AB­DO­MI­NA­LES BIEN FE­ME­NI­NOS

La gym hipopresiva con­tro­la la in­con­ti­nen­cia y me­jo­ra la se­xua­li­dad

Mia - - PORTADA - Por Les­lie Mon­ta­ña*

El pa­dre de la gim­na­sia hipopresiva, Mar­cel Cau­friez, doc­tor en Cien­cias de la Mo­tri­ci­dad y es­pe­cia­lis­ta en reha­bi­li­ta­ción y re­edu­ca­ción uro-gi­ne­co­ló­gi­ca, en­con­tró en la dé- ca­da de los 80 una ma­ne­ra efi­caz y rá­pi­da de re­du­cir los cen­tí­me­tros de la cin­tu­ra. Sin em­bar­go, con el pa­so del tiem­po, es­ta téc­ni­ca vol­vió al ori­gen de la in­ves­ti­ga­ción del es­pe­cia­lis­ta que fue la de re­cu­pe­rar el tono del sue­lo pél­vi­co fe­me­nino pa­ra po­ner re­es­ta­ble­cer sus fun­cio­nes y ele­var el de­seo se­xual, es­pe­cial­men­te en el pos­par­to.

La prác­ti­ca hipopresiva con­si­gue una ac­ti­va­ción re­fle­ja de la mus­cu­la­tu­ra pos­tu­ral de la fa­ja abdominal y del sue­lo pél­vi­co y una dis­mi­nu­ción de la pre­sión en és­te que fa­ci­li­ta la irri­ga­ción san­guí­nea y la reha­bi­li­ta­ción a ni­vel fun­cio­nal y se­xual. Se tra­ta de un ejer­ci­cio muy com­ple­to que, ade­más, con­tri­bu­ye a re­du­cir la ta­lla de la cin­tu­ra y a con­se­guir una pan­za bien cha­ta. A di­fe­ren­cia de otros sis­te­mas de en­tre­na­mien­to, los ab­do­mi­na­les hi­po­pre­si­vos tra­tan de for­ma efi­caz pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la in­con­ti­nen­cia uri­na­ria de es­fuer­zo, la es­ta­bi­li­dad

de la co­lum­na ver­te­bral, el tono de la fa­ja abdominal y dis­fun­cio­nes se­xua­les, en­tre otros.

Cam­bio de tác­ti­ca

Cuan­do ha­ce­mos los clá­si­cos ab­do­mi­na­les (en los que el tron­co se le­van­ta del sue­lo pa­ra acer­car­se a la pel­vis), el vien­tre se abom­ba ha­cia fue­ra por­que se con­traen los rec­tos, el dia­frag­ma pre­sio­na a las vís­ce­ras y és­tas al pe­ri­né, que des­cien­de de­bi­do a la so­bre­car­ga. La con­se­cuen­cia es el au­men­to de la pre­sión so­bre el sue­lo pél­vi­co que pue­de pro­vo­car o em­peo­rar la in­con­ti­nen­cia uri­na­ria y pro­lap­sos.

En cam­bio, con los hi­po­pre­si­vos tra­ba­jann los múscu­los ab­do­mi­na­les de ma­ne­ra glo­bal, ya que se ejer­ci­tan los trans­ver­sos y los obli­cuos, que son los que dan for­ma a la cin­tu­ra. Ade­más, es­tos ejer­ci­cios se rea­li­zan en ap­nea –es de­cir, sin ai­re den­tro– lo que ele­va el dia­frag­ma pa­ra re­du­cir la pre­sión so­bre el pe­ri­né y és­te se ejer­ci­ta gra­cias a la con­trac­ción ha­cia arri­ba de los múscu­los del ab­do­men.

El tra­ba­jo de res­pi­ra­ción ayu­da a apren­der a re­la­jar el dia­frag­ma, que ac­túa de ma­ne­ra re­fle­ja con el sue­lo pél­vi­co.

La fun­ción de ca­da múscu­lo

En el ca­so de la fa­ja abdominal y el sue­lo pél­vi­co, la mus­cu­la­tu­ra ac­túa a mo­do de pa­red, se­pa­ran­do y pro­te­gien­do los ór­ga­nos in­ter­nos no só­lo de agre­sio­nes ex­ter­nas sino tam­bién fren­te a in­cre­men­tos de la pre­sión in­ter­na pro­du­ci­dos por un es­fuer­zo de­ter­mi­na­do.

El mé­to­do hi­po­pre­si­vo con­si­gue re­pro­gra­mar la fa­ja abdominal pa­ra que, de for­ma re­fle­ja, la mus­cu­la­tu­ra au­men­te el tono de ba­se y me­jo­re la con­trac­ción in­cons­cien­te fren­te a di­chas si­tua­cio­nes hi­per­pre­si­vas. Es­to es re­co­men­da­ble por­que, con los años, la fa­ja abdominal y el sue­lo pél­vi­co se van des­pro­gra­man­do; es de­cir, van per­dien­do la fun­ción pa­ra la que es­tán di­se­ña­dos y, por eso, mu­chas mu­je­res su­fri­mos de di­ver­sas pa­to­lo­gías es­truc­tu­ra­les co­mo her­nias, in­con­ti­nen­cia uri­na­ria, dis­fun­cio­nes se­xua­les o caí­das de ór­ga­nos in­ter­nos que afec­tan a nues­tra vi­da y nues­tra

sa­lud.

La in­con­ti­nen­cia uri­na­ria es un pro­ble­ma fre­cuen­te y mu­chas mu­je­res afec­ta­das no lo con­si­de­ran un tras­torno de sa­lud, ig­no­ran­do que se pue­de pre­ve­nir y ali­viar. Afec­ta a un 30% de las mu­je­res an­tes de los 60 años y a 1 de ca­da 3 des­pués de esa edad. Su ori­gen es­tá en el de­te­rio­ro del sue­lo pél­vi­co tras de­bi­li­tar­se la mus­cu­la­tu­ra abdominal, cau­sa­do no só­lo por el em­ba­ra­zo y el par­to sino

tam­bién por la me­no­pau­sia, mo­men­to en que hay un des­cen­so de es­tró­ge­nos acom­pa­ña­do por pér­di­da de ma­sa mus­cu­lar; los de­por­tes de al­to im­pac­to, co­mo el jum­ping o co­rrer, o sim­ple­men­te por re­pe­tir si­tua­cio­nes a lo lar­go del tiem­po en las que se ele­ve la pre­sión in­tra­ab­do­mi­nal. Es­te pro­ble­ma y dis­fun­cio­nes en las re­la­cio­nes se­xua­les coita­les (do­lor va­gi­nal y fal­ta de or­gas­mos o di­fi­cul­tad pa­ra al­can­zar­los) son los pro­ble­mas más fre­cuen­tes por los que las mu­je­res ha­cen con­sul­tas mé­di­cas tras el par­to o la me­no­pau­sia.

En los hom­bres, la mus­cu­la­tu­ra abdominal pa­de­ce me­nor de­te­rio­ro por su con­fi­gu­ra­ción anató­mi­ca y por no da­ñar­se con par­tos pe­ro en al­gu­nos ca­sos, tam­bién su­fren pér­di­da de tono, tras­torno que pue­de cau­sar­les in­con­ti­nen­cia uri­na­ria y di­fi­cul­ta­des de erec­ción.

*Ins­truc­to­ra del Mé­to­do de Gim­na­sia Abdominal Hipopresiva, ins­truc­to­ra de RPG, Pi­la­tes y Ma­so­te­ra­pia en Kens­hõ Sa­lud y Bie­nes­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.