De via­je con el pe­rro

Mia - - MASCOTAS - Ase­so­ró: Pu­ri­na Pro Plan Nestlé

Con la pro­me­sa del des­can­so, lle­ga el ve­rano y la emo­ción de pla­ni­fi­car las va­ca­cio­nes. Pe­ro tam­bién, quie­nes po­seen mas­co­tas, se pre­gun­tan con preo­cu­pa­ción qué ha­cer con ellas: si es me­jor de­jar­los con al­guien o lle­var­los. Si se pla­ni­fi­ca con an­ti­ci­pa­ción, es po­si­ble lle­var­los de via­je, ase­gu­rán­do­les el con­fort que ne­ce­si­tan. Es­tos son al­gu­nos pun­tos a te­ner en cuen­ta pa­ra que las va­ca­cio­nes con ani­ma­les sean una gran ex­pe­rien­cia.

Si el pe­rro nun­ca via­jó en au­to, o no es­tá ha­bi­tua­do a ha­cer­lo, es im­por­tan­te que unos días an­tes lo lle­ven a dar unas vuel­tas, ha­cien­do tra­yec­tos cor­tos y au­men­tan­do las dis­tan­cias gra­dual­men­te pa­ra acos­tum­brar­lo. An­tes de sa­lir de via­je, una bue­na op­ción es dar un pa­seo pa­ra que el pe­rro gas­te ener­gías y es­té más tran­qui­lo arri­ba del au­to.

Ade­más, hay que com­pro­bar que ten­ga las va­cu­nas y des­pa­ra­si­ta­cio­nes al día, así co­mo los cer­ti­fi­ca­dos de sa­lud co­rres­pon­dien­tes. Si van a hos­pe­dar­se en un ho­tel, ase­gu­rar­se de que el pe­rro pue­da que­dar­se y con­sul­tar si tie­ne al­gún re­que­ri­mien­to pa­ra la acep­ta­ción de mas­co­tas.

Si en el lu­gar pen­sa­do pa­ra va­ca­cio­nar no es po­si­ble man­te­ner la ali­men­ta­ción a la que el pe­rro es­tá acos­tum­bra-

La preo­cu­pa­ción de las va­ca­cio­nes: ¿lo lle­va­mos o no? Con­se­jos pa­ra pla­ni­fi­car­las con nues­tro me­jor ami­go

do,do, es ideal lle­var pro­vi­sio­nes pa­ra evi­tar­le ma­les­ta­res di­ges­ti­vos por el cam­bio.

Es re­co­men­da­ble ave­ri­guar con an­ti­ci­pa­ción cuá­les son los lu­ga­res es­pe­cia­les pa­ra pa­sear­lo, y pre­ver que el pe­rro lle­ve siem­pre pues­ta la me­da­lla iden­ti­fi­ca­do­ra, pa­ra que pue­dan con­tac­tar­te en ca­so de que se pier­da. Re­cor­dar siem­pre pa­sear­lo con su co­llar y no de­jar­lo suel­to.

Al via­jar en au­to

– No ali­men­tar­los por lo me­nos tres ho­ras an­tes de em­pren­der el via­je.

– Ha­cer pa­ra­das du­ran­te el via­je, hi­dra­tar­los y sa­car­los del au­to pa­ra que pue­dan ca­mi­nar un po­co.

– Cuan­do el au­to tie­ne es­pa­cio su­fi­cien­te, es re­co­men­da­ble lle­var al pe­rro en un car­ga­dor ase­gu­ra­do con sis­te­ma de re­ten­ción. Otra op­ción es uti­li­zar un ar­nés pa­ra asien­tos, que se con­si­guen en ve­te­ri­na­rias y vie­ne en di­fe­ren­tes ta­ma­ños.

– Si el plan es via­jar en avión, lo pri­me­ro es ave­ri­guar qué cer­ti­fi­ca­dos hay que pre­sen­tar. Es­tos re­que­ri­mien­tos va­rían se­gún las ae­ro­lí­neas y/o el país de ori­gen o des­tino. Tam­bién se acon­se­ja re­ser­var el lu­gar con an­ti­ci­pa­ción, ya que a ve­ces el es­pa­cio pa­ra trans­por­tar mas­co­tas es li­mi­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.