¿Va­ca­cio­nes sin hi­jos?

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Por Ta­ma­ra Pal­ma*

Una pre­gun­ta que ca­si in­co­mo­da, con dos pers­pec­ti­vas muy opues­tas en su res­pues­ta: un No ro­tun­do o una in­fi­ni­dad de op­cio­nes, al con­tes­tar SI. Si no exis­tie­ra la cul­pa y to­má­ra­mos nues­tras de­ci­sio­nes res­pon­sa­ble­men­te te­nien­do en cuen­ta nues­tros de­seos y ne­ce­si­da­des, el pa­no­ra­ma se­ria dis­tin­to. ¡Qué di­fí­cil es! Por­que la pa­ter­ni­dad es­ta pla­ga­da de “de­be ser, de mi­ra­das y jui­cios aje­nos que pe­san, de mi­ra­das pro­pias que nos res­trin­gen”.

A los que res­pon­die­ron un No ro­tun­do fun­da­men­ta­lis­ta, les pro­pon­go pen­sar en las op­cio­nes que lle­van a ca­bo los pa­dres que eli­gen to­mar­se un tiem­po de re­crea­ción sin sus hi­jos.

La re­so­lu­ción no es una pers­pec­ti­va com­pa­ra­ti­va, si lo o es, pen­sar cuá­les sonn nues­tras for­mas: si i so­mos muy ape­ga- dos, que lu­gar le da- mos a nues­tra vi­da in- de­pen­dien­te y cuá­les s son nues­tros te­mo­res s más ín­ti­mos. Y cuán­to o tie­ne que ver es­to con n nues­tros hi­jos y no con no­so­tros mis­mos.

Am­plian­do la pers­pec­ti­va, des­cu­bri­mos, por ejem­plo, des­de el mar­co educativo las ins­ti­tu­cio­nes, ya sean jar­di­nes, pri­ma­rias o clu­bes de­por­ti­vos, nos pro­po­nen o im­po­nen en al­gu­nos ca­sos que nues­tros hi­jos sal­gan de cam­pa­men­to, ha­gan pi­ja­ma­das, etc. ¿Cuál se­rá el fin? ¿Qué es es­ta reali­dad que nos pre­sen­tan y no ve­mos?

Es abrir­les ca­mino a nues­tros hi­jos, a la so­cia­bi­li­za­ción y al des­ape­go, es brin­dar­les nue­vas ex­pe­rien­cias que los en­ri­que­cen in­di­vi­dual­men­te, ga­nan­do otros nú­cleos de per­te­nen­cia, más allá del fa­mi­liar.

¿Qué su­ce­de­ría si es­to lo pen­sa­mos pa­ra no­so­tros? Sin du­das que ne­ce­si­ta­mos es­tas ex­pe­rien­cias co­mo hu­ma­nos, más allá si so­mos ni­ños, adul­tos, pa­dres o hi­jos y ni ha­blar co­mo pa­re­jas.

Ca­da pa­re­ja, pa­dre o ma­dre in­di­vi­dual­men­te, si lo de­ci­de, sa­brá cuan­do ha­cer­lo y de que ma­ne­ra:

Si es por unas ho­ras, en un tour, es­tan­do de va­ca­cio­nes, o si nos es­ca­pa­mos un día o dos, o si nos ani­ma­mos a una se­ma­na o quin­ce días.

Ob­via­men­te, las dis­tan­cias tam­bién son otras va­ria­bles que nos ayu­dan a co­men­zar con es­ta ini­cia­ti­va y en­ri­que­ce la ex­pe­rien­cia a me­di­da que to­ma­mos con­fian­za y tran­qui­li­dad.

Pue­de ser, tam­bién, cuan­do nues­tro hi­jo ha­ble, cuan­do eli­ja don­de que­dar­se, cuan­do en­con­tre­mos la per­so­na y el lu­gar in­di­ca­do pa­ra que, res­pon­sa­ble­men­te, dis­fru­te­mos ese en­cuen­tro y se trans­for­me en una ri­ca vi­ven­cia pa­ra nues­tra alma. Via­jar nos ha­ce vi­brar el es­pí­ri­tu, el co­no­cer nue­vos lu­ga­res, nos re­vi­ta­li­za, nos abre nue­vas pers­pec­ti­vas, ve­mos las co­sas di­fe­ren­tes, nos re­nue­va las ga­nas, los ob­je­ti­vos, la ener­gía, la vi­sión.

Pa­ra va­lo­rar nues­tra exis­ten­cia de­jé­mo­nos lle­var y via­je­mos, aun­que sea con la men­te, ima­gi­nan­do, fan­ta­sean­do, so­ñan­do ese lu­gar y ese mo­men­to…por ahí es­te sue­ño se ha­ce reali­dad.

* pa­ra Soy Mu­jer & Ma­má www. soy­mu­jery­ma­ma. com. ar/ Twit­ter + Ins­ta­gram: @ soy­mu­jery­ma­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.