A di­ver­tir­nos CON LOS CHI­COS

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Por la Lic. en Psi­co­lo­gía Di­na Lau­fer*

Con las va­ca­cio­nes de ve­rano co­mien­za el tiem­po li­bre de nues­tros hi­jos, mo­men­to ideal pa­ra com­par­tir es­pa­cios de jue­go. ¿Por qué es im­por­tan­te ha­cer­lo? Bio­ló­gi­ca­men­te exis­te una ne­ce­si­dad in­na­ta de ju­gar que va pa­san­do por di­fe­ren­tes es­ta­díos de acuer­do a la edad. Pri­me­ro, un jue­go más ex­plo­ra­to­rio, lue­go el mo­triz y fi­nal­men­te el re­gla­do. A tra­vés del jue­go se em­pie­za a co­no­cer el mun­do, a desa­rro­llar cier­tas ha­bi­li­da­des, a re­la­cio­nar­se con los otros, a ex­pe­ri­men­tar sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes tan­to pla­cen­te­ras co­mo dis­pla­cen­te­ras. El jue­go po­si­bi­li­ta desa­rro­llar la crea­ti­vi­dad e ima­gi­na­ción, al mis­mo tiem­po que se apren­de a ne­go­ciar con el otro, a res­pe­tar los tiem­pos pro­pios del jue­go y a acep­tar las re­glas. Exis­ten dos ti­pos de jue­gos que con­vi­ven en­tre sí du­ran­te to­da la vi­da. Por un la­do, el in­di­vi­dual, que tie­ne las re­glas y tiem­pos pro­pios, ob­je­tos o juguetes sin la ne­ce­si­dad de otro. Por otro, el jue­go en don­de se ne­ce­si­ta al otro u otros, en el que se apren­de a con­sen­suar, res­pe­tar tur­nos, se­guir re­glas, coope­rar, et­cé­te­ra. Los pa­dres son mo­de­los pa­ra sus hi­jos y es en la si­tua­ción de jue­go que tie­nen la opor­tu­ni­dad de trans­mi­tir va­lo­res, desa­rro­llar em­pa­tía y en­se­ñar­les a ma­ne­jar si­tua­cio­nes que es­tán im­pli­ca­das en el jue­go mis­mo. Pe­ro ¿qué nos pa­sa a los pa­dres que, mu­chas ve­ces, ce­de­mos el lu­gar de ser un otro en el jue­go pa­ra nues­tros hi­jos y se lo otor­ga­mo­sa la Play, al I Pad, etc.? A ve­ces, sen­ti­mos que ju­gar con nues­tros hi­jos es una pér­di­da de tiem­po por­que ellos se abu­rren, otras ve­ces, no te­ne­mos el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra ju­gar o no sa­be­mos a qué ju­gar con ellos y, fi­nal­men­te, otras tan­tas pre­fe­ri­mos que se en­tre­ten­gan so­los así po­de­mos se­guir con nues­tras co­sas. Pe­ro si por un ins­tan­te en­ten­dié­ra­mos que el jue­go es un ca­nal de co­mu­ni­ca­ción pri­vi­le­gia­do du­ran­te la ni­ñez, nos ha­ría re­pen­sarp qqué lu­garg le es­ta­mos dan­do a es­te es­pa­cio. No son gran­de­ses mo­men­tos por el tiem­po que nos lle­va ju­ga­rar con ellos, sino que lo son por el im­pac­to emo-ocio­nal que ge­ne­ra. Po­der ce­rrar los ojos y re­cor­dar cuan­do unono era chi­qui­to y te­nía ese mo­men­to de jue­go conon sus pa­dres, don­de la ri­sa de uno se fun­día con la del otro, don­de in­can­sa­ble­men­te pe­día­mos una­na vez más o un ra­ti­to más, tie­ne el por qué, de al me­nos dar­se unos mi­nu­tos pa­ra re­pen­sar quéué tiem­po de nues­tra vi­da le es­ta­mos de­di­can­do al jue­go con nues­tros hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.