Veo, veo

Mia - - MASCOTAS -

Aun­que ne­ce­si­ta­nan con­fiar en su sen­ti­do de la vis­ta pa­ra sus ac­ti­vi­da­des dia­rias, los pro­ble­mas ocu­la­res en las aves no cons­ti­tu­yen un pro­ble­ma gra­ve si vi­ven so­li­ta­rias en una jau­la pe­ro se en­con­tra­rá en gran des­ven­ta­ja pa­ra com­pe­tir por el ali­men­to, el agua, y por su po­si­ción en la es­ca­la so­cial, si es­tu­vie­ran en un avia­rio.

Los ga­ses de amo­nía­co (NH3) son los cau­san­tes más im­por­tan­tes de las irri­ta­cio­nes ocu­la­res. Cau­san una irri­ta­ción gra­ve en las mem­bra­nas con­jun­ti­vas, en­car­ga­das de de­li­mi­tar los pár­pa­dos, así co­mo en la su­per­fi­cie blan­ca de los ojos, en los se­nos y en la trá­quea. Las aves afec­ta­das tie­nen los pár­pa­dos hin­cha­dos y en­ro­je­ci­dos, y evi­tan la luz por­que que les ha­ce da­ño. Si los al­tos ni­ve­les de amo­nía­co per­sis­ten, la cór­nea, en su par­te más fron­tal del glo­bo ocu­lar, pue­de lle­gar a ul­ce­rar­se y pue­den que­dar­se cie­gos.

Cuan­do el áci­do úri­co del es­tiér­col de las aves se com­bi­na con el agua, se for­ma un am­bien­te apro­pia­do pa­ra el cre­ci­mien­to de las bac­te­rias. Es­te he­cho, uni­do a la pro­duc­ción re­sul­tan­te de amo­nía­co (NH3), de­pen­de­rá di­rec­ta­men­te del pH y de la tem­pe­ra­tu­ra del es­tiér­col.

La vi­rue­la aviar tam­bién es una en­fer­me­dad que afec­ta a mu­chas es­pe­cies de aves. Aun­que prin­ci­pal­men­te a los po­llos y pa­vos, tam­bién ata­ca a pa­lo­mas, pa­tos y gan­sos.

La del ca­na­rio, ca­paz de in­fec­tar tam- bién­bién a po­llos y go­rrio­nes, se ca­rac­te­ri­za por erup­cio­nes en las áreas no cu­bier­tas por las plu­mas (ca­be­za, pa­tas, barbas).. Sii es­tán si­tua­das al­re­de­dor de los ojos, es po si­ble que pro­duz­can una in­fla­ma­ción que afec­te la vis­ta y pro­vo­que ce­gue­ra, en ca­sos muy se­ve­ros. Ge­ne­ral­men­te, el glo­bo ocu­lar no se ve afec­ta­do y una vez que las le­sio­nes des­apa­re­cen, re­cu­pe­ran la vis­ta.. Bac­te­rias co­mo las sal­mo­ne­llas pue­den oca­sio­nar tam­bién se­ve­ras con­jun­ti­vi­tis pu­ru­len­tas y of­tal­mi­tis, ade­más de ce­gue­ra. Los po­lli­tos son in­fec­ta­dos mu­chas ve­ces por sus ma­dres, por con­tac­to a tra­vés del om­bli­go. Hon­gos co­mo el as­per­gi­llus, con­si­de­ra­do co­mún­men­te co­mo agen­te pa­tó­geno de las vías res­pi­ra­to­rias, pue­den pe­ne­trar al ce­re­bro y al ojo. For­man pla­cas ama­ri­llas de­ba­jo del pár­pa­do. El ojo su­fre una in­fla­ma­ción y se pro­du­cen le­sio­nes gra­ves.

Pa­ra evi­tar to­das es­tas afec­cio­nes, la nu­tri­ción es fun­da­men­tal. Las de­fi­cien­cias de vitaminas Ay E pue­den de­ri­var en le­sio­nes en los ojos. La pri­me­ra es ne­ce­sa­ria pa­ra la pro­duc­ción de pig­men­to vi­sual pa­ra la re­ti­na y pa­ra el man­te­ni­mien­to del re­ves­ti­mien­to de los con­duc­tos del la­gri­mal, mien­tras que la se­gun­da es ne­ce­sa­ria pa­ra el man­te­ni­mien­to de la pro­teí­na de la len­te del em­brión en desa­rro­llo. La vi­ta­mi­na E pa­sa des­de la ma­dre al hue­vo. Si la ma­dre re­ci­be can­ti­da­des inade­cua­das en la die­ta, el em­brión po­dría su­frir ca­ta­ra­tas y ce­gue­ra.

Las aves pue­den pa­de­cer se­rias en­fer­me­da­des en la vis­ta. El se­cre­to pa­ra evi­tar­las: las vitaminas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.