Ca­rre­ra de tri­neos

Mia - - PORTADA -

Ve­lo­ci­dad, nie­ve y re­sis­ten­cia son las tres pa­la­bras que des­cri­ben una prác­ti­ca cu­yos pro­ta­go­nis­tas son los pe­rros de tri­neo. Con una lar­ga tra­di­ción en re­gio­nes co­mo Alas­ka y Ca­na­dá, el mus­hing es un de­por­te que ade­más crea una re­la­ción di­fe­ren­te en­tre pe­rros y hu­ma­nos.

Pa­ra los aman­tes de es­te de­por­te, el se­cre­to re­si­de en de­vol­ver­les a los pe­rros su pa­pel pro­ta­go­nis­ta y dar­les fun­cio­nes y res­pon­sa­bi­li­da­des acor­des con su fuer­za fí­si­ca y men­tal. Co­mo se­ña­la Pa­blo Ger­mán, el pri­mer mus­hers ar­gen­tino que ha tra­ba­ja­do en la ba­se

Es­pe­ran­za de la An­tár­ti­da, "es­ta­mos sub­es­ti­man­do a es­te ti­po de ra­zas, a las que he­mos con­ver­ti­do en me­ros ele­men­tos de­co­ra­ti­vos y de com­pa­ñía".

Re­co­no­ci­do aho­ra co­mo de­por­te, en su ori­gen era el mo­do en que los ha­bi­tan­tes de las tie­rras más frías del pla­ne­ta se trans­por­ta­ban. Los es­qui­ma­les usa­ban a sus pe­rros, des­cen­dien­tes del lo­bo ár­ti­co, pa­ra via­jar a tra­vés de la nie­ve, des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les. Es­ta dis­ci­pli­na se co­no­ció gra­cias a la “Fie­bre del Oro”, que en el si­glo XIX atra­jo a mul­ti­tud de ha­bi­tan­tes de Alas­ka y Ca­na­dá ha­cia zo­nas más cá­li­das, pa­ra ha­cer­se con es­te pre­cia­do me­tal. Fue du­ran­te el si­glo XX que co­men­za­ron las ca­rre­ras de tri­neos a ni­vel pro­fe­sio­nal, una dis­ci­pli­na muy com­ple­ta que une al hombre con la na­tu­ra­le­za, sin cau­sar da­ños.

La prác­ti­ca con­sis­te en guiar un tri­neo ti­ra­do por pe­rros a tra­vés de la nie­ve. De­pen­dien­do del cli­ma, la dis­tan­cia y el te­rreno, és­te pue­de lle­gar a ser ti­ra­do por trein­ta pe­rros que de­ben ser sa­mo­ye­dos, groen­lan­de­ses, alas­kan ma­la­mu­te, si­be­rian husky y alas­kan hus­kies; ya que la do­ble ca­pa de pe­lo de es­tas ra­zas los aís­la de las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras.

In­de­pen­dien­te­men­te del nú­me­ro de ani­ma­les, siem­pre hay uno que des­ta­ca co­mo lí­der o lo­bo

al­fa. Se­gún el mus­her, “és­te pue­de de­tec­tar el es­pe­sor de las ca­pas de hie­lo que cu­bren los gla­cia­res só­lo con el ol­fa­to, con­vir­tién­do­se en una ga­ran­tía de se­gu­ri­dad pa­ra el res­to de la ex­pe­di­ción”. En las gran­des com­pe­ti­cio­nes y ca­rre­ras, to­dos los pe­rros de­ben ser lí­de­res pa­ra res­pon­der a la per­fec­ción las ór­de­nes del mus­her.

Pa­ra par­ti­ci­par en La Pi­re­na, la gran ca­rre­ra que se ce­le­bra en pleno mes de enero y en la que du­ran­te quin­ce días los par­ti­ci­pan­tes re­co­rren la cor­di­lle­ra de los Pi­ri­neos, los re­qui­si­tos son co­rrer con un mí­ni­mo de seis pe­rros y un má­xi­mo de ca­tor­ce. To­dos los ani­ma­les pa­san por con­tro­les ve­te­ri­na­rios muy es­tric­tos, pa­ra ase­gu­rar­se de que es­tán bien cui­da­dos y el re­gla­men­to exi­ge que ja­más pue­den ser re­ga­ña­dos de for­ma vio­len­ta o cas­ti­ga­dos fí­si­ca­men­te.

Una prác­ti­ca an­ti­gua en­tre los es­qui­ma­les que de­vino en de­por­te. De Alas­ka a la An­tar­ti­da, una ac­ti­vi­dad que une al amo con su pe­rros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.