Me­jor em­pe­zar TEM­PRANO

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Por Lau­ra Vi­tas­se* *Coor­di­na­do­ra en Gym­bo­ree Play &Mu­sic Ar­gen­ti­na (www.gym­bo­ree.com.ar)

Des­de que na­ce, el ni­ño re­ci­be es­tí­mu­los ex­ter­nos al in­ter­ac­tuar con otras per­so­nas y con su en­torno. Es­ti­mu­lar al be­bé es pre­sen­tar­le di­fe­ren­tes opor­tu­ni­da­des pa­ra ex­plo­rar, ad­qui­rir des­tre­zas y ha­bi­li­da­des de una ma­ne­ra na­tu­ral pa­ra que en­tien­da qué su­ce­de a su al­re­de­dor. Por eso, ca­da eta­pa de desa­rro­llo ne­ce­si­ta de di­fe­ren­tes es­tí­mu­los. Es muy im­por­tan­te res­pe­tar es­te desa­rro­llo in­di­vi­dual sin ha­cer com­pa­ra­cio­nes o pre­sio­nar al ni­ño. El ob­je­ti­vo de la es­ti­mu­la­ción no es ace­le­rar el desa­rro­llo, for­zan­do al ni­ño a lo­grar me­tas que no es­tá lis­to pa­ra cum­plir, sino re­co­no­cer y mo­ti­var el po­ten­cial que tie­ne y pre­sen­tar­le re­tos y ac­ti­vi­da­des ade­cua­das que for­ta­lez­can su au­to­es­ti­ma, ini­cia­ti­va y apren­di­za­je. La es­ti­mu­la­ción tem­pra­na no es ex­clu­si­va­men­te pa­ra ni­ños con pro­ble­mas de desa­rro­llo. Es­te con­cep­to na­ce en la dé­ca­da de los ‘60, ba­sa­do en in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das con ni­ños con di­ver­sas al­te­ra­cio­nes o tras­tor­nos en su desa­rro­llo.Al ver el éxi­to y los re­sul­ta­dos, los ex­per­tos adap­ta­ron es­tos pro­gra­mas pa­ra to­do ti­po de ni­ños. En el ca­so de ni­ños con al­gún pro­ble­ma se pue­de re­que­rir de una te­ra­pia o al­gu­na in­ter­ven­ción per­so­na­li­za­da adi­cio­nal que de­ben ser di­ri­gi­das por pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos. La es­ti­mu­la­ción tem­pra­na no tie­ne el pro­pó­si­to de ha­cer ni­ños ge­nios. Su ob­je­ti­vo es desa­rro­llar al má­xi­mo las ca­pa­ci­da­des del be­bé des­de su na­ci­mien­to a tra­vés de ac­ti­vi­da­des y mé­to­dos ade­cua­dos. To­dos los re­sul­ta­dos no son in­me­dia­tos ya que se tra­ta de abrir ven­ta­nas de opor­tu­ni­da­des pa­ra ha­cer co­ne­xio­nes a ni­vel del ce­re­bro que se uti­li­za­rán in­me­dia­ta­men­te o a fu­tu­ro cuan­do se ne­ce­si­ten. Lo im­por­tan­te es que las co­ne­xio­nes ya es­tán he­chas y lis­tas pa­ra ser uti­li­za­das. A par­tir de los 3 años, exis­ten me­nos opor­tu­ni­da­des de ha­cer es­tas co­ne­xio­nes y, por eso, los ni­ños es­ti­mu­la­dos ade­cua­da­men­te no van a ser ge­nios ne­ce­sa­ria­men­te pe­ro ten­drán una ven­ta­ja. Mu­chos aso­cian es­ti­mu­la­ción con hi­pe­rac­ti­vi­dad. Los ni­ños por na­tu­ra­le­za son in­quie­tos y cu­rio­sos. El mo­vi­mien­to es una ma­ne­ra de ex­plo­rar y apren­der y su cuer­po es su he­rra­mien­ta prin­ci­pal pa­ra ha­cer­lo. La es­ti­mu­la­ción les brin­da la opor­tu­ni­dad pa­ra uti­li­zar su ener­gía, pro­bar sus des­tre­zas y ha­bi­li­da­des y desa­rro­llar su amor al apren­di­za­je. Cuan­do ha­bla­mos de un ni­ño ac­ti­vo, es­ta­mos ha­blan­do de un ni­ño sano. Hoy sa­be­mos mu­cho más so­bre el desa­rro­llo del ce­re­bro y la im­por­tan­cia de los pri­me­ros años de vi­da y es­ta­mos to­tal­men­te se­gu­ros de que la es­ti­mu­la­ción que un ni­ño re­ci­be du­ran­te sus pri­me­ros años cons­ti­tu­ye la ba­se so­bre la cual se da­rá su desa­rro­llo pos­te­rior. El jue­go, la mú­si­ca, el ar­te y las ac­ti­vi­da­des de jue­go li­bre apun­tan a es­ti­mu­lar y po­ten­ciar al má­xi­mo las ha­bi­li­da­des pro­pias de los ni­ños de en­tre 0 y 5 años, crean­do se­gu­ri­dad y au­to­con­fian­za en ellos mis­mos. Por me­dio del jue­go, el ni­ño en­cuen­tra un es­pa­cio lleno de co­lo­res, mú­si­ca y di­ver­sión; de au­to­ex­pre­sión y crea­ti­vi­dad y la frus­tra­ción que­da to­tal­men­te fue­ra de es­te pro­ce­so. A tra­vés del jue­go y apren­di­za­je el ni­ño pue­de ex­plo­rar su ex­pre­sión cor­po­ral, el jue­go ima­gi­na­ti­vo, el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des mo­to­ras, coor­di­na­ción, lec­tu­ra y memoria a tra­vés del jue­go coope­ra­ti­vo y no com­pe­ti­ti­vo. Pa­ra lo­grar es­tos ob­je­ti­vos se pue­den uti­li­zar di­fe­ren­tes téc­ni­cas co­mo las fa­mo­sas bur­bu­jas, can­cio­nes, con­sig­nas te­má­ti­cas, jue­gos de me­sa, dis­fra­ces, tí­te­res, etc. A tra­vés de la mú­si­ca y los gé­ne­ros mu­si­ca­les, los ni­ños es­tán ex­pues­tos a la ex­plo­ra­ción de ins­tru­men­tos, ac­ti­vi­da­des de mo­vi­mien­to, crea­ti­vi­dad y bai­le. Por me­dio del ar­te, tie­nen la opor­tu­ni­dad de ex­pre­sar­se, ex­plo­rar, ex­pe­ri­men­tar y dis­fru­tar de di­fe­ren­tes es­ti­los ar­tís­ti­cos. Al mis­mo tiem­po, es­ta­rán desa­rro­llan­do la mo­tri­ci­dad fi­na y el se­gui­mien­to de ins­truc­cio­nes o con­sig­nas. En es­te ca­so, se pue­de tra­ba­jar con ma­te­ria­les co­mo tém­pe­ras, pin­tu­ras va­rias, ma­sa, are­na, agua, tie­rra, pa­pe­les va­rios, te­las, etc. La ini­cia­ción de­por­ti­va los alien­ta a in­cor­po­rar há­bi­tos sa­lu­da­bles y a te­ner una ac­ti­tud po­si­ti­va ha­cia el ejer­ci­cio a tra­vés de la di­ver­sión. Lo ideal es in­vo­lu­crar a los chi­cos en jue­gos in­ter­ac­ti­vos no-com­pe­ti­ti­vos pa­ra es­ti­mu­lar la fle­xi­bi­li­dad, con­fian­za y bie­nes­tar emo­cio­nal y cons­truir cuer­pos y men­tes fuertes. De­por­tes co­mo el fút­bol, bás­quet, ba­se­ball, hoc­key, jue­gos de ra­que­ta, atle­tis­mo y de cam­po y golf son muy re­co­men­da­dos.

(1º par­te)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.