Va­ca­cio­nes, un buen mo­men­to pa­ra con­ce­bir

Por el Dr. Ni­co­lás Neus­pi­ller*

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

Al­gu­na vez pen­sa­ron por qué sep­tiem­bre, oc­tu­bre y no­viem­bre son los me­ses don­de hay más na­ci­mien­tos? Las ca­sua­li­da­des no exis­ten.

Se­gún el Doc­tor Ni­co­lás Neus­pi­ller: “Mu­chas pa­re­jas bus­can te­ner hi­jos du­ran­te el año pe­ro no lo con­si­guen, a la an­sie­dad, mie­dos y car­ga emo­cio­nal de es­ta bús­que­da se su­ma la ru­ti­na, las obli­ga­cio­nes y el stress pro­pio del año.” Las va­ca­cio­nes de ve­rano se con­vier­ten en un pa­raí­so pa­ra la fer­ti­li­dad, por eso, no es ca­sua­li­dad que la ma­yor par­te de los na­ci­mien­tos se den en los tres úl­ti­mos me­ses.

El au­men­to de em­ba­ra­zos en pe­rio­dos de des­can­so no so­lo se de­be a que las pa­re­jas tie­nen re­la­cio­nes se­xua­les más fre­cuen­tes, tie­ne que ver so­bre to­do con el he­cho de que los fu­tu­ros pa­dres es­tán más re­la­ja­dos. Y es que la tran­qui­li­dad fa­vo­re­ce la fer­ti­li­dad.

La vi­da co­ti­dia­na nos sue­le so­me­ter a al­tos ni­ve­les de es­trés, que se ge­ne­ran prin­ci­pal­men­te por las exi­gen­cias en el ám­bi­to la­bo­ral, la ma­la ali­men­ta­ción, las po­cas ho­ras de sue­ño y la ba­ja ac­ti­vi­dad fí­si­ca por fal­ta de tiem­po. El ve­rano es el mo­men­to de dis­ten­sión don­de la an­sie­dad des­cien­de y lo­gra­mos re­la­jar nues­tra men­te y cuer­po.

Las va­ca­cio­nes son un mo­men­to en el que re­gis­tra­mos me­nor ten­sión y te­ne­mos más tiem­po pa­ra lle­var ade­lan­te una vi­da sa­na. Em­pe­zar el ca­mino pa­ra con­cre­tar el sue­ño de ser pa­dres ge­ne­ra al­tos ni­ve­les de an­sie­dad en la pa­re­ja, ya que to­das las ener­gías es­tán pues­tas en po­der con­ce­bir un hi­jo. Es­ta si­tua­ción pro­du­ce es­trés, que en al­tos ni­ve­les re­du­ce las po­si­bi­li­da­des de lo­grar un em­ba­ra­zo.

Si las va­ca­cio­nes no fun­cio­nan pue­de ha­ber al­gún pro­ble­ma en la fer­ti­li­dad de al­guno de los miem­bros de la ppa­re­ja,j es más nor­mal de lo que ima­gi­na­mos, se­gún Neus­pi­ller “el 20% de las per­so­nas tie­ne pro­ble­mas de fer­ti­li­dad. El mo­men­to de con­sul­tar a un es­pe­cia­lis­ta lle­ga cuan­do se ha bus­ca­do el em­ba­ra­zo por r un pe­río­do ma­yor a un año.” Y los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en que tam­bién el ve­rano re­sul­ta el me­jor mo­men­too pa­ra rea­li­zar cual­quier tra­ta­mien­too de fertilización asis­ti­da.

Así que no se asus­ten si cuan­doo vi­si­tan al gi­ne­có­lo­go por una bús­que-da frus­tra­da de em­ba­ra­zo, les re­ce­ta­ta ¡va­ca­cio­nes! *Di­rec­tor Mé­di­co de Fe­cun­di­tas, Inst. de Me­di­ci­na Re­pro­duc­ti­va y Ge­né­ti­ca ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.