Me­jor em­pe­zar TEM­PRANO

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Por Lau­ra Vi­tas­se* *Coor­di­na­do­ra en Gym­bo­ree Play &Mu­sic Ar­gen­ti­na (www.gym­bo­ree.com.ar)

En la es­ti­mu­la­ción tem­pra­na es muy im­por­tan­te cui­dar y pro­te­ger la ini­cia­ti­va, la in­de­pen­den­cia y la au­to­es­ti­ma del ni­ño du­ran­te to­do su pro­ce­so de apren­di­za­je. Al mis­mo tiem­po, va­le la pe­na to­mar en cuen­ta fac­to­res im­por­tan­tes pa­ra lo­grar apro­ve­char los es­tí­mu­los ade­cua­dos a los cua­les nues­tros hi­jos pue­dan es­tar ex­pues­tos. Los ni­ños no son to­dos igua­les, ca­da uno tie­ne su pro­pio rit­mo de desa­rro­llo que de­pen­de de la ma­du­ra­ción del sis­te­ma ner­vio­so. Es im­por­tan­te en­ten­der los pa­rá­me­tros de desa­rro­llo pe­ro es más im­por­tan­te to­da­vía en­ten­der que son bas­tan­te am­plios y de­pen­den de va­rios fac­to­res. Al re­co­no­cer el pa­trón de desa­rro­llo ge­ne­ral, po­de­mos uti­li­zar­lo co­mo una guía pa­ra pre­sen­tar­le al be­bé los es­tí­mu­los y ac­ti­vi­da­des ade­cua­dos. La es­ti­mu­la­ción de­be ser una ex­pe­rien­cia po­si­ti­va. No se de­be for­zar al ni­ño a ha­cer nin­gu­na ac­ti­vi­dad. La úni­ca for­ma en la que el ni­ño apren­de du­ran­te es­ta pri­me­ra eta­pa, es si es­tá pre­dis­pues­to a apren­der y asi­mi­lar nue­va in­for­ma­ción, es ju­gan­do. El jue­go es la me­jor ma­ne­ra de es­ti­mu­lar a un ni­ño. Ade­más, es im­por­tan­te que no ten­ga ham­bre, que ha­ya dor­mi­do su sies­ta y se sien­ta có­mo­do. Los pa­dres van apren­dien­do a leer el com­por­ta­mien­to de su be­bé y a res­pe­tar sus ne­ce­si­da­des. El ca­ri­ño y la co­mu­ni­ca­ción son esen­cia­les. Cuan­do el adul­to com­par­te mo­men­tos es­pe­cia­les de afec­to con su hi­jo es­tá re­for­zan­do el víncu­lo emo­cio­nal que es la ba­se pa­ra la se­gu­ri­dad e in­de­pen­den­cia. El co­mu­ni­car­se y es­tar aten­tos a las res­pues­tas an­te los es­tí­mu­los ayu­dan al adul­to a co­no­cer las ne­ce­si­da­des de su hi­jo y a reac­cio­nar de la me­jor ma­ne­ra. La re­pe­ti­ción es muy im­por­tan­te. Los ni­ños apren­den cuan­do se les pre­sen­tan va­rias opor­tu­ni­da­des pa­ra ha­cer­lo. La re­pe­ti­ción les da se­gu­ri­dad y desa­rro­lla su con­fian­za y memoria al apren­der a an­ti­ci­par even­tos o ac­ti­vi­da­des. La pre­sen­cia de un adul­to (de pre­fe­ren­cia ma­dre o pa­dre) es bá­si­ca. El ni­ño que se sien­te pro­te­gi­do y se­gu­ro es­tá mu­cho más abier­to a apro­ve­char las ac­ti­vi­da­des que se le pre­sen­ten. Ade­más, el adul­to se vuel­ve el fa­ci­li­ta­dor ex­clu­si­vo de ma­te­ria­les y ac­ti­vi­da­des has­ta que el pro­pio ni­ño em­pie­za a to­mar ini­cia­ti­va. En 1992, Ze­ro to th­ree iden­ti­fi­có las sie­te ca­pa­ci­da­des so­cio-emo­cio­na­les más im­por­tan­tes pa­ra pre­pa­rar a los ni­ños pa­ra el in­gre­so a la es­cue­la por­que les pro­veen el “có­mo apren­der”. Es­tas ha­bi­li­da­des abren ca­mino al éxi­to escolar: 1. La con­fian­za es el sen­ti­do de au­to-con­trol y do­mi­nio del pro­pio cuer­po, com­por­ta­mien­to y mun­do pro­pio. Los ni­ños sien­ten más pro­ba­bi­li­dad de éxi­to en sus em­pren­di­mien­tos y es­pe­ran que los adul­tos sean de su ayu­da. 2. La cu­rio­si­dad es des­cu­brir acer­ca de las co­sas, al­go po­si­ti­vo y pla­cen­te­ro. 3. La in­ten­cio­na­li­dad es el de­seo y la ha­bi­li­dad de ge­ne­rar un im­pac­to y la de­ter­mi­na­ción de ac­tuar en pos de ese de­seo con per­se­ve­ran­cia. Un im­pul­so o emo­ción in­ter­na se ex­pre­sa ex­ter­na­men­te a tra­vés de una ac­ción o co­mu­ni­ca­ción y es­ta ha­bi­li­dad es­tá re­la­cio­na­da con sen­tir­se com­pe­ten­te y efec­ti­vo. En el ca­so de ni­ños con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les, la ex­pre­sión ex­ter­na de in­ten­cio­na­li­dad pue­de va­riar con res­pec­to a la es­pe­ra­da por ni­ños en desa­rro­llo tí­pi­co. 4. El au­to­con­trol es la ha­bi­li­dad de mo­du­lar y con­tro­lar las pro­pias ac­cio­nes ba­san­do las for­mas se­gún la edad del ni­ño. 5. Re­la­cio­nar­se es la ha­bi­li­dad de co­nec­tar con otros que se ba­sa en com­pren­der y ser com­pren­di­do por los de­más. 6. La ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción es el de­seo y la ha­bi­li­dad de in­ter­cam­biar ideas, sen­ti­mien­tos y con­cep­tos con otros de ma­ne­ra ver­bal u otra for­ma. 7. La coope­ra­ción es la ha­bi­li­dad de equi­li­brar las ne­ce­si­da­des pro­pias con las de los otros en una ac­ti­vi­dad gru­pal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.