Cer­car, pro­te­ger y de­co­rar

Los cer­cos, ade­más de brin­dan se­gu­ri­dad, apor­tan es­té­ti­ca al ex­te­rior de la ca­sa. Des­de los clá­si­cos has­ta los más no­ve­do­sos pue­den en­ga­mar­se con el co­lor del cés­ped y de las flo­res

Mia - - JARDINERÍ - Ase­so­ró: Da­niel Las­sa­lle, ge­ren­te Cá­ma­ra de la Ma­de­ra (Ca­dam­da) www.ma­de­ray­cons­truc­cion.com.ar

Un cer­co de es­ta­cas no só­lo im­pe­di­rá que per­so­nas y ani­ma­les en­tren a tu pa­tio, sino que tam­bién le da­rá a tu pro­pie­dad un as­pec­to aca­ba­do y atrac­ti­vo. Su cons­truc­ción es una ta­rea sen­ci­lla, de mmo­do que pue­den ser cons­trui­dos por la­las mis­mas due­ñas de ca­sa. Si ade­más en ssu ba­se se plan­tan ro­sas o una tre­pad­do­ra, se sua­vi­za­rá el as­pec­to del cer­co. Tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de com­prar los cer­cos o va­llas pre­fa­bri­ca­dos en ma­de­re­ras e hi­per­mer­ca­dos de la cons­truc­ción. Si en cam­bio, se desea te­ner un cer­co con ma­yor di­se­ño y com­ple­ji­dad, es con­ve­nien­te en­car­gar la ta­rea a un car­pin­te­ro o pro­fe­sio­nal ex­per­to.

Ele­men­to tra­di­cio­nal, el cer­co de ma­de­ra con­ser­va su vi­gen­cia a lo lar­go de los si­glos. EEl mo­de­lo clá­si­co es­tá for­ma­do por un con­jun­to de ta­blo­nes o es­ta­cas de ma­de­ra, co­lo­ca­dos en for­ma ver­ti­cal, y ter­mi­na­dos en pun­ta o de for­ma re­don­dea­da. Los ta­blo­nes son cla­va­dos y uni­dos por otro con­jun­to de ta­blas horizontales que se cla­van a las aan­te­rio­res.

Exis­ten mu­chas op­cio­nes de ma­de­ra ppa­ra es­co­ger. En el ca­so de las ma­de­rasr cul­ti­va­das, pue­de uti­li­zar­se eu­ca­lipt­to o pino; en am­bos ca­sos, es­tas ma­de­ras de­ben rre­ci­bir tra­ta­mien­to o im­preg­na­ción que ayu­de a pre­ser­var­las en la in­tem­pe­rie. Las es­ta­cas que de­ben en­te­rrar­se en la tie­rra, ade­más del tra­ta­mien­to pa­ra la in­tem­pe­rie, de­ben pin­tar­se con pin­tu­ra as­fál­ti­ca que in­ci­di­rá no­ta­ble­men­te en su ren­di­mien­to y vi­da útil ba­jo tie­rra.

En el jar­dín, las cer­cas rús­ti­cas y enrejados pue­den rea­li­zar­se ar­te­sal­men­te con ma­de­ra de sau­ce. El tra­di­cio­nal ar­te in­glés de te­jer lar­gas y fle­xi­bles ra­mas de ár­bol pa­ra cer­cas, enrejados o es­cul­tu­ras se de­no­mi­na zar­zo.Y el ma­te­rial ideal pa­ra rea­li­zar­lo por su fle­xi­bi­li­dad son las ra­mas de sau­ce re­cién po­da­das. Los te­ji­dos de sau­ce son lo su­fi­cien­te­men­te fuertes pa­ra con­te­ner a los ani­ma­les y te­jer el zar­zo es una ac­ti­vi­dad sen­ci­lla y me­di­ta­ti­va que los ni­ños y los adul­tos pue­den ha­cer jun­tos. En es­te ca­so, se de­be usar la ma­de­ra den­tro de la se­ma­na des­pués del cor­te, pa­ra ase­gu­rar la fle­xi­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.