En pri­mer plano

Tra­jes de ba­ño, shorts, y fal­das ul­tra cor­tas, nos obli­gan a de­jar las pier­nas ex­pues­tas a las mi­ra­das. Con la ayu­da de tra­ta­mien­tos, der­mo­cos­mé­ti­cos y una con­sul­ta mé­di­ca pre­ven­ti­va, to­da­vía es­tás a tiem­po de sen­tir­las y lu­cir­las en las me­jo­res con­di­cion

Mia - - BE­LLE­ZA - Por Lau­ra La­go­mar­sino - Fo­to: CE­DOC

Es­trías, ce­lu­li­tis, fla­ci­dez, adi­po­si­dad lo­ca­li­za­da, ma­la cir­cu­la­ción, re­se­que­dad, ara­ñi­tas, son al­gu­nas de las prin­ci­pa­les enemi­gas ín­ti­mas de las pier­nas, más odia­das por cual­quier mu­jer. Las in­ten­sas jor­na­das de gym y las die­tas es­tric­tas no son su­fi­cien­tes por sí so­las. ¡En la com­ple­men­ta­ción es­tá el éxi­to! En­ton­ces, a ser bue­nas alum­nas y adop­tar cier­tas ru­ti­nas y cui­da­dos es­té­ti­cos que nos van a per­mi­tir lu­cir las pier­nas im­pe­ca­bles con esa fal­da ul­tra cor­ta que tan­to nos gus­ta.

Luz ro­ja a los sín­to­mas

El do­lor en las pier­nas pue­de es­tar in­di­can­do pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios, pe­ro ra­ra vez las mu­je­res con­sul­ta­mos al fle­bó­lo­go an­tes de te­ner una ve­na di­la­ta­da o ara­ñi­tas a la vista. “Ge­ne­ral­men­te, la pa­cien­te vie­ne de­ri­va­da de otros pro­fe­sio­na­les, co­mo el mé­di­co clí­ni­co, que sos­pe­cha de una pa­to­lo­gía ve­no­sa”, ex­pli­ca el Dr. Mi­guel Án­gel Gra­ma­jo Booth, mé­di­co fle­bó­lo­go uni­ver­si­ta­rio con ex­pe­rien­cia de 30 años en su es­pe­cia­li­dad, miem­bro del Ame­ri­can Co­lle­ge of Ph­le­bo­logy y pio­ne­ro en los pro­ce­di­mien­tos de re­cu­pe­ra­ción fun­cio­nal sin ex­tir­pa­ción.

Se­gún el es­pe­cia­lis­ta, las vá­ri­ces o ve­nas va­ri­co­sas pue­den pro­vo­car do­lor por la mis­ma dis­ten­sión . El sín­to­ma se lla­ma fle­bal­gia;

la es­ta­sis (es­tan­ca­mien­to) ve­no­sa pue­de dar pi­ca­zón y ca­lam­bres ines­pe­cí­fi­cos, el signo más co­mún es la sen­sa­ción de pe­sa­dez y ede­ma por la tar­de, con una mejoría al le­van­tar­se por la ma­ña­na o lue­go de le­van­tar las pier­nas. “La re­vi­sión clí­ni­ca e ins­tru­men­tal -co­mo un eco­dop­pler- del mé­di­co es­pe­cia­lis­ta des­car­ta si

el do­lor es o no fle­bo­ló­gi­co”, afir­ma el Dr. Gra­ma­jo Booth, y aler­ta que si un do­lor en la pier­na es uni­la­te­ral, fuer­te y apa­re­ce brus­ca­men­te, no me­jo­ra con el re­po­so y la pier­na se hin­cha, hay que con­sul­tar rá­pi­da­men­te por­que pue­de tra­tar­se de un pro­ble­ma ve­no­so se­rio, la trom­bo­sis ve­no­sa.

Así to­do, la solución pa­ra el do­lor de pier­nas y otras sen­sa­cio­nes dis­pla­cen­te­ras de ori­gen ve­no­so es una es­tra­te­gia múl­ti­ple. Es­to abar­ca des­de co­rre­gir las cau­sas de so­bre­car­ga y re­ten­ción de lí­qui­dos me­dian­te la nu­tri­ción, re­vi­sar los há­bi­tos y prac­ti­car ejer­ci­cio mo­de­ra­do, has­ta los tra­ta­mien­tos, de ga­bi­ne­te y en al­gu­nos ca­sos qui­rúr­gi­cos. “La fle­bo­te­ra­pia res­tau­ra­ti­va es muy efi­caz en gran par­te de los pro­ble­mas ve­no­sos y en ca­so de ha­ber in­su­fi­cien­cia de las vál­vu­las de las ve­nas sa­fe­nas, por ejem­plo, se re­quie­re la val­vu­lo­plas­tia”, co­men­ta el es­pe­cia­lis­ta, quien rea­li­za es­tos tra­ta­mien­tos.

Ac­ti­vá la be­lle­za de tus pier­nas

El se­cre­to de unas pier­nas be­llas es­tá, en­tre otros fac­to­res, en la es­ti­mu­la­ción de la mi­cro­cir­cu­la­ción, en la re­duc­ción del as­pec­to de la piel de na­ran­ja y la pre­ven­ción de la apa­ri­ción de ara­ñi­tas. Por ello, la si­ner­gia de prin­ci­pios ac­ti­vos pre­sen­tes en las fór­mu­las cos­mé­ti­cas es cla­ve. Todos es­tos com­pues­tos ac­ti­van la cir­cu­la­ción pe­ri­fé­ri­ca de la zo­na afec­ta­da, re­gu­lan su tem­pe­ra­tu­ra y me­ta­bo­lis­mo lo­cal. Ade­más, al me­jo­rar el tono ve­no­so, dis­mi­nu­ye la ex­tra­va­sa­ción de lí­qui­dos y flui­dos. Ase­gu­ra­te de que al­guno de es­tos in­gre­dien­tes fi­gu­ren en la eti­que­ta del pro­duc­to que vas a usar en tus pier­nas.

Se­mi­llas de Cas­ta­ño de In­dias: ac­túan con­tra la fra­gi­li­dad ca­pi­lar y las úl­ce­ras va­ri­co­sas.

Flo­res de ár­ni­ca: tie­nen un efecto ru­be­fa­cien­te, eli­mi­nan­do la san­gre acu­mu­la­da por las ro­tu­ras de ca­pi­la­res.

Flo­res de la man­za­ni­lla: jun­to a sus pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias, ace­le­ran la re­vi­ta­li­za­ción de las he­ri­das.

Cen­te­lla asiá­ti­ca: fa­vo­re­ce el pro­ce­so na­tu­ral de dre­na­je, ac­ti­va la mi­cro­cir­cu­la­ción y eli­mi­na las to­xi­nas.

Ca­fei­na: con­tro­la el al­ma­ce­na­mien­to de adi­po­si­dad en los te­ji­dos.

Acei­te de la cor­te­za del al­can­for: an­ti­pu­ri­gi­no­so cu­yo efecto re­fres­can­te pro­du­ce un resultado anes­té­si­co.

Men­tol: ade­más de ser an­ti­in­fla­ma­to­rio, pro­vo­ca una sen­sa­ción de frío lo­cal que ali­via el do­lor.

Al­gas Fu­cus: dre­na y li­be­ra el ex­ce­den­te de lí­qui­dos en los te­ji­dos.

Tra­ta­mien­tos que ayu­dan

Coo­lS­mooth se tra­ta del nue­vo apli­ca­dor del ya co­no­ci­do tra­ta­mien­to Coo­lS­cul­pting, es­pe­cial­men­te in­di­ca­do pa­ra la ca­ra externa del mus­lo, un área con gra­sa di­fí­cil de eli­mi­nar con die­tas o ejer­ci­cio. Es­te in­no­va­dor apli­ca­dor con­ge­la las

cé­lu­las de gra­sa (crio­li­pó­li­sis) y las eli­mi­na de for­ma na­tu­ral, con­si­guien­do erra­di­car has­ta el 30% de la gra­sa tras una apli­ca­ción.

¿Dón­de? Cen­tro Dra. Sil­va­na Da­to /sil­va­na­da­to.com.ar/ de 1 a 2 se­sio­nes (des­de $ 4.400).

Ve­las­ha­pe III: tec­no­lo­gía de van­guar­dia que consiste en la com­bi­na­ción de luz in­fra­rro­ja, ra­dio­fre­cuen­cia y ma­ni­pu­la­ción me­cá­ni­ca del te­ji­do me­dian­te la ab­sor­ción por im­pul­sos. Com­ba­te si­nér­gi­ca­men­te la adi­po­si­dad lo­ca­li­za­da, ce­lu­li­tis y fla­ci­dez. El apli­ca­dor va suc­cio­nan­do (ab­sor­ción por im­pul­sos) la piel pa­ra acer­car­la a la luz in­fra­rro­ja que in­fun­de ca­lor. Una vez que la piel alcanza la tem­pe­ra­tu­ra co­rrec­ta, en­tra en ac­ción la ra­dio­fre­cuen­cia bi­po­lar, que ca­lien­ta el te­ji­do a ma­yor pro­fun­di­dad ata­can­do los de­pó­si­tos de gra­sa.

¿Dón­de? Cen­tro Se­le­me Me­di­cal Beauty Ex­pert (gse­le­me.com.ar), de 1 a 3 se­sio­nes (des­de $ 2.500).

Dre­na­je Lin­fá­ti­co Ma­nual: no exis­te me­jor com­ple­men­to pa­ra cual­quier tra­ta­mien­to que el dre­na­je lin­fá­ti­co ma­nual, una téc­ni­ca es­pe­cí­fi­ca de ac­ti­va­ción de la eli­mi­na­ción del lí­qui­do acu­mu­la­do en los te­ji­dos a tra­vés de los va­sos lin­fá­ti­cos. Es­te ma­sa­je sua­ve, que co­mien­za con la aper­tu­ra y es­ti­mu­la­ción de las gran­des ca­de­nas gan­glio­na­res, ac­túa so­bre el te­ji­do co­nec­ti­vo la­xo, en el es­pa­cio que va des­de las ca­pas pro­fun­das de la piel has­ta el plano mus­cu­lar y todos los ele­men­tos que es­tán con­te­ni­dos en esa re­gión. Así, se fa­vo­re­ce el re­torno del sis­te­ma lin­fá­ti­co lo­gran­do una des­in­to­xi­ca­ción de los te­ji­dos y se evi­ta la re­ten­ción de lí­qui­dos en los miem­bros in­fe­rio­res, don­de por ac­ción de la gra­ve­dad, se con­cen­tra la ma­yor can­ti­dad de desecho de los te­ji­dos. Ideal pa­ra las que tie­nen mu­cha re­ten­ción de lí­qui­dos, há­bi­tos des­or­de­na­dos (fu­mar, be­ber, co­mer gra­sas) o vá­ri­ces.

¿Dón­de? Me­di­ci­na en Sa­lud / me­di­ci­naen­sa­lud.com.ar (des­de $ 350 por sesión).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.