Es­pa­cios ver­des sus­ten­ta­bles

Mia - - PORTADA -

Te­ner un jar­dín en cual­quier rin­cón no es tan com­pli­ca­do. Hay que con­si­de­rar­lo co­mo un es­pa­cio más del ho­gar o la edi­fi-ca­ción. De­be usarse, de­be vi­vir­se, de­be sen­tir­se. Es un lu­gar pa­ra el ppla­cer y pa­ra dis­fru­tar.

Mu­chas ve­ces, la fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción o una inade­cua­da elec­ción de las plan­tas y de sus exi­gen­cias pro­vo­can erro­res en el di­se­ño de una plan­ta­ción. Es im­por­tan­te que el jar­dín es­té pen­sa­do pa­ra que los gus­tos y prio­ri-da­des coin­ci­dan con el me­dio na­tu­ral y que ten­gan un mí­ni­mo man­te­ni­mien­to pos­te­rior.

¿Pe­ro cuá­les son los con­se­jos ade­cua­dos a se­guir pa­ra que sea un es­pa­cio ver­de sus­ten­ta­ble?

– Si va­mos a pro­yec­tar un jar­dín, es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta la orien­ta­ción, la lu­mi­no­si­dad y eel vien­to.

– Ele­gir plan­tas que no ne­ce­si­ten cui­da­dos ex­tre­mos; es de­cir, es­pe­cies ya adap­ta­das y re­sis­ten­tes que no re­quie­ran gran man­te­ni­mien­to.

– In­cluir plan­tas pa­ra atraer pá­ja­ros, ma­ri­po­sas, po­li­ni­za­do­res y de­más a tu jar­dín, in­clu­so flo­res sil­ves­tres.

– Un sue­lo sano con abun­dan­te ma­te­ria or­gá­ni­ca y com­post.

– Uti­li­zar cu­bre­sue­los pa­ra mi­ti­gar la ero­sión dde la tie­rra.

– Ha­cer un buen ma­ne­jo y ad­mi­nis­tra­ción del agua.

– Con­ser­var los re­cur­sos na­tu­ra­les, co­lo­car fuen­tes con agua, co­me­de­ros con se­mi­llas, fru­tas.

– In­cor­po­rar di­fe­ren­tes há­bi­tats pa­ra la vi­da sil­ves­tre, ni­dos, ma­ri­po­sa­rios, pi­la­res pa­ra abe­jas.

– Con­tro­lar el uso de pes­ti­ci­das, fer­ti­li­zan­tes quí­mi­cos, es­pe­cies in­va­so­ras.

– Si no hay su­fi­cien­te es­pa­cio, co­lo­car un par de ma­ce­tas te pro­por­cio­na­rá un am­bien­te más aco­ge­dor. – Ele­gir con­te­ne­do­res de acuer­do al ta­ma­ño de la plan­ta.

– Tie­rra de ca­li­dad. Pa­ra ger­mi­nar, las plan­tas ne­ce­si­tan tie­rra fér­til suel­ta, agua y nu­trien­tes ne­ce­sa­rios, can­ti­da­des ade­cua­das de mi­ne­ra­les, ai­re, agua y sus­tan­cias or­gá­ni­cas. La tie­rra are­no­sa, por ejem­plo, es li­ge­ra y po­ro­sa al agua, re­sul­ta fá­cil de tra­ba­jar pe­ro no al­ma­ce­na nu­trien­tes. Por otro la­do, la ar­ci­llo­sa es pe­sa­da, gru­mo­sa, com­pac­ta, se inun­da rá­pi­da­men­te y ad­quie­re la du­re­za pro­pia del ce­men­to en épo­cas se­cas. La tie­rra idó­nea com­bi­na las ven­ta­jas de las tie­rras are­no­sas y li­mo­sas, ya que al­ma­ce­na agua y nu­trien­tes con su al­to por­cen­ta­je de hu­mus, es po­ro­sa al oxí­geno y es fá­cil de ai­rear. Po­dés de­ter­mi­nar la ca­li­dad de la tie­rra de tu jar­dín hu­me­de­cien­do la tie­rra y fro­tan­do una mues­tra en­tre tus de­dos. Si se des­li­za, se tra­ta de una are­no­sa. Si po­dés ama­sar­la con for­ma de sal­chi­cha gru­mo­sa, es tie­rra are­no­sa li­mo­sa. La li­mo­sa per­mi­te ob­te­ner una for­ma de sal­chi­cha fir­me.

Cul­ti­va­do ade­cua­da­men­te, el jar­dín es el es­pa­cio que nos brin­da la opor­tu­ni­dad de com­pro­me­ter­nos con la na­tu­ra­le­za

Fuen­te: Ro­sa Lon­go Prie­to del Gar­den Club Ar­gen­tino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.