Co­mo el agua

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por el lic. Die­go Lo Des­tro*

Pa­sa­ron al­gu­nos me­ses y lle­gó el in­vierno. Mi ma­má en­fer­mó fuer­te­men­te y ne­ce­si­tó ser hos­pi­ta­li­za­da de ur­gen­cia, yo no en­ten­día mu­cho. Mis re­cuer­dos de esos mo­men­tos son al­go va­gos, di­fu­sos, co­mo imá­ge­nes enn blan­co y ne­gro, pro­yec­cio­nes des­en­fo­ca­das de una épo­ca dis­tan­te. De­bi­do a que mi pa­dre tra­ba­ja­ba du­ran­te el día y no po­día que­dar­se con mis her­ma­nos y yo, unos ami­gos ofre­cie­ron su ayu­da y nos re­par­tie-ron a los cua­tro, en cua­tro fa­mi­lias dis­tin­tas.s. Yo te­nía 10 años. Mi pa­pá me ex­pli­có, dee la for­ma que pu­do, lo que es­ta­ba pa­san­do,o, la si­tua­ción de mi ma­má, el he­cho de quee íba­mos a vi­vir du­ran­te un tiem­po en ca­sa­sas de per­so­nas que co­no­cía­mos po­co.

To­do pa­só tan rá­pi­do que no re­cuer­do si en­tre la no­ti­cia y su eje­cu­ción tu­ve tiem­po de pen­sar lo que pa­sa­ba cla­ra­men­te. Es­tar en la ca­sa de la nue­va fa­mi­lia re­pre­sen­ta­ba un desafío, yo te­nía cos­tum­bres de ba­rrio tí­pi­cas, ju­gar a la pe­lo­ta, mi­rar te­le y en la ca­sa de la fa­mi­lia que me cui­da­ba ha­bía re­glas que me eran muy di­fí­ci­les de se­guir, ór­de­nes que mu­chas ve­ces no com­pren­día. Mi afán de se­guir con mis há­bi­tos im­pli­ca­ba sen­tir­me dis­tin­to.

Un día co­mo cual­quie­ra, en la es­cue­la, mien­tras mi­ra­ba dis­traí­do la nie­ve por la ven­ta­na, el pro­fe­sor de cien­cias na­tu­ra­les, Do­mé­ni­co Bus­sa­to, un hombre de gran­des ojos ce­les­tes y cuer­po al­go en­cor­va­do, es­ta­ba ha­blan­do de las di­fe­ren­tes pro­pie­da­des del agua: “Inodo­ra, in­co­lo­ra, in­sí­pi­da…” , mien­tras ju­ga­ba con un va­so con agua y ha­cia di­fe­ren­tes mí­mi­cas pa­ra mos­trar esas ca­rac­te­rís­ti­cas. En un mo­men­to, to­mó va­sos de di­fe­ren­te for­ma y vol­có el con­te­ni­do en ellos. Mi com­pa­ñe­ro Lé­ris, con su gran jo­po co­lor ne­gro, le­van­tó an­sio­so su mano sin que na­die hu­bie­ra he­cho nin­gu­na pre­gun­ta y agre­gó: “Se adap­ta al re­ci­pien­te que la con­tie­ne”. Sus pa­la­bras cap­ta­ron mi aten­ción dis­per­sa de una for­ma sor­pren­den­te, co­mo si al­guien hu­bie­ra men­cio­na­do mi nom­bre.

“El hombre de­be ser siem­pre fle­xi­ble co­mo la ca­ña, no rí­gi­do co­mo el ce­dro”

Johann J. En­gel “El se­cre­to de la su­per­vi­ven­cia es la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción”

Char­les Dar­win

Qué fas­ci­nan­te des­cu­bri­mien­to pa­ra mí y que opor­tuno lle­gó, ser lo su­fi­cien­te­men­te fle­xi­ble co­mo pa­ra adap­tar­me al re­ci­pien­te que en ese mo­men­to me con­te­nía. Esa cla­se de cien­cias na­tu­ra­les fue más que una cla­se en la que apren­dí las pro­pie­da­des del agua o de los lí­qui­dos, me en­se­nó una lec­ción que lle­gó de un lu­gar ines­pe­ra­do.

Ser fle­xi­bles y adap­ta­bles es una cua­li­dad cla­ve pa­ra vin­cu­lar­nos y re­la­cio­nar­nos con otras per­so­nas, pa­ra fun­cio­nar an­te la di­ver­si­dad, pa­ra co­mu­ni­car­nos de for­ma efec­ti­va.

Mu­chos de los con­flic­tos re­la­cio­na­les tie­nen su ori­gen en man­te­ner pos­tu­ras rí­gi­das, cris­ta­li­za­das. Per­pe­tua­mos los con­flic­tos cuan­do nos co­si­fi­ca­mos a no­so­tros mis­mos con frases co­mo “soy así”, “na­da me va a cam­biar”, “así es co­mo me en­se­ña­ron”.

La ri­gi­dez de pen­sa­mien­to y el en­du­re­ci­mien­to de pa­ra­dig­mas lle­va in­de­fec­ti­ble­men­te al an­qui­lo­sa­mien­to de nues­tras con­duc­tas, cris­ta­li­zan­do nues­tros há­bi­tos, atrin­che­rán­do­nos de­trás de nues­tras creen­cias pa­ra de­fen­der­las con uñas y dien­tes sin con­si­de­rar su uti­li­dad. ¿Cuán úti­les son las creen­cias o pos­tu­ras que tan­to de­fen­dés?, ¿qqué per­dés si las cam­biás?

Ser adap­ta­ble no im­pli­ca me­ra­men­te ce­der, más bien es aco­plar­se, amol­dar­se, se­ser mi­mé­ti­co con un pro­pó­si­to, un fin. ¿De cuán­tas per­so­nas nos ale­ja­mos por­que no lo­gra­mos ha­cer que pien­sen co­mo no­so­tros? ¿Cuán­tos con­flic­tos y dis­cu­sio­nes nos aho­rra­ría­mos si apren­dié­ra­mos a fle­xi­bi­li­zar nues­tros pun­tos de vis­ta?

Mu­chas ins­ti­tu­cio­nes, em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes, por man­te­ner fi­lo­so­fías rí­gi­das co­mo el cris­tal, se hi­cie­ron añi­cos an­te las co­rrien­tes cam­bian­tes del tiem­po.

Ser fle­xi­ble y adap­ta­ble quie­re de­cir tam­bién que pue­do ir cam­bian­do y evo­lu­cio­nan­do en la me­di­da que el en­torno cam­bia y evo­lu­cio­na. Las ideo­lo­gías rí­gi­das lle­van a la re­vo­lu­ción o la ti­ra­nía, mien­tras que las men­ta­li­da­des fle­xi­bles y adap­ta­bles se orien­tan a la evo­lu­ción y el cre­ci­mien­to.

Cre­cer im­pli­ca cam­bio, apren­di­za­je, mo­di­fi­car­nos a no­so­tros mis­mos con el fin de evo­lu­cio­nar en nues­tro ci­clo vi­tal. De he­cho, so­mos co­mo so­mos y, así y to­do, no so­mos los mis­mos que ha­ce 20, 10 o 5 años. Va­mos mu­tan­do de for­ma na­tu­ral, sin es­fuer­zo, el cam­bio so­lo ocu­rre. ¿Cuán­ta ener­gía gas­ta­mos ha­cien­do fuer­za pa­ra sos­te­ner nues­tra ri­gi­dez y cris­ta­li­za­ción? ¿Cuán­to es­fuer­zo nos de­man­da man­te­ner la que­bra­di­za es­truc­tu­ra de una creen­cia rí­gi­da?

El tiem­po pa­só y mi ma­dre vol­vió a ca­sa, otra vez es­tá­ba­mos to­dos jun­tos. Pe­ro ya no era el mis­mo. Ha­bía apren­di­do al­go más que las pro­pie­da­des del agua, com­pren­dí una pro­pie­dad de los se­res hu­ma­nos: su plas­ti­ci­dad y su ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción. Aun pue­do ver el co­lor blan­co de la nie­ve fue­ra de la ven­ta­na y oír la voz de mi pro­fe­sor de Cien­cias ha­blar a lo le­jos mien­tras yo es­ta­ba dis­traí­do. Pe­ro tam­bién pue­do es­cu­char mi co­ra­zón la­tir más fuer­te al com­pren­der que de­bía ser co­mo el agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.