¿Quién se en­car­ga de es­ca­near?

Ca­da vez son más los que to­ma­ron la de­ci­sión de di­gi­ta­li­zar y sal­var pa­ra siem­pre los vie­jos ál­bu­mes de fotos fa­mi­lia­res. Pe­ro a la ho­ra de en­car­gar­se de cien­tos de to­mas, lle­ga la du­da: ¿Lo ha­ce­mos en ca­sa o lo man­da­mos a ha­cer? Los es­pe­cia­lis­tas acon­sej

Mia - - TECNOLOGÍA - Por Cle­mens Schöll (dpa)

Se lle­nan de pol­vo en vie­jas ca­jas de za­pa­tos o en ál­bu­mes y, aún peor, se pe­gan, se lle­nan de hon­gos y per­de­mos re­cuer­dos im­po­si­bles de vol­ver a con­se­guir, por eso, hoy las fotos tie­nen otro des­tino. En la era di­gi­tal, el pa­pel y las dia­po­si­ti­vas so­lo son un es­tor­bo o un pe­li­gro y lo que se im­po­ne es la di­gi­ta­li­za­ción. Sin em­bar­go, el es­ca­neo po­ne a quien to­ma la de­ci­sión en otro di­le­ma: ¿nos po­ne­mos a copiar las mi­les de fotos en ca­sa o pa­ga­mos por ese tra­ba­jo fue­ra de ca­sa?

"Es­ca­near pue­de lle­var mu­chí­si­mo tiem­po", ad­vier­te Mi­chael Wolf, de la fun­da­ción Stif­tung Wa­ren­test, una aso­cia­ción ale­ma­na pa­ra la de­fen­sa de los con­su­mi­do­res. Sin em­bar­go, ¿a par­tir de qué can­ti­dad va­le la pe­na gas­tar di­ne­ro acu­dien­do a un pro­fe­sio­nal?: "Es­ca­near en­tre 20 y 50 fotos o dia­po­si­ti­vas, es un tra­ba­jo que se pue­de ha­cer per­fec­ta­men­te bien en la ca­sa", opi­na Cons­tan­ze Claub, por­ta­voz de la Aso­cia­ción de la In­dus­tria Fo­to­grá­fi­ca de Ale­ma­nia. Sin em­bar­go, quien pre­ten­da di­gi­ta­li­zar to­do su ar­chi­vo ne­ce­si­ta la ayu­da de ter­ce­ros o dis­po­ner de mu­chí­si­mo tiem­po.

La ex­per­ta re­co­mien­da con­sul­tar si se ofre­cen des­cuen­tos por vo­lu­men cuan­do se con­tra­ta la di­gi­ta­li­za­ción de una gran can­ti­dad de fotos o dia­po­si­ti­vas. El ser­vi­cio tam­bién de­be­ría in­cluir la eli­mi­na- ción de pol­vo. Mu­chos ofer­tan­tes ma­ne­jan pre­cios en fun­ción de la re­so­lu­ción, di­ce Wolf, y al­gu­nos co­bran ade­más la gra­ba­ción en DVD.

Si so­lo se tra­ta de al­gu­nas co­pias, se pue­de in­ten­tar ha­cer­lo pri­me­ro en ca­sa con un es­cá­ner mul­ti­fun­ción, di­ce Wolf. Pa­ra can­ti­da­des más gran­des, exis­ten di­fe­ren­tes es­cá­ne­res es­pe­cia­les o pla­nos, que leen las fotos o dia­po­si­ti­vas co­lo­ca­das en una pla­ca de vi­drio, otros pa­ra dia­po­si­ti­vas en los que se pa­san con la mano por el apa­ra­to, con un man­gui­to es­pe­cial, las to­mas en­mar­ca­das o ti­ras de pe­lí­cu­la (tam­bién ne­ga­ti­vos). Al­gu­nos apa­ra­tos ca­ros per­mi­ten me­ter ban­de­jas com­ple­tas de dia­po­si­ti­vas. Los mul­ti­co­pis­tas o las apps de es­ca­neo pa­ra el smartp­ho­ne sim­ple­men­te fo­to­gra­fían los ori­gi­na­les. Así se aho­rra tiem­po: "To­dos los pro­ce­di­mien­tos ba­sa­dos en la fo­to­gra­fía son rá­pi­dos", ex­pli­ca Wolf. Sin em­bar­go, ra­ras ve­ces se pue­de lo­grar así una al­ta ca­li­dad de es­ca­neo y es­to va­le es­pe­cial­men­te pa­ra las cá­ma­ras de smartp­ho­nes.

Quien no tie­ne dia­po­si­ti­vas de­be de­ci­dir si es­ca­nea los ne­ga­ti­vos o las fotos en pa­pel. El ta­ma­ño de la im­pre­sión es de­ter­mi­nan­te: "Las co­pias en blan­co y ne­gro de los vie­jos ál­bu­mes a ve­ces son muy pe­que­ñas, por lo que siem­pre de­be usarse el ne­ga­ti­vo", re­co­mien­da la fo­tó­gra­fa Claub. En cam­bio, cuan­do las co­pias son más gran­des, es im­por­tan­te ve­ri­fi­car si pre­sen­ta dis­tor­sio­nes de co­lor. Ahi apa­re­ce la si­guien­te dis­yun­ti­va: ¿el es­ca­nea­do de­be es­tar cer­ca del ori­gi­nal o se re­to­can co­lo­res lo más na­tu­ra­les po­si­bles me­dian­te la edi­ción de imá­ge­nes?

Da­do que, en la ac­tua­li­dad, una ma­yor ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to ape­nas ha­ce au­men­tar los

cos­tos, Claub re­co­mien­da ele­gir siem­pre la re­so­lu­ción más al­ta, aun cuan­do es­to trai­ga con­si­go cier­ta len­ti­tud. Wolf no lo ve exac­ta­men­te igual: en su opi­nión, quien so­lo quie­re en­viar las imá­ge­nes o col­gar­las en re­des so­cia­les pue­de sin pro­ble­ma ele­gir una re­so­lu­ción me­nor. Wolf tam­po­co es­tá de acuer­do con el ar­gu­men­to de que la ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to ya no

cues­ta na­da: "Mu­cha gen­te tam­bién al­ma­ce­na en las nu­bes, don­de mu­chas ve­ces hay que pa­gar por la can­ti­dad de gi­gaby­tes".

En cam­bio, ar­chi­var las imá­ge­nes en un dis­co du­ro ex­terno no tie­ne mu­cho sen­ti­do si las dos co­sas es­tán en el mis­mo lu­gar. En tal ca­so, los usua­rios no so­lo ten­drían un pro­ble­ma si hay un in­cen­dio o se pro­du­cen da­ños cau­sa­dos por agua: "A los la­dro­nes tam­bién les gus­ta ro­bar dis­cos du­ros", ad­vier­te Claub. Ella tam­bién des­acon­se­ja el uso de dis­cos DVD por su es­ca­sa ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to.

¿Qué se ha­ce des­pués con los ori­gi­na­les? "Des­de lue­go, to­do de­pen­de de la im­por­tan­cia que uno dé al ori­gi­nal. Las fotos vie­jas en pa­pel tie­nen al­go má­gi­co, a di­fe­ren­cia de los bits y by­tes im­per­so­na­les", sos­tie­ne Wolf y no des­car­ta que en el fu­tu­ro la tec­no­lo­gía de es­ca­neo sea ca­paz de pro­du­cir re­sul­ta­dos que hoy so­lo se pue­den lo­grar con un gran des­plie­gue téc­ni­co. Tam­bién Claub re­co­mien­da guar­dar los ori­gi­na­les por­que la vi­da de los me­dios de al­ma­ce­na­mien­to no es eter­na.

Los re­to­ques

La ma­yo­ría de los es­cá­ne­res ofre­cen una es­ca­la, me­di­da en por­cen­ta­jes, que de­fi­ne el ta­ma­ño que ten­drá la ima­gen di­gi­ta­li­za­da cuan­do se im­pri­ma. Al 100%, la fo­to im­pre­sa ten­drá la mis­ma di­men­sión que el ori­gi­nal, al 50% su me­di­da se­rá la mi­tad del ori­gi­nal. Pa­ra im­pri­mir al do­ble de ta­ma­ño, ten­drás que es­ca­near la ima­gen al do­ble de la re­so­lu­ción usual (al­gu­nos pro­gra­mas ha­cen es­to au­to­má­ti­ca­men­te).

Se­rá in­dis­pen­sa­ble ajus­tar el con­tras­te, el bri­llo y la sa­tu­ra­ción de co­lor. Vas a te­ner que ha­cer di­ver­sas prue­bas has­ta que pue­das to­mar­le la mano a tu es­ca­ner, de mo­do que al ne­ce­si­tar re­to­car la ima­gen pos­te­rior­men­te, con­tan­do con una bien es­ca­nea­da, ten­drás más fle­xi­bi­li­dad en el re­to­que.

Una ima­gen os­cu­ra pier­de cier­tos de­ta­lles y si la acla­rás más tar­de me­dian­te re­to­ques, po­drás re­cu­pe­rar una par­te, no to­da. Es más sim­ple y efec­ti­vo to­mar una fo­to cla­ra pa­ra os­cu­re­cer­la (qui­tar­le in­for­ma­ción) que ha­cer lo opues­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.