Usá tu men­te pa­ra curarte

Des­cu­brí el EPEP, el en­tre­na­mien­to que ya se usa en hos­pi­ta­les pa­ra tra­tar y pre­ve­nir en­fer­me­da­des

Mia - - PORTADA -

Jo­séE­duar­do Ber­teu­ris es mé­di­co egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res y des­de ha­ce tiem­po de­di­ca su in­ves­ti­ga­ción a cu­rar al or­ga­nis­mo a tra­vés de la men­te. Pa­ra eso desa­rro­lló su pro­pio mé­to­do, EPEP (Edu­ca­ción del Pen­sa­mien­to En­fo­ca­do en el Pro­pó­si­to), una no­ve­do­sa téc­ni­ca te­ra­péu­ti­ca des­ti­na­da a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da me­dian­te la re­edu­ca­ción del pen­sa­mien­to: “De la mis­ma ma­ne­ra que la men­te en­fer­ma al cuer­po, tam­bién es la men­te la que pue­de dar­le una me­jor ca­li­dad de vi­da al cuer­po en­fer­mo”, es uno de los prin­ci­pios de es­ta téc­ni­ca.

A par­tir de los éxi­tos ob­te­ni­dos en múl­ti­ples ca­sos, la Sa­lud Pú­bli­ca Mu­ni­ci­pal apro­bó un pro­to­co­lo pa­ra im­ple­men­tar­lo en en­fer­mos de cán­cer del sis­te­ma de sa­lud de­pen­dien­te de la mu­ni­ci­pa­li­dad de Mal­vi­nas Ar­gen­ti­nas, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Ac­tual­men­te, tam­bién se uti­li­za en pa- cien­tes de en­fer­me­da­des cró­ni­cas, co­mo dia­be­tes, con muy bue­nos re­sul­ta­dos.

Es­te tra­ta­mien­to se rea­li­za en pa­ra­le­lo con el de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal, pa­ra pro­mo­ver la ob­ser­va­ción e in­ves­ti­ga­ción de los as­pec­tos psi­co­ló­gi­cos in­con­cien­tes que desa­rro­lla­ron la en­fer­me­dad. De es­ta ma­ne­ra, se su­ma al tra­ta­mien­to clí­ni­co de una en­fer­me­dad, la in­ves­ti­ga­ción y tra­ta­mien­to de la es­truc­tu­ra psí­qui­ca que pu­do ha­ber­la he­cho po­si­ble evi­tan­do así que la mis­ma reapa­rez­ca o bien sur­ja una nue­va do­len­cia con otros sín­to­mas o ca­rac­te­ri­za­cio­nes.

plo,plo, el fa­mo­so “um­bral del do­lor” es, en reali­dad, un mo­do de pa­de­cer un do­lor de acuer­do con nues­tras ca­rac­te­rís­ti­cas psí­qui­cas, nues­tra his­to­ria, nues­tra pre­dis­po­si­ción, nues­tro es­ta­do de áni­mo, etc. Por eso, si se cam­bia el mo­do de pen­sar, es­tá cien­tí­fi­ca­men­te de­mos­tra­do que se cam­bia la es­truc­tu­ra ce­re­bral, fac­tor in­dis­pen­sa­ble pa­ra mo­di­fi­car la sa­lud y el es­ta­do cor­po­ral. “El EPEP pue­de pre­ve­nir en­fer­me­da­des y tam­bién com­pli­ca­cio­nes en per­so­nas que ya tie­nen una en­fer­me­dad. El EPEP es la edu­ca­ción del pen­sa­mien­to en­fo­ca­do en el pro­pó­si­to, es una en­se­ñan­za, le en­se­ña­mos a las per­so­nas a en­ten­der que su pen­sa­mien­to es una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta que tie­ne ac­ti­vi­dad en to­do el cuer­po”.

Des­de ha­ce mu­cho nos acon­se­jan es­cu­char al cuer­po, re­la­cio­nar­nos con nues­tros sín­to­mas, sin em­bar­go, no es al­go fá­cil de en­ten­der ni ha­cer pa­ra las per­so­nas co­mu­nes. Ber­teu­ris

lo ha­ce sen­ci­llo: “Des­de el pun­to de vis­ta fí­si­co, los pen­sa­mien­tos se pro­du­cen por la ac­ti­va­ción de re­des neu­ro­na­les, que es la for­ma de co­mu­ni­ca­ción del sis­te­ma ner­vio­so. Es­ta co­mu­ni­ca­ción se lle­va a ca­bo a tra­vés de las si­nap­sis, una ac­ti­vi­dad elec­tro­quí­mi­ca que ocu­rre en el ce­re­bro y que, con dis­tin­tos mensajeros, lle­ga a to­do el or­ga­nis­mo. Si nues­tro or­ga­nis­mo fue­se una em­pre­sa, el ce­re­bro se­ría la pre­si­den­cia: to­ma de­ci­sio­nes

y, por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que uti­li­ce (mail, no­tas o reunio­nes), lle­gan a to­dos sus em­plea­dos. En el ca­so del or­ga­nis­mo hu­mano, la pre­si­den­cia es el ce­re­bro y los em­plea­dos se­rian los ór­ga­nos, te­ji­dos, glán­du­las, to­das las cé­lu­las. Por lo tan­to, lo que de­ci­di­mos y ele­gi­mos pen­sar lle­ga a to­do el or­ga­nis­mo. Y es­to es muy im­por­tan­te por­que si una per­so­na eli­ge pen­sar en di­fi­cul­ta­des, ya sean reales o no, el ce­re­bro las re­co­no­ce co­mo reales y las sus­tan­cias quí­mi­cas li­be­ra­das pro­vo­ca­rán una reac­ción de alar­ma au­men­tan­do la ten­sión ar­te­rial, al­te­ran­do el sis­te­ma hor­mo­nal y fa­vo­re­cien­do la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des”.

Me­jor, to­mo al­go

Es­cu­char al cuer­po ne­ce­si­ta tran­qui­li­dad, pa­cien­cia y me­di­ta­ción. Hoy, cuan­do al­go nos due­le, lo que nos ven­den en la far­ma­cia es más rá­pi­do, ¿por qué es­pe­rar el tiem­po que pro

po­ne el mé­to­do de Ber­teu­ris? : “A mi en­ten­der, la tec­no­lo­gía más im­por­tan­te que desa­rro­lló el hombre es la co­mu­ni­ca­ción. El po­der co­mu­ni­car­me con el otro me per­mi­te de­cir­le qué me pa­sa, qué sien­to y qué quie­ro. Ha per­mi­ti­do que los avan­ces de la hu­ma­ni­dad pue­dan ser tras­la­da­dos a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. La co­mu­ni­ca­ción es a tra­vés de dis­tin­tos idio­mas, pe­ro es­cu­char al cuer­po tie­ne un idio­ma uni­ver­sal y úni­co. Eu­ge­ne Gend­lin fue quien em­pe­zó a dar for­ma cien­tí­fi­ca a es­ta for­ma de co­mu­ni­ca­ción que te­ne­mos to­dos los hu­ma­nos, la sis­te­ma­ti­zó y cons­tru­yó una mo­da­li­dad de es­cu­cha que bau­ti­zó con el nom­bre de fo­cu­sing. El EPEP to­ma ese len­gua­je de ex­pre­sión y lo de­co­di­fi­ca en su téc­ni­ca. La es­cu­cha del cuer­po es la ma­ni­fes­ta­ción de esos pen­sa­mien­tos y, si una per­so­na apren­de a es­cu­char a su cuer­po, en­tien­de qué le es­tá pa­san­do en es­te mo­men­to por­que el len­gua­je del cuer­po no mien­te, no ra­cio­na­li­za, no tie­ne re­sis­ten­cias, es la verdad, es lo que

sien­te y le pa­sa fren­te a cual­quier he­cho”.

Su­pon­ga­mos que en­ten­di­mos que si nos agi­ta­mos a po­co de ha­cer una ca­rre­ri­ta pa­ra lle­gar a tiem­po te­ne­mos pro­ble­mas con el ci­ga­rri­llo y los pul­mo­nes. Pe­ro ¿ sa­be­mos es­cu­char igual a los do­lo­res de ca­be­za, ese de la pan­za que se va en un ra­to? A esos,

Ber­teu­ris los lla­ma su­su­rros: “Ese len­gua­je del cuer­po es cons­tan­te y es­tá pre­sen­te des­de el na­ci­mien­to. El ni­ño sien­te en el cuer­po, ya sea ham­bre, mo­les­tias, do­lor, y lo ex­pre­sa con llan­to.

Si al­guien quie­re con­tar­le al­go im­por­tan­te a otro, co­mien­za ha­cién­do­lo en voz ba­ja. El cuer­po ha­ce lo mis­mo, lo ma­ni­fies­ta con una le­ve pre­sión en la fren­te o al­go ra­ro en la gar­gan­ta, tal vez una sen­sa­ción ex­tra­ña en el pe­cho o un le­ve ma­les­tar en el vien­tre. Na­da im­por­tan­te pa­ra las per­so­nas en ge­ne­ral y muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros. Eso es el su­su­rro, así co­mien­za el men­sa­je. Pe­ro ¿qué pa­sa si la per­so­na a la que la es­tás ha­blan­do no te es­cu­cha y lo que le que­rés de­cir es im­por­tan­te? Ele­vás el tono de tu voz. El cuer­po ha­ce lo mis­mo. Las mo­les­tias son más in­ten­sas, due­len los hom­bros, la gar­gan­ta, te­nés espasmos in­tes­ti­na­les, sube la ten­sión ar­te­rial. Y si aun no es­cu­chás, gri­ta. Apa­re­ce un sín­to­ma fí­si­co im­por­tan­te que nos obli­ga a de­te­ner to­do aque­llo que ha­cía­mos y, en­ton­ces, to­ma­mos co­mo cau­sa ese mo­men­to y nos me­di­ca­mos, pe­ro la cau­sa ver­da­de­ra, si se en­tien­de es­te men­sa­je del cuer­po, es otra”.

El pen­sa­mien­to es la far­ma­cia

Cuan­do una en­fer­me­dad es­tá ins­ta­la­da, due­le y el pa­cien­te no pue­de me­nos que odiar a su cuer­po. Cuan­do lle­ga la an­cia­ni­dad y la in­mo­vi­li­dad,

es inevi­ta­ble pe­lear­se con ellas. “Lo peor que pue­de ha­cer una per­so­na en­fer­ma es odiar­se u odiar a su cuer­po. Ca­da pen­sa­mien­to lle­ga a to­das las cé­lu­las y el odio o la bron­ca li­be­ran sus­tan­cias quí­mi­cas que agra­van el do­lor o cual­quier otro sín­to­ma fí­si­co. A tra­vés de nues­tra téc­ni­ca, se le en­se­ña a las per­so­nas a ele­gir pen­sa­mien­tos que co­la­bo­ren con el tra­ta­mien­to que es­tá re­ci­bien­do de su mé­di­co. El pen­sa­mien­to en su to­ta­li­dad es una gran far­ma­cia en la que se pue­den ele­gir pen­sa­mien­tos que cal­men el do­lor o que con­tri­bu­yan a po­ten­ciar los anal­gé­si­cos que se es­tán to­man­do por in­di­ca­ción pro­fe­sio­nal”.

Co­mo no se tra­ta de ma­gia ni de es­pe­ran­za, sino de ex­pec­ta­ti­va, el EPEP va dan­do mues­tras de sus re­sul­ta­dos en ca­da ca­so y en ca­da ex­pe­rien­cia in­di­vi­dual

o de con­jun­to. “Te­ne­mos al­gu­nos ca­sos sor­pren­den­tes pe­ro son ais­la­dos. No po­de­mos sis­te­ma­ti­zar­los. El cuer­po se sin­tió es­cu­cha­do y cal­mó to­dos los sín­to­mas o los hi­zo des­apa­re­cer. Pe­ro no po­de­mos pro­me­ter­le es­to a las per­so­nas, por­que de­pen­de más de la es­cu­cha que de no­so­tros. El EPEP es una en­se­ñan­za, al­gu­nas per­so­nas apren­den muy rá­pi­do y mu­cho más de lo es­pe­ra­do pe­ro es­tán muy fue­ra de la

me­dia”, di­ce Ber­teu­ris.

¿Y si ha­go te­ra­pia?

Pa­ra Ber­teu­ris, és­ta es la di­fe­ren­cia: “El EPEP es una en­se­ñan­za, en­se­ña­mos a sen­tir el cuer­po, a ela­bo­rar sus­tan­cias quí­mi­cas a tra­vés del pen­sa­mien­to, a sen­tir­se bien, a en­con­trar al­go po­si­ti­vo en cual­quier si­tua­ción, a po­ten­ciar al má­xi­mo los pro­pios re­cur­sos, a con­cre-

tar los pro­pó­si­tos pro­pó­si­tos, a trans­for­mar el de­de­seo en al­go tan­gi­ble, fí­si­co, real”.

Por eso, es­ta prác­ti­ca va más allá de lo in­di­vi­dual y es­te equi­po de pro­fe­sio­na­les la ex­ten­dió a otras áreas: “Es­ta­mos desa­rro­llán­do­nos en em­pre­sas y el de­por­te, en aso­cia­ción con la coach en PNL, Ana­lía Pérez.

El EPEP per­mi­te desa­rro­llar en las per­so­nas la ex­ce­len­cia que se es­tá bus­can­do. Ac­tual­men­te, lo es­ta­mos em­plean­do den­tro de las em­pre­sas en la so­lu­ción de con­flic­tos o en el desa­rro­llo de al­go nue­vo. Ayu­da­mos a los gru­pos de tra­ba­jo a que con­si­gan el pro­pó­si­to que es­tán bus­can­do: si los in­te­gran­tes de un gru­po apren­den a es­cu­char el cuer­po y en­tien­den los pen­sa­mien­tos que se opo­nen a la con­cre­ción de un ob­je­ti­vo, com­pren­den de dón­de pro­vie­nen esos pen­sa­mien­tos, los pue­den mo­di­fi­car y lo­grar que to­do su ce­re­bro tra­ba­je pa­ra la con­cre­ción del pro­pó­si­to es­ta­ble­ci­do por la pre­si­den­cia o di­rec­ción de la em­pre­sa. Es de­cir, se ha crea­do una men­te co­mún o una men­te co­lec­ti­va. En el de­por­te pa­sa lo mis­mo. El de­por­tis­ta, por lo ge­ne­ral, no con­si­gue lo que se pro­po­ne por­que deja que sus pen­sa­mien­tos lo boi­co­teen. Eli­ge pen­sa­mien­tos de mie­do o des­va­lo­ri­za­ción cuan­do tie­ne que en­fo­car­se en el éxi­to: no es bueno pa­tear un pe­nal con mie­do o ha­cer un sa­que te­mien­do fa­llar. Es el mo­men­to de fluir y es­to tam­bién se en­se­ña”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.