El víncu­lo en­tre her­ma­nos

Mia - - PORTADA - Por Fanny Ber­ger

Las re­la­cio­nes en­tre los se­res hu­ma­nos es­tán en cri­sis. Na­die na­ce sa­bien­do vin­cu­lar­se con el otro, se apren­de en el ho­gar a tra­vés del ejem­plo que los adul­tos brin­dan a los pe­que­ños. Las con­duc­tas de los pa­dres tie­nen más in­fluen­cia so­bre sus hi­jos que los dis­cur­sos o ser­mo­nes que ellos brin­dan du­ran­te el lar­go pro­ce­so de la edu­ca­ción. De to­das for­mas, pa­ra la tran­qui­li­dad de al­gu­nos lec­to­res, así co­mo se apren­den se pue­den des­apren­der e in­cor­po­rar nue­vas con­duc­tas.

Los que tra­ba­ja­mos con los víncu­los hu­ma­nos, en el con­sul­to­rio, sa­be­mos que la fa­mi­lia ac­tual, que es el pri­mer y más im­por­tan­te lu­gar don­de el ni­ño apren­de a com­por­tar­se, es­tá atra­ve­san­do una pro­fun­da cri­sis en su es­truc­tu­ra y di­ná­mi­ca. Tra­ba­ja­mos y ha­ce­mos lo po­si­ble pa­ra que ven­ga un cam­bio que per­mi­ta lle­gar a la es­ta­bi­li­dad y cal­ma tan desea­das y ne­ce­sa­rias pa­ra me­jo­rar las re­la­cio­nes hu­ma­nas.

Den­tro del vas­to y va­ria­do te­ma “la fa­mi­lia” se ha es­cri­to mu­cho so­bre la re­la­ción en­tre pa­dres e hi­jos, que es un víncu­lo que es­tá en cri­sis y es de vi­tal im­por­tan­cia en la vi­da de to­do ni­ño, pues so­bre el mo­de­lo del tra­to en­tre pro­ge­ni­tor e hi­jo se for­ma­rá la per­so­na­li­dad del ni­ño. Es­te víncu­lo pa­dre-hi­jo es un mol­de so­bre el cual se for­ma­rán otros víncu­los pos­te­rio­res e im­por­tan­tes pa­ra la vi­da en sociedad.

Sin em­bar­go, den­tro de la fa­mi­lia exis­te otro víncu­lo, más si­len­cio­so, a ve­ces in­vi­si­ble, me­nos sen­ti­do, co­mo es el víncu­lo en­tre her­ma­nos. Es evi­den­te que el víncu­lo fra­terno es­tá muy in­fluen­cia­do por el de pa­dre-hi­jo. Los her­ma­nos son hi­jos de los mis­mos pa­dres que tie­nen dis­tin­tas y va­ria­das vi­ven­cias so­bre los mis­mos he­chos ocu­rri­dos en el seno de la fa­mi­lia. Ca­da uno in­ter­pre­ta los acon­te­ci­mien­tos y las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res en for­ma per­so­nal y mu­chas ve­ces lle­ga a con­clu­sio­nes muy dis­tin­tas so­bre el mis­mo acon­te­ci­mien­to fa­mi­liar.

El víncu­lo de ca­da pa­dre con su hi­jo es úni­co, pues ca­da des­cen­dien­te reac­cio­na de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra y a su vez ca­da pa­dre res­pon­de de de­ter­mi­na­da for­ma fren­te a las con­duc­tas de los hi­jos. Los pro­ge­ni­to­res se re­la­cio­nan en for­ma dis­tin­ta con ca­da hi­jo, va­le de­cir que ca­da her­mano sien­te el tra­to úni­co, que pa­ra mu­chos es sen­ti­do co­mo de­sigual.

El víncu­lo en­tre her­ma­nos es ho­ri­zon­tal, en­tre igua­les. Si bien es vi­ta­li­cio, se pue­de pres­cin­dir de esa re­la­ción en la vi­da afec­ti­va, pe­ro siem­pre se si­gue sien­do el her­mano de de­ter­mi­na­da per­so­na. Se pue­de ele­gir el víncu­lo que que­re­mos te­ner y, si no se lo­gra una bue­na re­la­ción de her­ma­nos, pue­de que­dar so­la­men­te ins­crip­ta en los do­cu­men­tos y en la memoria de la his­to­ria fa­mi­liar. La for­ma en que se ale­jen emo­cio­nal­men­te los her­ma­nos tie­ne pro­fun­das con­se­cuen­cias en la vi­da de to­dos.

Ca­da víncu­lo en­tre pa­dre e hi­jo es úni­co e irre­pe­ti­ble. La con­se­cuen­cia ló­gi­ca, pe­ro muy di­fí­cil de acep­tar, es que los pa­dres mues­tran ha­cia ca­da uno de sus hi­jos un tra­to de­sigual, lo cual tie­ne con­se­cuen­cias so­bre los her­ma­nos. Es­to se de­be a la su­ma­to­ria de múl­ti­ples va­ria­bles que vie­nen de los pa­dres, de los hi­jos y de las cir­cuns­tan­cias que atra­vie­sa ca­da uno de ellos. Ese tra­to úni­co ter­mi­nat sien­do de­sigual, sin pro­pó­si­to de dis­cri­mi­nar o fa­vo­re­cer a los hi­jos.

El víncu­lo pa­dre-hi­jo es ver­ti­cal, a di­fe­ren­cia del víncu­lo en­tre her­ma­nos, que es ho­ri­zon­tal. Los her­ma­nos com­par­ten los mis­mos pa­dres, pe­ro no el mis­mo ti­po de víncu­lo con sus pro­ge­ni­to­res, ni las mis­mas vi­ven­cias con res­pec­to a la reali­dad fa­mi­liar, ni las mis­mas in­ter­pre­ta­cio­nes y ex­pli­ca­cio­nes que ca­da miem­bro tie­ne so­bre he­chos y/o si­tua­cio­nes ocu­rri­do­cu­rri­dos den­tro y fue­ra de la fa­mi­lia. Por lo tan­to, los her­ma­nos se com­pa­ran en­tre sí por la re­la­ción que ca­da uno ha es­ta­ble­ci­do con sus pa­dres. Lo que es evi­ta­ble son las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas que tie­ne el víncu­lo úni­co. Es im­por­tan­te en­ten­der tu his­to­ria fa­mi­liar y po­der así, des­de ese lu­gar, rea­li­zar cam­bios en tu vi­da y co­men­zar el lar­go pro­ce­so de sa­na­ción de tus víncu­los fa­mi­lia­res.

Del li­bro “Her­ma­nos. Víncu­los que de­jan hue­lla”,

de Fanny Ber­ger. Urano ( www. urano. com. ar)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.