Con­sul­to­rio abier­to

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Nancy Trí­bo­lo, de Ce­res, pro­vin­cia de San­ta Fe

" En pri­mer lu­gar quie­ro fe­li­ci­tar­los por es­ta nue­va sec­ción en la re­vis­ta que le da la po­si­bi­li­dad a mu­cha gen­te de ob­te­ner in­for­ma­ción so­bre su pro­ble­ma de sa­lud por pro­fe­sio­na­les del más al­to ni­vel. Des­de ha­ce mu­chí­si­mos años soy una fan de re­vis­ta Mia . Soy úni­ca hi­ja y es­toy preo­cu­pa­da por mi pa­dre: quie­ro ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra se me­jo­re y vuel­va a ser co­mo an­tes. Él tie­ne 77 años y su­frió un ACV el 5 de di­ciem­bre pa­sa­do. Se sen­tía muy ma­rea­do y le do­lía mu­cho la ca­be­za. Lo de­ri­va­ron a una clí­ni­ca de la ciu­dad de Sun­cha­les don­de es­tu­vo in­ter­na­do en te­ra­pia in­ten­si­va por dos días. Los mé­di­cos nos ex­pli­ca­ron que se tra­ta­ba de un ata­que is­qué­mi­co tran­si­to­rio, es de­cir que a las 24 ho­ras se iba a re­cu­pe­rar. Lo pa­sa­ron a una habitación co­mún y lue­go vol­vi­mos a nues­tro ho­gar. Se tra­ta de un pa­cien­te hi­per­ten­so, dia­bé­ti­co (un pe­que­ño in­di­ce ele­va­do) y tie­ne arrit­mia (fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar). Nos in­di­ca­ron se­sio­nes con un ki­ne­sió­lo­go, un eco­dop­pler car­dio­ló­gi­co, IC con car­dio­lo­gía y eco­dop­pler de cue­llo. Que­dó con muy po­ca vi­sión, por lo cual el ocu­lis­ta que le in­di­có len­tes y vitaminas. Aho­ra tie­ne pro­ble­mas con el equi­li­brio, es­pe­cial­men­te en la par­te de­re­cha. No tie­ne pro­ble­mas con las ma­nos, ni el ha­bla, tam­po­co con la com­pren­sión y has­ta re­cuer­da nú­me­ros de do­cu­men­tos, de tar­je­ta y de­más. Es­tá to­man­do Co­ri­ten­sil, una as­pi­ri­na, Lo­trial, Gle­maz, acei­te de pes­ca­do, DBI, Sin­trom (es­tá an­ti­coa­gu­la­do), To­ri­bas 40, Ni­vas. Un mé­di­co de la ciu­dad de Mor­te­ros nos va a man­dar unas am­po­llas be­bi­bles que son ca­ras pe­ro ayu­dan a re­ge­ne­rar las neu­ro­nas per­di­das ( un cóc­tel de 3 am­po­llas: APG-CRT y ME).Que­ría sa­ber si mi pa­pá va a re­cu­pe­rar lo que le fal­ta: equi­li­brio y vi­sión, y qué po­de­mos ha­cer pa­ra pre­ve­nir. Mu­chas gra­cias". op­ti­mi­zar el con­trol me­ta­bó­li­co ade­más de la dis­li­pe­mia que es el pa­de­ci­mien­to aso­cia­do que com­pren­de el co­les­te­rol y los tri­gli­cé­ri­dos. Es­tos úl­ti­mos pue­den pro­vo­car pla­cas de ate­ro­ma en es­pe­cial a ni­vel del cue­llo, con de­pó­si­to de co­les­te­rol y cal­cio, de gran ries­go pa­ra su sa­lud. Una vez con­tro­la­dos los fac­to­res de ries­go del pa­cien­te, es im­por­tan­te re­cu­pe­rar­lo des­de el pun­to de vis­ta ki­ne­sio­ló­gi­co pa­ra tra­tar de que el gru­po de neu­ro­nas sa­nas su­pla las que ya no fun­cio­nan. Pa­ra ex­pli­car­lo de una ma­ne­ra sen­ci­lla, las neu­ro­nas sa­nas ten­drían que "apren­der" la ma­yor can­ti­dad de "ta­reas" po­si­bles que rea­li­za­ban las neu­ro­nas afec­ta­das. Es un pro­ce­so len­to que pue­de me­jo­rar bas­tan­te el fo­co neu­ro­ló­gi­co. El mo­vi­mien­to es fun­da­men­tal pa­ra la re­cu­pe­ra­ción ad-in­te­grum o par­cial del pa­cien­te. Por úl­ti­mo, y res­pec­to del tras­torno vi­sual, ha­bría que che­quear si com­pro­me­te la re­ti­na por­que un ac­ci­den­te ce­re­bro vas­cu­lar no afec­ta ha­bi­tual­men­te la vi­sión.

Des­de ya, es­te es un aná­li­sis rea­li­za­do a dis­tan­cia, sin co­no­cer en pro­fun­di­dad al pa­cien­te. Res­pec­to de la me­di­ca­ción, el DBI (Met­for­mi­na) es un op­ti­mi­za­dor glu­cé­mi­co muy re­co­men­da­do que no afec­ta di­rec­ta­men­te la glu­co­sa san­guí­nea del pa­cien­te y los ho­ra­rios de su­mi­nis­tro son preal­muer­zo y pre-ce­na en cual­quie­ra de sus pre­sen­ta­cio­nes (500 mg, 850 mg o 1000 mg). Si tu pa­dre to­le­ra la Met­for­mi­na se­ría con­ve­nien­te au­men­tar­le el su­mi­nis­tro a la do­sis má­xi­ma (dos ve­ces por día) por­que la dro­ga brin­da be­ne­fi­cios adi­cio­na­les so­bre el me­ta­bo­lis­mo. En cuan­to a la se­gun­da dro­ga, la Sul­fo­ni­lu­reas (Gle­maz), ac­túa di­rec­ta­men­te so­bre la se­cre­ción de in­su­li­na, por lo cual se de­no­mi­na se­cre­ta­go­go. Pue­de in­du­cir hi­po­glu­ce­mia y es de cui­da­do en pa­cien­tes con en­fer­me­dad neu­ro­ló­gi­ca. La dro­ga de elec­ción pa­ra el ini­cio del tra­ta­mien­to de un en­fer­mo me­ta­bó­li­co es la Met­for­mi­na a do­sis ple­na.

Es­pe­ra­mos que tu pa­dre con­ti­núe me­jo­ran­do y que nues­tra res­pues­ta pue­da guiar­te."

Es­ti­ma­da Nancy: Res­pec­to de tu pa­dre, es­ta­mos ha­blan­do de un pa­cien­te que tie­ne múl­ti­ples pa­to­lo­gías que hay que con­si­de­rar a prio­ri más allá, por su­pues­to, del even­to vas­cu­lar que tu­vo. La arrit­mia (fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar) es una en­fer­me­dad car­día­ca bas­tan­te co­mún que for­ma múl­ti­ples al­te­ra­cio­nes en el flu­jo san­guí­neo y pue­de pro­vo­car trom­bos que mi­gran al ce­re­bro. Es­ta se­ría una de las po­si­bles cau­sas del ACV. Es cla­ve de­ter­mi­nar la re­gión ce­re­bral afec­ta­da por el mis­mo (ex­ten­sión) y de­tec­tar que no ha­ya ha­bi­do pe­que­ños ac­ci­den­tes is­qué­mi­cos pre­vios en el ce­re­bro, que de­ter­mi­nan la evo­lu­ción pos­te­rior del fo­co neu­ro­ló­gi­co mo­tor-sen­si­ti­vo. En es­tas cir­cuns­tan­cias, so­le­mos, una vez pa­sa­do el even­to agu­do (días 3 a 4 pos ACV y con una to­mo­gra­fia de con­trol), ini­ciar an­ti­coa­gu­la­cion con ace­no­cu­ma­rol. Adi­cio­nal­men­te, ha­bría que acen­tuar el tra­ta­mien­to de otros fac­to­res de ries­go del pa­cien­te co­mo la dia­be­tes en su tra­ta­mien­to con dro­gas por vía oral, ver­sus in­su­li­na pa­ra

Dr. Pa­blo Cruz, mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en me­ta­bo­lis­mo y dia­be­tes (MN

109.937) CIM | Cen­tro de Con­sul­to­rios In­te­gra­les de Me­ta­bo­lis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.