Ali­men­tos que nos ayu­dan a ver­nos me­jor

Di­cen los es­pe­cia­lis­tas que so­mos lo que co­me­mos, en­ton­ces, pro­cu­rá que al­gu­nos ali­men­tos no fal­ten en tu pla­to, pa­ra man­te­ner tu pe­lo, piel y uñas ra­dian­tes

Mia - - SUMARIO - Por Lau­ra La­go­mar­sino

Mien­tras que un brus­hing y un to­que de blush pue­den ayu­dar­te a op­ti­mi­zar tu look, al­gu­nas de las he­rra­mien­tas de be­lle­za más po­de­ro­sas se en­cuen­tran en dos de los lu­ga­res me­nos pen­sa­dos: ¡en la ver­du­le­ría y en el su­per­mer­ca­do! Así es que los gus­tos gas­tro­nó­mi­cos tie­ne un gran efec­to en nues­tra apa­rien­cia. Y los re­sul­ta­dos se ob­ser­van rá­pi­da­men­te. “En só­lo 28 días –el ci­clo vi­tal de tu piel- una die­ta nu­tri­ti­va pue­de otor­gar­te una ter­su­ra, bri­llo e hi­dra­ta­ción mu­cho ma­yor a la que po­dría pro­me­ter­te cual­quier der­mo­cos­mé­ti­co usa­do in­di­vi­dual­men­te”, ex­pli­ca el Dr. Adrián Jai­me, Di­rec­tor del Me­di­cal Con­sul­ting que lle­va su nom­bre.

Aquí, 10 ali­men­tos que te­nés que in­cor­po­rar a tu menú dia­rio:

ARÁNDANOSY GRA­NA­DA. Am­bas fru­tas es­tán re­ple­tas de an­ti­oxi­dan­tes lla­ma­dos an­to­cia­ni­nas, que otor­gan pro­tec­ción con­tra la se­que­dad y la for­ma­ción de lí­neas fi­nas me­dian­te la neu­tra­li­za­ción de los ra­di­ca­les li­bres que da­ñan la piel. Ade­más, se­gún el Dr. Jai­me, su al­to con­te­ni­do de vi­ta­mi­na C in­cre­men­ta la pro­duc­ción de tres ti­pos de co­lá­ge­nos dis­tin­tos, ade­más de elas­ti­na y re­ti­cu­li­na, que man­tie­nen la piel ter­sa y tur­gen­te. Y son idea­les pa­ra la die­ta ya que una ta­za con­tie­ne me­nos de 100 ca­lo­rías.

CHO­CO­LA­TE NE­GRO. Se su­po­ne que los gra­ni­tos tí­pi­cos de la ado­les­cen­cia sue­len ser, en par­te, pro­duc­to del gran con­su­mo de go­lo­si­nas con cho­co­la­te. Pe­ro de acuer­do con el Dr. Jai­me, ja­más se lle­gó a com­pro­bar que el cho­co­la­te cau­se es­tos bro­tes de ac­né. De he­cho, él ase­gu­ra que es­ta dul­ce ten­ta­ción con­tie­ne al­tos ni­ve­les de fla­vo­noi­des, po­ten­tes an­ti­oxi­dan­tes que ayu­dan a la piel a pro­te­ger­se del da­ño so­lar y au­men­tan la irri­ga­ción san­guí­nea de los te­ji­dos, de­ján­do­la nu­tri­da y tur­gen­te.

Lo más re­co­men­da­ble es con­su­mir aquel cho­co­la­te cu­ya fór­mu­la con­ten­ga por lo me­nos 70 por cien­to de ca­cao (po­see más an­ti­oxi­dan­tes), y ob­via­men­te, se de­be in­ge­rir con mo­de­ra­ción. Si te sa­bés ca­paz de co­mer­te una ta­ble­ta XL de cho­co­la­te en mi­nu­tos, más va­le op­tar por com­prar los ta­ma­ños in­di­vi­dua­les.

ES­PI­NA­CA. Po­pe­ye con­su­mía es­tas sa­lu­da­bles ho­jas ver­des pa­ra pro­cu­rar múscu­los fuertes, pe­ro los be­ne­fi­cios son mu- chos más que for­ta­le­cer los bí­ceps. La es­pi­na­ca es otra de las ver­du­ras sú­per po­de­ro­sas re­ple­ta de nu­trien­tes vi­ta­les y an­ti­oxi­dan­tes que pro­te­gen de la in­fla­ma­ción y el da­ño de los ra­di­ca­les li­bres, pre­cur­so­res de las lí­neas fi­nas y arru­gas. Ade­más, es­tá en­ri­que­ci­da con un ti­po de an­ti­oxi­dan­te lla­ma­do lu­teí­na, que ayu­da a que los ojos se man­ten­gan sa­lu­da­bles y vi­va­ces. Lo más im­por­tan­te, la es­pi­na­ca es una fuen­te enor­me de vi­ta­mi­na A (be­ta­ca­ro­teno), que ace­le­ra la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar y ma­xi­mi­za la sua­vi­dad de la piel. Y gra­cias a es­te be­ta­ca­ro­teno, el cuer­po ge­ne­ra su pro­pio re-

ti­nol, que le apor­ta a la piel fir­me­za y elas­ti­ci­dad. “Tam­bién con­tie­ne fo­la­tos y oli­go­ele­men­tos, ver­da­de­ros ge­ne­ra­do­res de la piel de se­da”, cuen­ta el Dr. Jai­me. Por to­do es­to y su ba­jo apor­te ca­ló­ri­co: una ta­za de es­pi­na­ca cru­da tie­ne só­lo 7 ca­lo­rías y 55 por cien­to de la can­ti­dad dia­ria re­co­men­da­da de vi­ta­mi­na A (700 IU). Pa­ra va­riar la die­ta, se pue­de re­em­pla­zar la es­pi­na­ca por co­li­flor, repollo o acel­ga, to­dos tie­ne los mis­mos sú­per po­de­res nutritivos.

NUE­CES. No es ne­ce­sa­rio roer más nue­ces que una ar­di­lla pa­ra dis­fru­tar de sus nu­me­ro­sos be­ne­fi­cios: piel más sua­ve, pe­lo ul­tra bri­llo­so, vi­sión sa­lu­da­ble, y hue­sos más fuertes. Con in­ge­rir 30 gra­mos de nue­ces (al­re­de­dor de 14 mi­ta­des) so­las o en en­sa­la­das, pas­tas o pos­tres te van a pro­por­cio­nar los re­que­ri­mien­tos dia­rios de nu­trien­tes (de­no­mi­na­dos áci­dos gra­sos ome­ga-3 y vi­ta­mi­na E) que son los res­pon­sa­bles de es­tos ma­ra­vi­llo­sos re­sul­ta­dos. Tam­bién se pue­den su­mar otro ti­po de fru­tos se­cos pre­mium co­mo pistachos y ave­lla­nas.

YO­GUR. Una ta­za de yo­gur des­cre­ma­do apor­ta la mi­tad de los re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les dia­rios de cal­cio con 450 mi­li­gra­mos del nu­trien­te –y el cal­cio es la cla­ve pa­ra te­ner uñas y dien­tes fuertes. Ade­más, los 240 gra­mos con­tie­nen 2 gra­mos de zinc (el 25% del va­lor nu­tri­cio­nal dia­rio), que ayu­da a cal­mar la in­fla­ma­ción, tra­ta la ro­sá­cea, y es­ti­mu­la la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar. “Va­le te­ner en cuen­ta que es­te re­cam­bio ce­lu­lar es pre­ce­di­do por una pro­fun­da de­pu­ra­ción y de­to­xi­fi­ca­ción de la piel pro­duc­to de las lac­to­bacy­llus del yo­gurt”,

ex­pli­ca el Dr. Jai­me.

TO­MA­TES. Una nue­va fra­se de­be­ría ser “Un to­ma­te por día man­ten­drá le­jos al der­ma­tó­lo­go”.Ya sea que es­ta fru­ta es­té cor­ta­da en ro­da­jas, o he­cha en sal­sa, com­po­ta o dul­ce, ayu­da a la piel a pro­te­ger­se de los da­ños de la ra­dia­ción so­lar y otros fac­to­res am­bien­ta­les gra­cias a su in­gre­dien­te cla­ve, un an­ti­oxi­dan­te lla­ma­do li­co­peno. Aun­que pa­rez­ca ra­ro, el li­co­peno po­see una ma­yor con­cen­tra­ción en el to­ma­te cocido, una bue­na ra­zón pa­ra op­tar por una sal­sa ro­ja en lu­gar de otra a ba­se de cre­ma.

Las gra­sas sa­lu­da­bles ayu­dan a au­men­tar la ca­pa­ci­dad del cuer­po pa­ra ab­sor­ber el li­co­peno y otros nu­trien­tes, por eso el mé­di­co acon­se­ja con­su­mir una por­ción dia­ria de to­ma­tes con un cho­rri­to de acei­te de oli­va, un to­que de vi­na­gre­ta, o una ro­da­ja de pal­ta.

KI­WIS. "Den­tro de ese en­vol­to­rio hay un pre­mio ver­de re­ple­to de vi­ta­mi­na C, que ayu­da a es­ti­mu­lar la sín­te­sis de co­lá­geno, re­pa­ra el da­ño del ADN ce­lu­lar, y for­ta­le­cer los va­sos san­guí­neos

y fo­lícu­los pi­lo­sos", di­ce Jai­me. Ade­más, con­tie­ne áci­do li­poi­co, qui­zás el an­ti­oxi­dan­te más im­por­tan­te pa­ra la piel. Un ki­wi con­tie­ne ca­si to­da la vi­ta­mi­na C que se ne­ce­si­ta por día, y lo me­jor: con só­lo 42 ca­lo­rías. Se pue­den su­mar al­gu­nas ro­da­jas en el desa­yuno, in­cor­po­ra­los en li­cua­dos, o cor­tar­los en cu­bi­tos y usar­los de top­ping en pos­tres y he­la­dos.

EDA­MA­ME (vai­nas de so­ja). Si la mi­sión es con­se­guir una piel más ter­sa, ¡en la so­ja es­tá la res­pues­ta! Las in­ves­ti­ga­cio­nes mues­tran que las iso­fla­vo­nas de los ali­men­tos a ba­se de so­ja -in­clu­yen­do to­fu, le­che de so­ja, y eda­ma­me- pue­den ali­viar la in­fla­ma­ción y evi­tar la de­gra­da­ción de las fi­bras de co­lá­geno, de­jan­do la piel con una ma­yor tur­gen­cia y una apa­rien­cia más li­sa. No hay un ídi­ce del va­lor nu­tri­cio­nal dia­rio pa­ra la so­ja, pe­ro una ra­ción dia­ria es sa­na y be­ne­fi­cio­sa. In­cor­po­rá le­che de so­ja en el ca­fé ma­tu­tino y es­par­cí me­dia ta­za de eda­ma­me cocido en en­sa­la­das o pas­tas.

BA­TA­TA, ZA­NAHO­RIA y CA

LABAZA. Es­tos ma­ra­vi­llo­sos ve­ge­ta­les anaran­ja­dos con­tie­nen gran­des can­ti­da­des de un be­ne­fi­cio­so in­gre­dien­te pro be­lle­za: be­ta­ca­ro­teno, el cual tu cuer­po con­vier­te en el re­ti­nol lo­gran­do una piel más sua­ve, y ade­más ayu­dan­do a pro­te­ger la der­mis del da­ño so­lar acu­mu­la­do.

TÉ VER­DE. To­má una pau­sa re­lax con es­ta in­fu­sión me­ga an­ti­oxi­dan­te re­ple­ta de ca­te­qui­nas, que ayu­dan a pre­ve­nir cier­tos ti­pos de cán­cer de piel, evi­tan las que­ma­du­ras so­la­res y son las pre­cur­so­ras de un gran efec­to an­ti­aging en la piel ge­ne­ran­do el re­tro­ce­so de da­ños y el re­ju­ve­ne­ci­mien­to de la der­mis por com­ple­to. La va­rie­dad de té con ma­yor con­cen­tra­ción de ca­te­qui­nas se lla­ma mat­cha. Pa­ra ob­te­ner to­dos es­tos be­ne­fi­cios, hay que be­ber dos ta­zas dia­rias. Si no sos fan del té, pro­bá es­pol­vo­rean­do tu yo­gurt o li­cua­do con pol­vo de mat­cha (dis­po­ni­ble en die­té­ti­cas). Y si es­tás tra­tan­do de dis­mi­nuir la ca­feí­na, es una ex­ce­len­te op­ción. Con só­lo 26 mi­li­gra­mos de ca­feí­na por ta­za, el té ver­de con­tie­ne apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad que una ta­za de té ne­gro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.