Re­vi­sá tu DOR­MI­TO­RIO

Mia - - COCINA - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

Una fra­se muy usa­da en Feng Shui es “tu ha­bi­tat, tu es­pe­jo”. Tu dor­mi­to­rio es tu uni­ver­so ín­ti­mo y con­tie­ne afir­ma­cio­nes emo­cio­na­les que fuis­te de­po­si­tan­do allí a par­tir de creen­cias y man­da­tos. Esas afir­ma­cio­nes in­cons­cien­tes to­man for­ma de lo que te ro­dea y pue­den ser tan­to de éxi­to co­mo de fra­ca­so, de amor o de odio, de so­le­dad o ale­gría. Son su­ti­les pe­ro pe­ne­tran­tes, pa­san des­aper­ci­bi­das tal co­mo lo ha­ce el ai­re que res­pi­rás.

Ob­ser­vá tu habitación: si rei­na el caos o ha­ce ra­to que no re­no­vás co­lo­res, fotos o no po­dés des­ha­cer­te de co­sas acu­mu­la­das de la in­fan­cia, la ener­gía que de­be­ría nu­trir­te es­tá es­tan­ca­da y su­cia.

¡Que la vi­da flu­ya!

Ima­gi­ná que una co­rrien­te de ener­gía cir­cu­la en­tre los mue­bles y ob­je­tos de tu habitación, por los es­pa­cios li­bres. ¿Có­mo es ese tra­yec­to? ¿Zig­za­guean­te, on­du­la­do, es­tá blo­quea­do a ca­da pa­so por si­llas, ca­jas? Cuan­do los flu­jos ener­gé­ti­cos de un am­bien­te es­tán per­tur­ba­dos, ge­ne­ran des­de con­fu­sión has­ta apa­tía o ma­les­tar ge­ne­ral. Con­ser­var el or­den y man­te­ner es­pa­cios li­bres pa­ra tran­si­tar brin­da sen­sa­ción de bie­nes­tar y des­blo­quea tra­bas men­ta­les. La ener­gía tie­ne que fluir: si los ca­jo­nes se cho­can con la me­sa, si la ro­pa es­tá ti­ra­da y una si­lla in­te­rrum­pe el pa­so, al­go es­tá fa­llan­do en tu ca­pa­ci­dad de avan­zar sin di­fi­cul­tad en la vi­da. Tal vez sea ho­ra de re­or­ga­ni­zar mue­bles, ti­rar co­sas que ya no usás, abrir las ven­ta­nas pa­ra ven­ti­lar y de­jar que la ener­gía se pon­ga en mo­vi­mien­to.

Co­mo dor­mís, te le­van­tás

De los mue­bles del dor­mi­to­rio, la ca­ma es aquel al que el Feng Shui le da prio­ri­dad y pres­ta ma­yor aten­ción. Allí pa­sa­mos un pro­me­dio de 8 ho­ras dia­rias que son vi­ta­les pa­ra re­car­gar ba­te­rías y con­ser­var la sa­lud.

Tu ca­ma de­be dar­te es­ta­bi­li­dad, ser ro­bus­ta, con un res­pal­do só­li­do que te brin­de sen­sa­ción de pro­tec­ción. Nun­ca hay que dor­mir con una aber­tu­ra (ven­ta­na o puer­ta) atrás de la ca­be­ce­ra. Por arri­ba, no ten­drías que te­ner lí­mi­tes ni agre­sio­nes co­mo es­tan­tes, cu­che­tas o vi­gas que opri­man el Chi (ener­gía vi­tal) de tu des­can­so. Por aba­jo, tie­ne que es­tar li­bre y lim­pio por­que si acu­mu­lás za­pa­tos, li­bros o me­dias, la ener­gía se co­rrom­pe, tus pro­yec­tos se pos­ter­gan, es co­mo si no qui­sie­ras ver lo que te in­co­mo­da o da mie­do.

En el Feng Shui se evi­ta co­lo­car la ca­be­za o los pies apun­tan­do di­rec­ta­men­te a la puer­ta del cuar­to (es­ta es la po­si­ción de los muer- tos en el fu­ne­ral chino). Lo re­co­men­da­ble es que ubi­ques la ca­ma a la iz­quier­da o a la de­re­cha de la puer­ta.Tam­po­co de­be que­dar en­tre dos puer­tas o en­tre una puer­ta y una ven­ta­na sin cor­ti­nas, es de­cir, en me­dio de una co­rrien­te de Chi que te atra­vie­se.

Si hay un cuar­to de ba­ño cer­ca, la ca­ma no de­be es­tar en­fren­ta­da a su puer­ta o con la ca­be­ce­ra so­bre la pa­red di­vi­so­ria por­que los ba­ños ema­nan ener­gías no­ci­vas: man­te­né siem­pre ce­rra­das sus pue­puer­tas.

LLa ca­ma tam­po­co de­be que­dar lin­dan­dan­te a un horno de co­ci­na ya que el ex­cex­ce­so irra­dia­do nos vuel­ve ira­cun­dos.

SSi es­tás pe­lean­do con el mun­do, che­que­queá que no ha­ya es­pe­jos que re­fle­jen la cam­ca­ma, mo­ve­los de lu­gar in­me­dia­ta­men­te (ada­den­tro del pla­car, por ejem­plo), por­qu­que ge­ne­ran con­flic­tos.

Eq Equi­li­brá tu Yin-Yang

¿Qué co­lo­res pre­do­mi­nan en tu cu­cuar­to? ¿Fríos, co­mo el blan­co y el negrgro, o sú­per ca­lu­ro­sos co­mo el ro­jo y el ver­de bri­llan­tes? Lo ideal es que lo­gres un equi­li­brio en­tre el Yin, los pri­me­ros, y el Yang, los se­gun­dos. Siem­pre con­vie­ne que en lu­ga­res de re­lax y des­can­so ha­ya una le­ve ten­den­cia Yin (pas­te­les, cá­li­dos y cla­ros). Los to­ques de co­lor vibrantes, po­dés re­ser­var­los pa­ra los al­moha­do­nes y al­gún mue­ble, pe­ro nun­ca pa­ra gran­des su­per­fi­cies por­que el re­sul­ta­do se­rá la irri­ta­bi­li­dad cons­tan­te.

Si lo que se es­tás ne­ce­si­tan­do es ma­yor con­cen­tra­ción pa­ra es­tu­diar, re­ser­vá un sec­tor con ilu­mi­na­ción fo­cal y co­lo­res co­mo el ver­de agua o el la­van­da.

No con­vie­ne que los es­cri­to­rio que­den mi­ran­do ha­cia el ex­te­rior de una ven­ta­na, me­jor es reorien­tar­lo pa­ra­le­lo a ella, con una pa­red de­trás de tu res­pal­do y cor­ti­nas que ayu­den a re­gu­lar la ilu­mi­na­ción del lu­gar.

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.