Po­ner­se en el lu­gar del otro

Mia - - SUMARIO - Por el lic. Die­go Lo Des­tro* * Fi­ló­so­fo. Di­rec­tor de D& L Group LATAM. www. dl­groupltam. com. https:// www. fa­ce­book. com/ lo­des­tro­di

El es­tar dis­pues­tos a ex­pe­ri­men­tar des­de nues­tro mun­do el mun­do del otro es el ma­yor ac­to de le­gi­ti­ma­ción ha­cia quien di­ri­gi­mos nues­tra em­pa­tía

Una de las co­sas que apren­dí cuan­do te­nia unos 10 años es que las es­ca­le­ras no son to­das igua­les. Era mar­zo de 1990 y mi pa­pá ha­bía de­ci­di­do via­jar a Eu­ro­pa con el fin de con­se­guir tra­ba­jo y al­go de es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. Fue un día atí­pi­co: nos le­van­ta­mos tem­prano y sa­li­mos en ca­ra­va­na fa­mi­liar ha­cia el ae­ro­puer­to de Ezei­za.

Lle­gó el mo­men­to de des­pe­dir­se fren­te a la fa­tí­di­ca es­ca­le­ra me­cá­ni­ca. Na­da fue más ra­ro que esa sen­sa­ción de mi pa­pá mi­ran­do ha­cia aba­jo y su­bien­do po­co a po­co en un tra­yec­to eterno. Lue­go, vol­vi­mos a ca­sa.Yo es­ta­ba bien, sal­vo por el he­cho de que me sen­tía al­go más gran­de. No llo­ré, so­lo me sen­tí más res­pon­sa­ble, el ma­yor de los cua­tro her­ma­nos.

Lle­ga­mos a ca­sa y to­do se­guía más o me­nos igual aun­que al­go va­cío, co­mo si hu­bie­ra un eco flo­tan­do en el am­bien­te. Mi ma­má se en­ce­rró en su habitación y, cuan­do en­tré tras ella, la des­cu­brí abra­zan­do una vie­ja ca­mi­sa a cua­dros, des­he­cha en lá­gri­mas, llo­ran­do ba­ji­to la au­sen­cia de mi pa­dre. . No en­ten­día muy bien por qué llo­ra­ba tan pro--fu­sa­men­te si, al fin y al ca­bo, nos vol­ve­ría­mos a ver pron­to.

Pa­sa­ron va­rios días y vi esa es­ce­na ca­si to­das s las ve­ces. No pre­gun­té nun­ca na­da. Una tar­de, a es­con­di­das, me me­tí en la habitación, to­mé la caa­mi­sa y me ti­ré en la ca­ma es­tre­chán­do­la con­tra a mi ca­ra, en un in­ten­to por dar­le sen­ti­do a lo que e pa­sa­ba. Eso fue to­do lo que ne­ce­si­té pa­ra en­tra­rar de lleno en la ex­pe­rien­cia de mi ma­dre. Ya no o me pu­de con­te­ner, el olor a mi pa­pá me tras­la­dóó a su pre­sen­cia, fue tan fuer­te que bo­ca­na­das de llan­to aflo­ra­ron sin con­ten­ción. Aho­ra sa­bia po­ror qué ella llo­ra­ba.

En mi memoria, és­ta es una de las ex­pe­rien­cia­sas más ví­vi­das que ten­go aun­que du­ran­te años no su­pe su nom­bre. Aho­ra sé que se lla­ma em­pa­tía­tía esa ca­pa­ci­dad de po­ner­se en el lu­gar del otro, ca­si li­te­ral­men­te li­te­ral­men­te. Tam­bién sé que no se vuel­ve atrás des­pués de una ex­pe­rien­cia que im­preg­na el alma.

¿Cuán­tas ve­ces hu­bié­ra­mos que­ri­do que al­guien se pu­sie­ra ver­da­de­ra­men­te en nues­tro lu­gar en vez de me­ra­men­te de­cir­lo? ¿Cuán­tas opor­tu­ni­da­des per­de­mos de em­pa­ti­zar con otros por te­mor a per­der nues­tra for­ma de ver las co­sas?

El es­tar dis­pues­tos a ex­pe­ri­men­tar el mun­do del otro des­de el nues­tro es el ma­yor ac­to de le­gi­ti­ma­ción ha­cia quien di­ri­gi­mos nues­tra em­pa­tía. Sin em­bar­go, el te­mor a des­po­seer­nos de nues­tro pun­to de vis­ta, en pos de es­tar pre­sen­tes pa­ra nues­tro in­ter­lo­cu­tor, ame­na­za la eje­cu­ción de es­te ac­to su­bli­me.

La em­pa­tía es la ex­pe­rien­cia de acep­ta­ción de la to­ta­li­dad del otro, in­de­pen­dien­te­men­te de su pun­to de vis­ta. So­lo pue­de apa­re­cer el jui­cio y la opi­nión en la fal­ta de em­pa­tía y acep­ta­ción. Va más allá de po­ner­nos en ‘sus za­pa­tos’, es me­ter­nos en su cuer­po, ver co­mo ve, oír lo que oye y có­mo lo oye, sen­tir y emo­cio­nar­se co­mo sien­te y se emo­cio­na. Es un ac­to de la vo­lun­tad por el cual nos des­po­ja­mos de no­so­tros mis­mos y nues­tra in­di­vi­dua­li­dad pa­ra per­mi­tir que el es­pí­ri­tu del otro nos po­sea mo­men­tá­nea­men­te y ex­pe­ri­men­tar por unos ins­tan­tes ser el otro.

¿Quié­nes ne­ce­si­tan a tu al­re­de­dor de tu ver­da­de­ra em­pa­tía? Un ac­to de com­ple­ta em­pa­tía pue­de fre­nar una dis­cu­sión, sa­nar un víncu­lo, ali­viar el do­lo ajeno.

DeD un ac­to de ver­da­de­ra em­pa­tía no se vuel­ve. No hay re­torno. No hay vuel­ta atrás cuan­do so­mos­som ca­pa­ces de ver, oír y sen­tir con el alma des­do­bla­da.des

La ex­pe­rien­cia de al­guien que em­pa­ti­za ver­da­de­ra­men­te­de con no­so­tros pue­de ser tan in­ten­sa que­qu po­de­mos ex­pe­ri­men­tar la pre­sen­cia to­tal y ple­na­ple acom­pa­ñán­do­nos, sin sa­ber dón­de em­pie­za el otro y ter­mi­na­mos no­so­tros. Se des­di­bu­jan los lí­mi­tes de la in­di­vi­dua­li­dad y la otre­dad.

La em­pa­tía es una ha­bi­li­dad cla­ve en el li­de­ra­raz­go. Pa­ra po­der li­de­rar al otro, hay que po­der exex­pe­ri­men­tar las emo­cio­nes del otro, sa­ber qué lo mo­ti­va, qué le im­por­ta, cuá­les son sus va­lo­re­res, qué le due­le y qué lo ha­ce fe­liz, cuá­les son su­sus mie­dos y de qué se de­fien­de.

Nues­tros co­la­bo­ra­do­res ne­ce­si­tan de nuestrtra em­pa­tía pa­ra en­tre­gar­nos sus ta­len­tos y hha­bi­li­da­des de mo­tus pro­pio.

No hay po­si­bi­li­da­des de ha­cer Coaching een la ca­ren­cia de em­pa­tía. Ha­ce­mos Coaching ddes­de las pro­pias he­ri­das, pe­ro tam­bién con la ex­pe­ri­men­ta­ción de las he­ri­das­he del otro. So­lo ahí sur­gen las pre­gun­tas más po­de­ro­sas, las ac­cio­nes más re­ve­la­do­ras y los cam­bios más pro­fun­dos, en un ac­to to­tal de con­fian­za e in­ti­mi­dad.

Aque­llos de mi in­fan­cia fue­ron tres me­ses di­fí­ci­les. Nun­ca me acos­tum­bré a la au­sen­cia de mi pa­pá y creo que hoy, aun sien­do adul­to, tam­po­co me acos­tum­bro. Si­go sin­tien­do su olor en mi men­te, co­mo si es­tu­vie­ra mi alma im­preg­na­da de ese aro­ma dis­tin­to. To­da­vía pue­do ver la os­cu­ri­dad de la ca­sa, oír su eco, sen­tir la habitación fría y la ca­ra mo­ja­da con gus­to a sal. Pa­ra mí, la em­pa­tía tie­ne olor y sa­bor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.