Ca­da pa­dre, ca­da her­mano

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Por Fanny Ber­ger

Ca­da víncu­lo en­tre pa­dre e hi­jo es úni­co e irre­pe­ti­ble. La con­se­cuen­cia ló­gi­ca, pe­ro muy di­fí­cil de acep­tar, es que los pa­dres mues­tran ha­cia ca­da uno de sus hi­jos un tra­to de­sigual, lo cual tie­ne con­se­cuen­cias so­bre los her­ma­nos. Es­to se de­be a la su­ma­to­ria de múl­ti­ples va­ria­bles que vie­nen de los pa­dres, de los hi­jos y de las cir­cuns­tan­cias que atra­vie­sa ca­da uno de ellos. Ese tra­to úni­co ter­mi­na sien­do de­sigual, sin pro­pó­si­to de dis­cri­mi­nar o fa­vo­re­cer a los hi­jos.

El víncu­lo pa­dre-hi­jo es ver­ti­cal, a di­fe­ren­cia del víncu­lo en­tre her­ma­nos, que es ho­ri­zon­tal. Los her­ma­nos com­par­ten los mis­mos pa­dres, pe­ro no el mis­mo ti­po de víncu­lo con sus pro­ge­ni­to­res, ni las mis­mas vi­ven­cias con res­pec­to a la reali­dad fa­mi­liar, ni las mis­mas in­ter­pre­ta­cio­nes y ex­pli­ca­cio­nes que ca­da miem­bro tie­ne so­bre he­chos y/o si­tua­cio­nes ocu­rri­dos den­tro y fue­ra de la fa­mi­lia.

Por lo tan­to, los her­ma­nos se com­pa­ran en­tre sí por la re­la­ción que ca­da uno ha es­ta­ble­ci­do con sus pa­dres. Lo que es evi­ta­ble son las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas que tie­ne el víncu­lo úni­co.

El pri­mer víncu­lo que tie­ne el ni­ño es con su ma­dre; lue­go con su pa­dre. En es­te en­cuen­tro tan im­por­tan­te, la ma­dre trae su per­so­na­li­dad ya for­ma­da con de­ter­mi­na­das ca­rac­te­rís­ti­cas. Los ras­gos de ca­rác­ter del adul­to tie­nen que ar­mo­ni­zar, sin­cro­ni­zar con los ras­gos del hi­jo. En­tre las per­so­nas pue­de exis­tir sin­to­nía o no pro­du­cir­se. Va­le de­cir que los ras­gos in­di­vi­dua­les pue­den ar­mo­ni­zar y equi­li­brar­se con los de la otra per­so­na. Tam­bién pue­de su­ce­der lo con­tra­rio, las ca­rac­te­rís­ti­cas de am­bos pue­den des­equi­li­brar­se, au­men­tan­do los as­pec­tos ne­ga­ti­vos, cau­san­do con­flic­tos en­tre las per­so­nas.

La pri­me­ra pre­gun­ta con­duc­to­ra es: ¿qué te pa­sa con tu hi­jo, qué des­pier­ta de­ter­mi­na­do ras­go de él en ti, có­mo te re­sue­na di­cha ca­rac­te­rís­ti­ca en tu per­so­na?

Ca­da pa­dre pue­de dar­se cuen­ta de có­mo los ras­gos de su hi­jo le lle­gan a él. Si­guien­do con el ejem­plo an­te­rior, no exis­te un ni­ño in­quie­to, sino que las per­so­nas cer­ca­nas a él lo se­ña­lan co­mo tal y res­pon­de­rá se­gún lo que los se­res que­ri­dos y cer­ca­nos sien­tan ha­cia di­cha ca­rac­te­rís­ti­ca. Así co­mien­zan las raí­ces del tra­to úni­co, se crea un en­cuen­tro úni­co, una dan­za en­tre las ca­rac­te­rís­ti­cas de am­bos, pa­dres e hi­jos.

La ma­yo­ría de los pa­dres res­pon­de an­te sus hi­jos sin dar­se cuen­ta de qué les su­ce­de en di­cho víncu­lo, qué cir­cui­tos emo­cio­na­les se en­cien­den en su in­te­rior. Mu­chas ve­ces, el pa­dre sien­te que le mo­les­ta su hi­jo. Te­ne­mos que pro­fun­di­zar en esa mo­les­tia y des­cri­bir­la más de­ta­lla­da­men­te. Es así co­mo un te­ma de fal­ta de sin­cro­nía en­tre la ma­dre y el hi­jo pue­de cau­sar se­rios pro­ble­mas vin­cu­la­res. Ima­gi­nen la gran can­ti­dad de ras­gos de per­so­na­li­dad que te­ne­mos, por lo tan­to, los en­cuen­tros y des­en­cuen­tros en­tre ca­da pa­dre e hi­jo pue­den ser va­ria­dos.

Es­tas re­la­cio­nes se dan en un con­tex­to fa­mi­liar, ya que exis­te una ma­dre que se lle­va bien con uno de sus hi­jos, con el que for­ma un círcu­lo de re­tro­ali­men­ta­ción po­si­ti­va; con otro her­mano se pue­de vin­cu­lar con un círcu­lo de re­tro­ali­men­ta­ción ne­ga­ti­va. Es­te úl­ti­mo lo sen­ti­rá y lle­ga­rá a con­clu­sio­nes erró­neas que le pue­den cau­sar un gran da­ño emo­cio­nal. Se es­cu­cha­ne fre­cuen­te­men­te en ele con­sul­to­rio del psi­có­lo­go pa­cien­tes de to­das las eda­des que sien­ten que su ma­dre o su pa­dre no lo quie­ren, no es im­por­tan­te pa­ra ella o pa­ra él, siem­pre pre­fi­rió más al her­mano que a él. Es­tos pen­sa­mien­tos son de vi­tal im­por­tan­cia, pues el hi­jo los sien­te y le re­sue­nan dia­ria­men­te en los pri­me­ros años de su vi­da.

Es así que se van for­man­do círcu­los de in­ter­ac­ción pa­dre-hi­jo po­si­ti­vos y otros ne­ga­ti­vos.n Am­bos círcu­los in­ter­ac­ti­vos se re­tro­ali­men­tan. El ni­ño apren­de­rá a vin­cu­lar­se a tra­vés de un círcu­lo ne­ga­ti­vo o un círcu­lo po­si­ti­vo que se for­ma con su ma­dre. A lo lar­go de los años, he pre­sen­cia­do có­mo las ca­rac­te­rís­ti­cas del hi­jo y de la ma­dre cau­san mu­chos pro­ble­mas y de­jan pro­fun­das hue­llas en am­bas par­tes. Los her­ma­nos ob­ser­van y com­pa­ran el tra­to de su ma­dre o pa­dre con su her­mano y con el su­yo y siem­pre ve­rán di­fe­ren­cias, pues el tra­to, co­mo he­mos afir­ma­do an­te­rior­men­te, es úni­co.

Del li­bro “Her­ma­nos. Víncu­los que de­jan hue­lla”,

de Fanny Ber­ger. Urano ( www. urano. com. ar)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.