Los her­ma­nos no son igua­les

Mia - - SUMARIO - Por Fanny Ber­ger

La creen­cia es una idea fi­ja con un fuer­te men­sa­je que di­gi­ta la vi­da de las per­so­nas. En la vi­da dia­ria observamos có­mo los her­ma­nos tie­nen fuertes creen­cias que ni si­quie­ra cues­tio­nan y que in­flu­yen en la vi­da de ca­da uno de ellos. La fa­mi­lia es un sis­te­ma com­pues­to por otros sub­sis­te­mas: la pa­re­ja con­yu­gal y los her­ma­nos. En el sub­sis­te­ma her­ma­nos observamos mu­chas creen­cias que in­ci­den en la vi­da dia­ria de ellos.

Una es la creen­cia de que to­dos los her­ma­nos tie­nen que re­ci­bir lo mis­mo, pues se par­te de la ba­se de que to­dos son igua­les. Ca­da her­mano es dis­tin­to y tie­ne que di­fe­ren­ciar­se de los otros pa­ra lle­gar a la ma­du­rez y con­ver­tir­se en un ser in­de­pen­dien­te.p El pa­dre o ma­dre pue­de ele­gir co­lo­car­se pa­ra mi­rar a sus hi­jos dos len­tes dis­tin­tos y opues­tos: el len­te de la em­pa­tía y el de las ex­pec­ta­ti­vas. El úni­co len­te que ayu­da en la vi­da es de la em­pa­tía, pues pue­de cap­tar la reali­dad tal cual es. En cam­bio, el de las ex­pec­ta­ti­vas dis­tor­sio­na la mi­ra­da que se tie­ne ha­cia ca­da hi­jo en par­ti­cu­lar.

Hay her­ma­nos que an­te de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes de la vi­da co­ti­dia­na ne­ce­si­tan el abra­zo, el con­tac­to fí­si­co de sus pa­dres, pa­la­bras de alien­to, otros, en cam­bio, fren­te a la mis­ma vi­ci­si­tud sien­ten ga­nas de en­ce­rrar­se en el cuar­to y de no ha­blar del te­ma. Es­to tie­ne que ver con có­mo ca­da ser hu­mano en­fren­ta dis­tin­tas cir­cuns­tan­cias del de­ve­nir dia­rio. Es muy im­por­tan­te que los pa­dres co­noz­can las ne­ce­si­da­des afec­ti­vas de sus hi­jos y las res­pe­ten. Ob­ser­vo ma­dres que tie­nen se­rias di­fi­cul­ta­des en sos­te­ner el en­cie­rro y si­len­cio de al­guno de sus hi­jos, pues lo in­ter­pre­tan ne­ga­ti­va­men­te, lle­gan­do a pen­sar que “no le im­por­ta na­da”. Las reacciones de ca­da her­mano tie­nen que ver con los me­ca­nis­mos que ca­da uno de ellos uti­li­za en la vi­da. Pa­ra la con­vi­ven­cia es ne­ce­sa­rio que los in­te­gran­tes co­noz­can y res­pe­ten las for­mas de res­pon­der que ca­da miem­bro de la fa­mi­lia uti­li­za.

Tam­bién exis­ten di­fe­ren­cias con res­pec­to a ac­ti­vi­da­des y sa­li­das ex­tra­cu­rri­cu­la­res. Pue­de su­ce­der que un her­mano sea buen de­por­tis­ta y al otro no le gus­ten los de­por­tes. En cier­tas si­tua­cio­nes los pa­dres en­vían a un her­mano a prac­ti­car un de­por­te que no le gus­ta pa­ra igua­lar las ac­ti­vi­da­des con el otro her­mano. De­be­mos acep­tar que al otro her­mano tal vez le sa­tis­fa­cen ac­ti­vi­da­des más men­ta­les. Ca­da uno irá a dis­tin­tas cla­ses que lo ayu­da­rán a desa­rro­llar sus pro­pios ta­len­tos.

An­te es­ta creen­cia dis­fun­cio­nal, sos­te­ne­mos que ca­da ni­ño es di­fe­ren­te, úni­co y hay que ayu­dar­lo a que desa­rro­lle sus ha­bi­li­da­des con amor y res­pe­to.p

Fren­te a és­ta, sos­te­ne­mos otra fun­cio­nal: to­do her­mano tie­ne que re­ci­bir las mis­mas opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llar sus po­ten­cia­li­da­des, que en de­ter­mi­na­dos ca­sos in­clu­yen es­tu­diar en cen­tros edu­ca­ti­vos dis­tin­tos y par­ti­ci­par en es­tu­dios, de­por­tes o gru­pos so­cia­les dis­tin­tos­tos, don­de pue­da sen­tir­se­sen fe­liz. Fren­te a di­cha creen­cia erró­nea, sos­te­ne­mos que hay que res­pe­tar la in­di­vi­dua­li­dad de ca­da ni­ño pa­ra ayu­dar­lo a que desa­rro­lle una bue­na au­to­es­ti­ma.

Del li­bro “Her­ma­nos. Víncu­los que de­jan hue­lla”,

de Fanny Ber­ger. Urano ( www. urano. com. ar)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.