Al­go más que adel­ga­zar: cam­biar

Mia - - SUMARIO - Por Lic. Ber­ta Spai­ni* * Li­cen­cia­da en Psi­co­lo­gía UBA, Di­rec­to­ra de vi­vir­del­ga­do. com. ar

En­gor­dar pa­re­ce co­rre­gir­se adel­ga­zan­do. Co­mer mu­cho pa­re­ce co­rre­gir­se co­mien­do po­co. To­do pa­re­ce com­pen­sar­se con na­da. ¿Pe­ro es real­men­te así? ¿Ca­be en to­dos los as­pec­tos de la vi­da la ley de las com­pen­sa­cio­nes? ¿Es siem­pre el cam­bio de sen­ti­do una co­rrec­ción de sen­ti­do?

Pa­re­cie­ra que en tér­mi­nos de obe­si­dad to­do es­tu­vie­ra da­do pa­ra que crea­mos que sí. Tu de­ses­pe­ra­ción es cla­ra­men­te un buen te­rreno pa­ra que las cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias, y las es­tra­te­gias de mar­ke­ting te ha­gan creer que sí.

¡Adel­ga­ce ya! ¡Sin ham­bre y sin es­fuer­zo!! To­do el que uti­li­ce es­tos tres prin­ci­pios pa­ra per­sua­dir a la per­so­na obe­sa, co­rre con las de ga­nar. Rá­pi­do, sin sen­tir ham­bre y sin es­fuer­zo. Una fan­ta­sía tan ten­ta­do­ra co­mo efí­me­ra a y frus­tran­te, pe­ro en la que se sue­le caer una y otra vez. Tal vezz por­que hay una par­te que no te e cuen­tan.

Ex­ce­so de na­da es ex­ce­so al fin. n. Po­dría­mos de­cir que el ob­je­ti­vo o de una die­ta es adel­ga­zar. Se­gu­ro o que sí. Pe­ro lue­go de tan­tas diee­tas y tan­tos en­gor­des, pa­re­ce que e co­mo ob­je­ti­vo es cuan­to me­nos, s, es­ca­so. El ob­je­ti­vo de un da­ño,o, se­gu­ro que es la re­pa­ra­ción. Pe­roo acla­re­mos cuál es el da­ño en es­tos os ca­sos y cuál, la ver­da­de­ra re­pa­ra­ción.ió

Co­rre­gir o ne­gar

En una “ilu­sión de al­ter­na­ti­vas” don­de ele­gir na­da o to­do, crees que te cam­bia de lu­gar, que­dás atra­pa­do ne­ce­sa­ria­men­te en el ex­ce­so. Tu ex­ce­so, que es es­truc­tu­ral en vos, se sien­te tran­qui­lo en la re­pa­ra­ción cos­mé­ti­ca del con­te­ni­do, en vez de aten­der en pro­fun­di­dad tus ras­gos de per­so­na­li­dad que se ilus­tran en el mo­do de co­mer. Te sue­na fa­mi­liar co­rre­gir rá­pi­do y co­mien­do muy po­co por­que, to­do aque­llo que sea rá­pi­do fo­men­ta tu an­sie­dad.

Tal vez no siem­pre, o qui­zás no des­de siem­pre pe­ro, en al­gún mo­men­to, por al­gu­na ra­zón, te pa­sas­te de me­di­da. Fue des­de al­gún mo­men­to que pue­das re­cor­dar cla­ra­men­te o de a po­co y sin re­gis­tro. Em­pe­zas­te a en­gor­dar y se­guis­te en­gor­dan­do. Pa­rar no era im­por­tan­te o no te era po­si­ble. Lo ne­gas­te en pos de co­sas más im­por­tan­tes que te­nías que aten­der. Lo ne­gas­te co­mo una ma­ne­ra de no su­frir por lo más im­por­tan­te que te pa­sa­ba. La reali­dad es que en es­te co­mer de más hu­bo un com­pro­mi­so de to­da tu per­so­na. Pen­sa­mien­tos y sen­ti­mien­tos en com­pli­ci­dad, pa­ra con­ti­nuar con una con­duc­ta de des­cui­do fí­si­co que en­fer­ma y en­tris­te­ce. Ca­be des­ta­car que cual­quier con­duc­ta que se sos­tie­ne, se arrai­ga en una ne­ce­si­dad que ata­ñe a la per­so­na en ge­ne­ral y no de ma­ne­ra ais­la­da por al­gún mo­ti­vo in­de­pen­dien­te. En de­fi­ni­ti­va, la con­duc­ta re­cu­rren­te cum­ple una fun­ción.

Mo­men­to de cam­bio

¿Cuál es la fun­ción que el co­mer de más vie­ne cum­plien­do en tu vi­da co­ti­dia­na? ¿A par­tir de qué mo­men­to del día, tu vo­lun­tad die­diez­ma­da se deja in­ter­ve­nir por las vic­vi­ci­si­tu­des?

Ca­da día de bue­nas in­ten­cio­nes de cui­da­do, se so­me­ten a la ten­ta­ció­ción de las de­ci­sio­nes a fa­vor del plpla­cer in­me­dia­to de lo “ri­co” o de lo “mu­cho”. Se quie­re pa­rar y no se pue­de. Se quie­re co­mer bien y no se pue­de. Se tra­ta de ha­cer di­die­ta y no se pue­de. No es fal­ta de ga­nas, no es fal­ta de res­pon­sa­sa­bi­li­dad ni ne­gli­gen­cia. El lu­gar de la co­mi­da en tu vi­da es da­do por vos. Tie­ne un sen­ti­do que de­be ser de­ve­la­do y re­sig­ni­fi­ca­do a fin ded to­le­rar su au­sen­cia. Al­go tie­ne que cam­biar­bi en ttu mo­dod dde ali­men­tar­te­li pe­ro, tam­bién al­go de­be­rá cam­biar en tu mo­do de tran­si­tar las cir­cuns­tan­cias de la vi­da en que co­mes mal.

La ver­da­de­ra li­ber­tad de elec­ción es­ta­rá da­da por la mo­de­ra­ción. Ese mis­te­rio­so pun­to me­dio que de­be­rá acom­pa­ñar­te a lo lar­go de to­da tu vi­da si quie­res que tu pró­xi­ma die­ta sea la úl­ti­ma.

El fo­co pues­to en el adelgazamiento es equi­vo­ca­do. El fo­co es­tá en el cam­bio. Un cam­bio in­te­gral en la ma­ne­ra de vi­vir, con pen­sa­mien­tos y sen­ti­mien­tos in­clui­dos. No se tra­ta de des­cu­brir co­sas ocul­tas en tu vi­da o en tu in­cons­cien­te. Se tra­ta de des­cu­brir más co­sas en la vi­da que te den el pla­cer, la com­pa­ñía o el con­sue­lo que te da la co­mi­da.

Te ha lle­ga­do el mo­men­to de ha­cer al­go más que adel­ga­zar. Te ha lle­ga­do el mo­men­to de cam­biar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.