci­dos co­mo te­lan­gec­ta­sias y el con­su­mo de an­ti­con­cep­ti­vos. Nin­gu­na mu­jer que to­ma an­ti­con­cep­ti­vos de­be fu­mar por­que au­men­ta su ries­go de su­frir trom­bo­sis y trom­bo­fle­bi­tis. Lo mis­mo va­le pa­ra las te­ra­pias de re­em­pla­zo hor­mo­nal. Con res­pec­to a la me­no­pau­sia se es­tá aún in­ves­ti­gan­do có­mo las dis­to­nías neu­ro­ve­ge­ta­ti­vas de la me­no­pau­sia pue­den pro­du­cir de­rra­mes o ara­ñi­tas.

El es­tre­ñi­mien­to es perjudicial pa­ra las ve­nas de las pier­nas, lo mis­mo que cual­quier ac­ti­vi­dad que pro­vo­ca un so­bre­es­fuer­zo de la mus­cu­la­tu­ra abdominal. Pa­ra evi­tar­lo es ne­ce­sa­rio lle­var una die­ta ba­ja en ca­lo­rías y al­ta en fi­bras, prio­ri­zan­do fru­tas y ver­du­ras y con­su­mien­do más de dos li­tros de agua por día.

Tres ve­ces por se­ma­na, es muy con­ve­nien­te ha­cer ejer­ci­cio. Son re­co­men­da­bles to­dos los ejer­ci­cios que im­pli­quen tras­la­ción, co­mo el jog­ging, el tro­te, la ca­mi­na­ta y la bi­ci­cle­ta, sea fi­ja o mó­vil. To­dos ellos fa­vo­re­cen el re­torno ve­no­so.

Es im­por­tan­te uti­li­zar cal­za­do có­mo­do y li­viano, evi­tan­do los za­pa­tos apre­ta­dos que pre­dis­pon­gan al trau­ma. Las me­dias uti­li­za­das no de­be­rán apre­tar co­mo una cin­cha la pier­na, eso ge­ne­ra­ría una obs­truc­ción en el va­so san­guí­neo.

Evi­tar el ca­lor fuer­te y di­rec­to si ya hay pro­ble­mas. No es verdad que de­pi­lar­se con ce­ra ca­lien­te pro­du­ce ara­ñi­tas, siem­pre que el pro­ce­di­mien­to es­té bien rea­li­za­do por un pro­fe­sio­nal. Es más, nin­gún mé­to­do de de­pi­la­ción pro­du­ce de­rra­mes, pe­ro si ya se tie­nen ara­ñi­tas (te­lan­gec­ta­sias) o vá­ri­ces en las pier­nas, la al­ta tem­pe­ra­tu­ra, aun­que por un tiem­po cor­to, pue­de ser perjudicial, por lo que se acon­se­jan otros mé­to­dos. Lo mis­mo ocu­rre con to­mar sol, si ya es­tán las vá­ri­ces con­vie­ne evi­tar las lar­gas ex­po­si­cio­nes.

*Mé­di­co fle­bó­lo­go, di­rec­tor del Cen­tro Fle­bo­ló­gi­co Dr. Gra­ma­jo Booth

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.