EL BIOREGENERADOR CE­LU­LAR

Re­no­va­dor fa­cial, el plas­ma ri­co en pla­que­tas es­tá in­di­ca­do pa­ra ten­sar zo­nas flá­ci­das, me­jo­rar la ca­li­dad dér­mi­ca y has­ta com­ba­tir la alo­pe­cia

Mia - - BELLEZA & BIENESTAR - Por Lau­ra La­go­mar­sino

Du­ran­te los úl­ti­mos diez años, la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca ha avan­za­do des­de lo mul­ti­dis­ci­pli­na­rio en bus­ca de más y me­jo­res op­cio­nes que per­mi­tie­ran re­du­cir la ne­ce­si­dad de pro­ce­di­mien­tos ra­di­ca­les, co­mo las ci­ru­gías es­té­ti­cas, pa­ra ver­se me­jor. El desa­rro­llo de la bio­lo­gía mo­le­cu­lar y la in­ge­nie­ría de te­ji­dos, así co­mo los avan­ces en los co­no­ci­mien­tos de la fun­ción ce­lu­lar y ob­ten­ción de las sus­tan­cias ac­ti­vas y/ o cé­lu­las con de­ter­mi­na­da ac­ti­vi­dad, nos die­ron he­rra­mien­tas que hoy pue­den ser uti­li­za­das en múl­ti­ples ra­mas de la me­di­ci­na. Al­gu­nas téc­ni­cas que has­ta ha­ce po­co pa­re­cían cien­cia fic­ción, hoy se usan sis­te­má­ti­ca­men­te pa­ra fa­vo­re­cer la re­ge­ne­ra­ción de te­ji­dos. Jus­ta­men­te, en es­te con­tex­to sur­ge lo que co­no­ce­mos co­mo la me­di­ci­na re­ge­ne­ra­ti­va, y de cen­tro de és­ta, el plas­ma ri­co en pla­que­tas ( PRP).

“En 1994 un equi­po de mé­di­cos ci­ru­ja­nos uti­li­za­ron el plas­ma ri­co en pla­que­tas pa­ra la re­cons­truc- ción de una man­dí­bu­la y ob­ser­va­ron una con­so­li­da­ción de los hue­sos más ve­loz, en­ton­ces fue allí cuan­do el PRP co­men­zó a apa­re­cer en el mer­ca­do pa­ra dis­tin­tos usos mé­di­cos des­de el cam­po de la der­ma­to­lo­gía has­ta la trau­ma­to­lo­gía, or­to­pe­dia y tra­ta­mien­to del do­lor, en­tre otros”,

cuen­ta la Dra. An­drea Pichel, der­ma­tó­lo­ga y es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na es­té­ti­ca de Ha­li­tus Der­ma­to­lo­gía y Es­té­ti­ca.

Có­mo fun­cio­na el PRP

El tra­ta­mien­to con plas­ma ri­co en pla­que­tas con­sis­te en la apli­ca­ción in­tra­dér­mi­ca de fac­to­res de cre­ci­mien­to con­te­ni­dos en las pla­que­tas. És­tas úl­ti­mas co­la­bo­ran pa­ra evi­tar la pér­di­da san­guí­nea an­te una le­sión vas­cu­lar, trans­por­tan­do dis­tin­tas sus­tan­cias que in­ci­den en la re­pa­ra­ción de te­ji­dos al ge­ne­rar de­ter­mi­na­das pro­teí­nas, cir­cu­lan­do en la san­gre por en­tre 7 a 10 días. Es­tas pla­que­tas se ob­tie­nen de la cen­tri­fu­ga­ción de una mues­tra de

san­gre del pro­pio pa­cien­te. En­ton­ces, “el plas­ma que po­see más pla­que­tas que la san­gre pe­ri­fé­ri­ca nos per­mi­te uti­li­zar­lo co­mo tra­ta­mien­to re­ge­ne­ra­ti­vo por ex­ce­len­cia en der­ma­toes­té­ti­ca”,

di­ce la Dra. Pichel. Por las pro­pie­da­des men­cio­na­das an­te­rior­men­te, es­tá in­di­ca­do prin­ci­pal­men­te co­mo re­ge­ne­ra­dor del fo­to­en­ve­je­ci­mien­to fa­cial, pa­ra ten­sar zo­nas flá­ci­das, pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad dér­mi­ca, mi­ni­mi­zar la celulitis y com­ba­tir la alo­pe­cia.

Aho­ra bien, es­te mé­to­do, apli­ca­do a la der­ma­toes­té­ti­ca - al li­be­rar fac­to­res de cre­ci­mien­to res­pon­sa­bles de es­ti­mu­lar en for­ma na­tu­ral la pro­duc­ción y re­ge­ne­ra­ción de co­lá­geno, elas­ti­nas y de­más com­po­nen­tes de la piel- per­mi­ti­rá con el pa­so de los días ob­ser­var cam­bios quí­mi­cos y es­truc­tu­ra­les en la der­mis que se tra­du­cen en una piel más jo­ven, ter­sa y vi­tal.

La cla­ve del éxi­to

“El PRP lo­gra gran­des efec­tos cuan­do se lo uti­li­za co­mo tra­ta­mien­to pre­ven­ti­vo y re­ge­ne­ra­dor en pa­cien­tes que co­mien­zan a ver apa­re­cer sig­nos de en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo”,

ex­pli­ca la mé­di­ca. Y ase­gu­ra que pa­ra me­jo­res re­sul­ta­dos, in­clu­so, es po­si­ble rea­li­zar com­bi­na­cio­nes con otras te­ra­pias co­mo:

- Me­so­te­ra­pia. Se tra­ta de una te­ra­pia in­tra­dér­mi­ca me­dian­te la cual se apli­can mi­cro­do­sis de dis­tin­tos prin­ci­pios ac­ti­vos que lo­gran el ob­je­ti­vo bus­ca­do. Por ejem­plo, áci­do hia­lu­ró­ni­co, vi­ta­mi­na C, elas­ti­na, pa­ra re­cu­pe­rar ca­li­dad dér­mi­ca y ten­sión fa­cial. Si se lo com­bi­na con me­so­te­ra­pia ho­meo­pá­ti­ca - ob­via­men­te los prin­ci­pios ac­ti­vos uti­li­za­dos son ho­meo­pá­ti­cos- y se mez­clan en la mis­ma je­rin­ga con una go­ta de san­gre di­lui­da del pa­cien­te.

“Es­to lo­gra una memoria in­mu­ne y, apli­ca­do co­rrec­ta­men­te, es­te prin­ci­pio com­bi­na­do di­ri­ge una re­cu­pe­ra­ción y re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar más per­so­na­li­za­da”, afir­ma la es

pe­cia­lis­ta.

- Luz In­ten­sa Pul­sa­da ( IPL). Es un dis­po­si­ti­vo que emi­te des­te­llos de luz de dis­tin­ta in­ten­si­dad y al­ta po­ten­cia que, me­dian­te ca­lor, per­mi­te des­truir de­ter­mi­na­da es­truc­tu­ra sin da­ñar el res­to de los com­po­nen­tes de la piel. Es­te mé­to­do es prin­ci­pal­men­te uti­li­za­do pa­ra el tra­ta­mien­to de ro­sá­cea, man­chas, ara­ñi­tas, de­pi­la­ción. “Se com­bi­na IPL con PRP en ca­sos de pa­cien­tes con fo­to­en­ve­je­ci­mien­to pa­ra me­jo­rar los re­sul­ta­dos”, di­ce

la Dra. Pichel.

- Áci­do hia­lu­ró­ni­co. La apli­ca- ción de re­lle­nos faciales con áci­do hia­lu­ró­ni­co se ve be­ne­fi­cia­da si es en con­jun­to con el plas­ma ri­co, ya que és­te es­ti­mu­la la pro­duc­ción del mis­mo áci­do lo­gran­do que la du­ra­ción de los re­lle­nos se pro­lon­gue en el tiem­po. A es­ta apli­ca­ción con­jun­ta en Es­ta­dos Uni­dos la lla­man vam­pi­re lif­ting, por las pe­que­ñas mar­cas del ros­tro al ter­mi­nar la se­sión.

Tam­bién se pue­de uti­li­zar el PRP en el tra­ta­mien­to cor­po­ral.

“Se in­di­ca prin­ci­pal­men­te pa­ra fla­ci­dez tan­to de pier­nas, glú­teos

co­mo de bra­zos y ab­do­men”, afir­ma la es­pe­cia­lis­ta. Se rea­li­zan de tres a cua­tro se­sio­nes en el año. Se pue­de com­bi­nar con me­so­te­ra­pia, ra­dio­fre­cuen­cia ( tec­no­lo­gía que per­mi­te, me­dian­te la emi­sión de on­das, ge­ne­rar au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra de la piel pro­vo­can­do es­tí­mu­lo di­rec­to al fi­bro­blas­to, lo que con­si­gue elas­ti­na y co­lá­geno nue­vos, me­jo­ran­do la fla­ci­dez) y elec­tro­es­ti­mu­la­ción. Las con­sul­tas co­mien­zan siem­pre con una bue­na his­to­ria clí­ni­ca, in­te­rro­ga­to­rio, exa­men y an­te­ce­den­tes. Lue­go se pa­sa al plano es­té­ti­co, te­nien­do en cuen­ta siem­pre la du­da per­so­nal, no siem­pre lo que el pro­fe­sio­nal qui­sie­ra tra­tar es lo que lle­va al pa­cien­te a la con­sul­ta. Sa­ber es­cu­char y di­ri­gir al pa­cien­te a un re­sul­ta­do po­si­ti­vo es el ob­je­ti­vo del mé­di­co.

Co­mo es un mé­to­do me­dia­na­men­te in­va­si­vo ge­ne­ra cier­ta in­co­mo­di­dad en el pa­cien­te, por eso de­be apli­car­se una cre­ma anes­té­si­ca pre­via al ini­cio del tra­ta­mien­to. Des­de la ex­trac­ción de san­gre has­ta la fi­na­li­za­ción sue­len trans­cu­rrir en­tre 60 a 90 mi­nu­tos.

“Es acon­se­ja­ble que el pa­cien­te vuel­va a su do­mi­ci­lio lue­go del plas­ma, ya que de­be evi­tar­se en las pri­me­ras ho­ras el sol, las cre­mas, el ma­qui­lla­je, el ejer­ci­cio y to­do aque­llo que pue­da irri­tar la zo­na tra­ta­da”,

ad­vier­te la mé­di­ca. Exis­te una res­pues­ta in­me­dia­ta y otra tardía. El pri­mer efec­to apa­re­ce a los dos días apro­xi­ma­da­men­te y es el au­men­to de luz en la piel, y la ma­yor ter­su­ra. Lle­gan­do a los 20 o 30 días se per­ci­be el au­men­to de ten­sión y la me­jo­ría en man­chas y fla­ci­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.