Tra­ba­jar con la es­ti­ma ba­ja

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por la Lic. en Psi­co­lo­gía Ma­ría Ga­brie­la Fer­nán­dez*

El tra­ba­jo es una par­te fun­da­men­tal en la vi­da del ser hu­mano y la au­to­es­ti­ma, un com­po­nen­te vi­tal pa­ra que el tra­ba­jo sea un ám­bi­to pro­pi­cio pa­ra el desa­rro­llo de las po­ten­cia­li­da­des per­so­na­les tan­to del em­plea­do co­mo del em­plea­dor. Es­ta ac­ti­vi­dad pro­por­cio­na un in­gre­so, be­ne­fi­cia a al­gún sec­tor de la po­bla­ción y sir­ve pa­ra el desa­rro­llo per­so­nal de quien lo efec­túa. Cuan­do se cum­plen cual­quie­ra de es­tos as­pec­tos, se ele­va la au­to­es­ti­ma de la per­so­na que lo lle­va a ca­bo. En nues­tra sociedad, el tra­ba­jo es­tá con­si­de­ra­do un ele­men­to que re­fle­ja la im­por­tan­cia y ca­pa­ci­dad de una per­so­na. A ma­yor je­rar­quía o suel­do, ma­yor pro­ba­bi­li­dad de que se for­ta­lez­ca la au­to­es­ti­ma de la per­so­na que tra­ba­ja. Te­ner una au­to­es­ti­ma al­ta en el tra­ba­jo no quie­re de­cir que po­de­mos ha­cer to­do y ha­cer­lo siem­pre bien. Sig­ni­fi­ca que te­ne­mos la ca­pa­ci­dad pa­ra re­co­no­cer nues­tras ha­bi­li­da­des y li­mi­ta­cio­nes

es­ta­mos dis­pues­tos a arries­gar­nos y apren­der; po­de­mos pe­dir ayu­da sin sen­tir­nos mal o te­mer la crí­ti­ca de los de­más nues­tras ex­pec­ta­ti­vas son rea­lis­tas y con­fia­mos en al­can­zar­las, te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de acep­tar y adap­tar­nos a los cam­bios ne­ce­sa­rios, po­de­mos tra­ba­jar en equi­po y ayu­dar a los de­más pa­ra que lo­gren el éxi­to so­ña­mos, com­par­ti­mos nues­tros sue­ños y tra­ta­mos de al­can­zar­los, to­ma­mos de­ci­sio­nes y nos res­pon­sa­bi­li­za­mos tra­ta­mos de ser crea­ti­vos

Cuan­do una per­so­na tie­ne una au­to­es­ti­ma ba­ja, re­per­cu­te en la ca­li­dad y can­ti­dad de su tra­ba­jo y en las di­fe­ren­tes re­la­cio­nes (je­fes, em­plea­dos, clien­tes, pro­vee­do­res, com­pa­ñe­ros, etc.). Es im­por­tan­te re­cor­dar que una au­to­es­ti­ma ba­ja no siem­pre es­tá re­la­cio­na­da con la fal­ta de ca­pa­ci­dad o co­no­ci­mien­tos sino que es el re­sul­ta­do de com­pa­rar lo que creo que soy, con lo que de­be­ría ser, de me­dir­nos en fun­ción de una ima­gen irreal que nos for­ma­mos a par­tir de las ex­pec­ta­ti­vas exa­ge­ra­das de otras per­so­nas: pa­dres, maes­tros, ami­gos, etc.

Si te­ne­mos con­fian­za en nues­tras ca­pa­ci­da­des, sen­ti­mos que po­de­mos con­tro­lar nues­tra vi­da y los pro­ble­mas que sur­gen en el tra­ba­jo y, cuan­do es­to ocu­rre, ca­si siem­pre lo po­de­mos ha­cer y lo ha­ce­mos bien. Si des­cu­bri­mos que no lo po­de­mos lo­grar, no nos au­to-de­va­lua­mos, ni nos sen­ti­mos mal, sim­ple­men­te bus­ca­mos una me­jor op­ción o la ayu­da de la per­so­na in­di­ca­da.

Los em­plea­dos pue­den te­ner una au­to­es­ti­ma ba­ja en el área del tra­ba­jo co­mo re­sul­ta­do del fun­cio­na­mien­to y ca­rac­te­rís­ti­cas de la em­pre­sa o ne­go­cio. Una ac­ti­tud au­to­ri­ta­ria, crí­ti­ca, rí­gi­da o de des­pre­cio dis­mi­nu­ye la au­to­es­ti­ma de quien la re­ci­be. Un em­plea­do que se en­cuen­tra en es­ta si­tua­ción, no só­lo se sien­te mal, sino que bus­ca des­qui­tar­se tra­ba­jan­do mal o pro­vo­cán­do­le pro­ble­mas al ne­go­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.