Amo­res de VE­RANO 2015

Có­mo le va ir a tu co­ra­zón en las va­ca­cio­nes y des­pués de ella y cuá­les son los me­jo­res sig­nos pa­ra que el tu­yo la pa­se bár­ba­ro aman­do y di­vir­tién­do­se

Mia - - REVELACIONES - Por Ga­briel Ru­gie­ro, “El Bru­ji­to Ma­ya” - Di­bu­jos: vasy­li­na

Aries

Mar­te, el re­gen­te del signo, im­pul­sa a la aria­na y el ariano a la con­quis­ta. Ama los desafíos y mu­cho más en ma­te­ria de amor, ne­ce­si­ta sen­tir que se ga­nó a la otra per­so­na, des­ple­gar to­dos sus re­cur­sos y es­tra­te­gias pa­ra se­du­cir­la has­ta que fi­nal­men­te cai­ga ren­di­da a sus pies. Si te in­tere­sa un o una aria­na no le ha­gas las co­sas de­ma­sia­do fá­ci­les de en­tra­da por­que per­de­rá el en­can­to (tam­po­co se la ha­gas muy di­fí­cil, pen­sá que el ve­rano se aca­ba rá­pi­do y ter­mi­nan las va­ca­cio­nes). Los aria­nos tie­nen una quí­mi­ca na­tu­ral con los leo­ni­nos y los sa­gi­ta­ria­nos. Ha­cia Li­bra, su opues­to com­ple­men­ta­rio, sien­te una fuer­te atrac­ción que pue­dep du­rar pa­rap to­da la vi­da o ter­mi­nar en odio eterno. Del 21 de fe­bre­ro al 17 de mar­zo, Ve­nus, el pla­ne­ta del amor, y Mar­te tran­si­tan por el signo de Aries: apues­ten a es­te pe­río­do pa­ra las con­quis­tas más im­por­tan­tes.

Tau­ro

Ve­nus, el pla­ne­ta del amor, es el re­gen­te na­tu­ral del signo, por eso los tau­ri­nos son fa­tal­men­te enamo­ra­di­zos. Un par de mi­ra­das, unas de­mos­tra­cio­nes de afec­to, y la tau­ri­na se rin­dió a los en­can­tos de su par­te­nai­re. Lo que bus­ca el tau­rino en las re­la­cio­nes es bá­si­ca­men­te es­ta­bi­li­dad, por eso la idea de un amor de ve­rano que no con­ti­núe un po­co más allá, no ter­mi­na de con­ven­cer­lo: ese cli­ma de se­gu­ri­dad emo­cio­nal es fun­da­men­tal pa­ra lle­gar a su co­ra­zón. Con los vir­gi­nia­nos, ella pue­de con­ver­sar de los más va­ria­dos te­mas y de los ca­pri­cor­nia­nos, le da con­fian­za su men­te ra­cio­nal pa­ra po­der en­tre­gar­se. Es­cor­pio, su opues­to com­ple­men­ta­rio, tie­ne un com­po­nen­te fuer­te­men­te se­xual, al­go que a la tau­ri­na, aun­que no quie­ra con­fe­sar­lo, tam­bién la atra­pa. Se sa­ca­rán chis­pas en la vi­da y se ama­rán en la ca­ma.

Gé­mi­nis

Mercurio es el pla­ne­ta re­gen­te del signo, la co­mu­ni­ca­ción es una de sus ha­bi­li­da­des na­tu­ra­les. En po­co tiem­po, lo­gra en­ta­blar una con­ver­sa­ción y pro­pi­ciar una re­la­ción. Por es­ta ra­zón, los amo­res de ve­rano no son un obs­tácu­lo pa­ra ella o él. Sa­lir de la ru­ti­na, co­no­cer gen­te nue­va, es su es­pe­cia­li­dad. Es muy com­pa­ti­ble con el crea­ti­vo acua­rio, que siem­pre la sor­pren­de­rá, y co­nec­ta con la sen­si­bi­li­dad, be­lle­za y es­té­ti­ca de Li­bra, por los que sien­te tam­bién una afi­ni­dad na­tu­ral. Su opues­to com­ple­men­ta­rio, Sa­gi­ta­rio, lo se­du­ce con su ca­pa­ci­dad de di­ver­sión y po­de­ro­so sen­ti­do del hu­mor, sin em­bar­go, el trán­si­to de Sa­turno en es­te signo in­vi­ta a los sa­gi­ta­ria­nos a to­mar­se las re­la­cio­nes más en se­rio y no bus­car amo­res pa­sa­je­ros. Del 4 al 27 de enero, Ve­nus en aus­pi­cio­so trí­gono con su Sol na­tal, pro­pi­cia los ro­man­ces y la pa­sión, las pa­re­ji­tas que se ha­yan en­con­tra­do en­tre es­tas fe­chas ten­drán un fu­tu­ro pro­me­te­dor.

Cán­cer

Co­mo la Lu­na es el re­gen­te, las per­so­nas de es­te signo tie­nen ese to­que de sen­si­bi­li­dad e in­tui­ción que les per­mi­te sa­ber si con esa pa­re­ja va a ha­ber piel o no. De­be­rían es­cu­char más es­te sex­to sen­ti­do. Cuan­do una can­ce­ria­na co­no­ce a un hombre, au­to­má­ti­ca­men­te pien­sa que se­rá el pa­dre de sus hi­jos. Va­yan más des­pa­cio, den­se una opor­tu­ni­dad de co­no­cer­se, los amo­res de ve­rano son pa­ra es­to, si fun­cio­na en la tem­po­ra­da, pue­de se­guir en el in­vierno. Los pis­cia­nos son su pa­re­ja ideal, tie­nen esa sua­vi­dad y ca­li­dez que us­te­des ne­ce­si­tan, tam­bién Es­cor­pio es una bue­na op­ción, aun­que mu­cho más in­ten­sa y ten­drán que ma­ne­jar sus emo­cio­nes pa­ra no de­jar­se lle­var por la pa­sión. Su opues­to, Ca­pri­cor­nio, da el mar­co de con­ten­ción que ne­ce­si­tan pa­ra sen­tir­se se­gu­ras. Apro­ve­chen del 28 de enero al 20 de fe­bre­ro, el aus­pi­cio­so trán­si­to de Ve­nus, que se­rá la gran opor­tu­ni­dad de en­con­trar un gran amor.

Leo

El Sol es el re­gen­te y cau­sa de que, allí don­de va­ya, la leo­ni­na no pa­se des­aper­ci­bi­da. Na­cie­ron pa­ra bri­llar con luz pro­pia y ser la es­tre­lla del ve­rano pe­ro tie­nen que tra­tar de no en­can­di­lar con su luz por­que a ve­ces los hom­bres le tie­nen mie­do a esa per­so­na­li­dad arro­lla­do­ra. Las atrae la ener­gía de Sa­gi­ta­rio ( Júpiter con­ge­nia con su Sol), la com­pe­ten­cia en­ri­que­ce­rá el amor y se su­pe­rarán por con­quis­tar al otro. Tam­bién Aries con su poe­sía, bohe­mia y ese es­pí­ri­tu em­pren­de­dor. Con Acua­rio, el opues­to com­ple­men­ta­rio, li­bra­rán una lu­cha de egos,g si so­bre­vi­ven, pue­dep que sur­ja el amor. Del 21 de fe­bre­ro al 17 de mar­zo es el pe­río­do más fa­vo­ra­ble en ma­te­ria de con­quis­tas: pa­ren las an­te­nas pa­ra que no se les es­ca­pe la pre­sa. Usen el ama­ri­llo y el do­ra­do co­mo cá­ba­la de la bue­na suer­te.

Vir­go

Mercurio es el pla­ne­ta re­gen­te que con su mo­vi­mien­to y el fluir, ha­cen que a la vir­gi­nia­na y el vir­gi­niano le cues­te de­ci­dir­se: ¿es­ta­ré eli­gien­do bien? Por eso, so­me­ten a la con­quis­ta a un pro­fun­do in­te­rro­ga­to­rio, ob­ser­van si sus ac­cio­nes con­di­cen con sus pa­la­bras y, si pa­sa las prue­bas, pue­de que le dé una opor­tu­ni­dad. Sin pen­sar­lo dos ve­ces,Tau­ro les brin­da­rá la con­ten­ción y es­ta­bi­li­dad que ne­ce­si­tan pa­ra amar. Tam­bién Ca­pri­cor­nio las se­du­ce con su in­te­lec­to y men­te pri­vi­le­gia­da. De Pis­cis, ama su sen­si­bi­li­dad, aun­que por mo­men­tos la con­si­de­ra una mues­tra de de­bi­li­dad y eso le ba­ja la lí­bi­do. El gran desafío es de­jarj de pen­sarp y atre­ver­se a amar. Si lo ha­cen, el ve­rano po­drá re­ga­lar­les un prín­ci­pe azul y co­men­zar el 2015 con un pro­yec­to de pa­re­ja.

Li­bra

Ve­nus, el re­gen­te, ejer­ce una po­de­ro­sa in­fluen­cia en el signo y tam­bién atrae a los de­más. Se­duc­to­ra, fe­me­ni­na, de­li­ca­da en la ma­ne­ra de ves­tir, to­da ella irra­dia be­lle­za. Románticas y so­ña­do­ras, con ca­da re­la­ción re­nue­van las es- pe­ran­zas y eli­gen creer en el amor. Al­go im­por­tan­te al co­mien­zo de una re­la­ción es que ha­ya un equi­li­brio en el amor que dan y re­ci­ben, si la re­la­ción es­tá des­ba­lan­cea­da, ya no les fun­cio­na del to­do bien. Gé­mi­nis es su pa­re­ja ideal, se­rán com­pin­ches, aman­tes y ami­gos. Acua­rio es otro gran can­di­da­to con el que com­par­ti­rán el in­te­rés por lo so­cial y co­mu­ni­ta­rio. Con Aries, el opues­to com­ple­men­ta­rio, son una re­vo­lu­ción de la ima­gi­na­ción, pla­nea­rán via­jes, em­pre­sas,p lo­cu­ras, aun­queq des­puésp del ve­rano, ¡Dios di­rá! Enero se­rá el mes de las gran­des con­quis­tas, to­do lo que em­pie­cen du­ran­te es­te pe­río­do, flo­re­ce­rá.

Es­cor­pio

Plu­tón, el re­gen­te, las ha­ce es­pe­cial­men­te ob­ser­va­do­ras. Pue­den pa­re­cer muy so­cia­bles, pe­ro son muy re­ser­va­das y cui­da­do­sas de su in­ti­mi­dad. De­trás de su apa­rien­cia tí­mi­da, des­pués que rom­pen el hie­lo, son fo­go­sas y apasionadas, se­xua­les y ex­ce­len­tes aman­tes. Se com­ple­men­tan con los pis­cia­nos, am­bos sig­nos de agua. Tam­bién con Cán­cer, aun­que al prin­ci­pio pon­gan un po­co de dis­tan­cia pa­ra no ge­ne­rar mu­chas ex­pec­ta­ti­vas. Con el opues­to Tau­ro, el fle­cha­zo se­rá to­tal, sim­bió­ti­cos, no que­rrán se­pa­rar­se un se­gun­dog des­de el mo­men­to en que se co­noz­can. Del 28 de enero al 20 de fe­bre­ro,fe­bre­ro Ve­nus, el pla­ne­ta del amor, en be­ne­fac­tor trí­gono con su Sol na­tal, pro­pi­cia las re­la­cio­nes que du­ran un po­co más allá del ve­rano y tam­bién los re­en­cuen­tros des­pués de las va­ca­cio­nes.

Sa­gi­ta­rio

Júpiter, el re­gen­te, ha­ce que so­bre­sal­gan por su sim­pa­tía y buen hu­mor. Aman la li­ber­tad, en es­pe­cial la de ellas, aun­que no siem­pre es­tén dis­pues­tas a dár­se­la a su pa­re­ja. Son ca­pri­cho­sas y con­sen­ti­das y el hombre que quie­ra con­quis­tar­las ten­drá que es­tar dis­pues­to a dar­le to­dos los gus­tos. Cuan­do es­tán enamo­ra­das, son ge­ne­ro­sas, com­par­ten lo que tie­nen, abren las puer­tas de su ca­sa y se en­tre­gan de par en par. Ad­mi­ran el por­te y la au­to­ri­dad de Leo, uno de los po­cos sig­nos que se atre­ve a do­mar a una

sa­gi­ta­ria­na. Tam­bién tie­nen afi­ni­dad na­tu­ral con Aries, aun­que él de­be apu­rar­se un po­co por­que a ella no le gus­tan los trá­mi­tes lar­gos. Les di­vier­te la crea­ti­vi­dad y ori­gi­na­li­dad de Gé­mi­nis, con el que no hay dos días igua­les, pe­ro no ppo­drán de­jarj de sen­tir ce­los por­quepq es bas­tan­te pi­ca­flor. Del 21 de fe­bre­ro al 17 de mar­zo es­ta­rán en su cum­bre más al­ta, con Ve­nus be­ne­fi­cián­do­las en el amor.

Ca­pri­cor­nio

Sa­turno, el re­gen­te, ins­pi­ra un po­co de so­brie­dad en el co­ra­zón de las ca­pri­cor­nia­nas. Son más men­ta­les que emo­cio­na­les, pri­me­ro aman con la ca­be­za y lue­go lo pa­san al co­ra­zón. Por eso, pa­ra se­du­cir­las hay que ape­lar a su in­te­li­gen­cia. Ellas res­pe­tan a una pa­re­ja con la que pue­dan sos­te­ner un diá­lo­go por más de 10 mi­nu­tos. No pre­ten­das que pier­da la ca­be­za por un amor de ve­rano, se­gu­ra­men­te dis­fru­te mu­cho más re­le­yen­do un li­bro de García Már­quez en la pla­ya. Ge­ne­ra una in­tere­san­te em­pa­tía con los tau­ri­nos, qui­zás por­que son más ca­lla­dos y, en ese si- len­cio, guar­dan mis­te­rios que ellas ima­gi­nan co­mo sa­bi­du­ría. Con los vir­gi­nia­nos en­ta­blan gran­des de­ba­tes, ex­po­nen sus ra­zo­nes y dis­fru­tan de su com­pa­ñía. Su opues­to, Cán­cer, les da la es­ta­bi­li­dad que ne­ce­si­tan pa­ra for­ma­li­zar una re­la­ción, aun­que lo más pro­ba­ble es que se ter­mi­nen abu­rrien­do y se echen la cul­pa del te­dio el uno al otro. La ca­pri­cor­nia­na es­tá muy bien so­la, si en­ta­bla una re­la­ción es pa­ra su­mar, si no, se que­da co­mo es­tá.

Acua­rio

Urano, el re­gen­te, le dic­ta a la acua­ria­na que re­no­var­se es vi­vir. El amor vi­ve en ella co­mo una flor en pri­ma­ve­ra, la vi­da es amor, no con­ci­be un se­gun­do de su exis­ten­cia sin es­tar enamo­ra­da. Pue­de enamo­rar­se hoy de un mu­cha­cho y ma­ña­na de otro, pe­ro lo in­mu­ta­ble, lo que per­ma­ne­ce en­te­ro de­trás de ca­da re­la­ción, es el amor. Los ge­mi­ni­anos tie­nen un rit­mo, un ir y ve­nir, muy pa­re­ci­dos a su ener­gía, les gus­ta fluir y cam­biar, no es­tan­car­se. Tam­bién los li­bria- nos po­seen un vue­lo e ima­gi­na­ción que atraen a las acua­ria­nas. El leo­nino le pro­po­ne un desafío cons­tan­te, nun­ca el amor es­tá ase­gu­ra­do y am­bos de­be­rán con­quis­tar­seq mu­tua­men­te pa­ra ga­nar­lo. Las per­so­nas que co­noz­cas del 4 al 27 de enero ten­drán un al­to pun­ta­je en tu vi­da con po­si­bi­li­da­des de pa­sar la prue­ba del ve­rano y con­ti­nuar.

Pis­cis

Nep­tuno, el re­gen­te, le con­fie­re una na­tu­ra­le­za es­pi­ri­tual a las re­la­cio­nes. Cuan­do una pis­cia­na co­no­ce a un hombre, lo pri­me­ro que le ha­ce es su car­ta na­tal pa­ra ver si es com­pa­ti­ble con ella. Cree que ca­da en­cuen­tro en es­ta vi­da tie­ne un por qué y que no hay re­la­cio­nes ca­sua­les, aun­que sea un amor de ve­rano. Co­nec­ta muy bien con los can­ce­ria­nos, que co­ci­nan es­tu­pen­do y la de­lei­ta­rá con exó­ti­cos pla­tos, tam­bién con el es­cor­piano con el que se sen­ti­rá muy a gus­to en el plano se­xual.Vir­go, el opues­to, po­see la ha­bi­li­dad de es­cu­char­la, al­go queq la pis­cia­nap apre­ciap y va­lo­ra. Apro­ve­chen del 28 de enero al 20 de fe­bre­ro, el trán­si­to aus­pi­cio­so de Ve­nus pa­ra en­con­trar a su otra mi­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.