Con­sul­to­rio abier­to

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

Héc­tor, de Be­ra­za­te­gui Con 55 años, ten­go hi­per­ten­sión, obe­si­dad y co­les­te­rol de más de 250 que me di­je­ron que es dis­li­pe­mia. To­da­vía no pu­de ocu­par­me de ir al mé­di­co y tra­tar­me. ¿Me po­drían orien­tar so­bre lo que de­be­ría ha­cer?

Es­ti­ma­do Héc­tor: Us­ted de­be­ría con­sul­tar con su mé­di­co,de for­ma urgente, pa­ra ini­ciar una die­ta aso­cia­da a ejer­ci­cio (adap­ta­do a su ca­pa­ci­dad ac­tual), ade­más de un tra­ta­mien­to con me­di­ca­men­tos an­ti-hi­per­ten­si­vos y el co­rrec­to tra­ta­mien­to de su dis­li­pe­mia, es­pe­cial­men­te con dro­gas co­mo Ena­la­pril, Ro­su­vas­ta­ti­na. Es cla­ve, ade­más, eva­luar el res­to de los pa­rá­me­tros clí­ni­cos co­mo me­di­da ini­cial con aná­li­sis de la­bo­ra­to­rio, elec­tro­car­dio­gra­ma y eco­car­dio­gra­ma. Mien­tras tan­to, a mo­do de tra­ta­mien­to, y no me­nos im­por­tan­te, su­pri­mir las gra­sas sa­tu­ra­das, li­mi­tar el con­su­mo de so­dio, in­ge­rir ver­du­ras de ho­ja y con al­to con­te­ni­do en fi­bra, in­ge­rir car­nes ma­gras, li­mi­tar el con­su­mo de hi­dra­tos de car­bono, tan­to co­mo cha­ci­na­dos o be­bi­das ti­po co­la. El ejer­ci­cio ideal es ca­mi­na­ta o bi­ci­cle­ta en­tre 30 y 45 mi­nu­tos por día, mí­ni­mo tres ve­ces por se­ma­na. In­de­pen­dien­te­men­te de es­tas me­di­das -muy im­por­tan­tes en cual­quier tra­ta­mien­to- es in­dis­pen­sa­ble que con­sul­te con un mé­di­co que se de­di­que a es­tu­diar me­ta­bo­lis­mo; ya que la hi­per­ten­sión es una en­fer­me­dad si­len­te que pue­de pro­vo­car gran­des da­ños de ór­gano si no atien­de de for­ma ade­cua­da. La dis­li­pe­mia de­be ser tra­ta­da con me­di­ca­men­tos por­que la die­ta y el ejer­ci­cio, si bien mu­chas per­so­nas creen que son su­fi­cien­tes pa­ra ba­jar es­tos va­lo­res, hoy en día sa­be­mos que no es así. Es más, se­gún los úl­ti­mos es­tu­dios -por ejem­plo Steno2 - se in­di­ca te­ra­péu­ti­ca mul­ti-in­ter­ven­ción pa­ra es­tos ca­sos, o sea tra­ta­mien­to con die­ta y ejer­ci­cio más me­di­ca­men­tos; y se­gún la evo­lu­ción se pue­de ajus­tar el tra­ta­mien­to y eva­luar que no ten­ga in­su­lino re­sis­ten­cia por si re­quie­re otro ti­po de fár­ma­cos. Es­pe­ra­mos que no se de­je es­tar y pron­to pue­da re­ver­tir el cuadro.

Do­ra, de La Pam­pa Ten­go 46 años y pa­dez­co dia­be­tes Ti­po II des­de ha­ce dos años. Es­toy to­man­do Met­for­mi­na, 2 g por día (pre al­muer­zo y pre ce­na) y a pe­sar de eso no lo­gro con­tro­lar las glu­ce­mias. Me in­cor­po­ra­ron Gli­me­pi­ri­da y au­men­té de pe­so sin ba­jar las glu­ce­mias a me­nos de 180. ¿Qué pue­do ha­cer o con­si­de­rar? Es­toy pe­san­do 110 kg con 1,60 m de al­tu­ra. Mu­chas gra­cias.

Es­ti­ma­da Do­ra: An­tes que na­da le re­cuer­do la im­por­tan­cia y la ne­ce­si­dad de ha­cer un se­gui­mien­to mé­di­co per­so­nal con su mé­di­co clí­ni­co y/o dia­bé­to­lo­go; quien es el pro­fe­sio­nal que po­drá ha- cer una eva­lua­ción cer­te­ra y con­cre­ta de su sa­lud con­tan­do con to­dos los es­tu­dios y aná­li­sis re­que­ri­dos pa­ra el ca­so. Des­de el Con­sul­to­rioA­bier­to po­de­mos su­po­ner que us­ted pa­re­ce­ría te­ner una dia­be­tes con mal per­fil me­ta­bó­li­co. Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que la Met­for­mi­na es una dro­ga que apor­ta be­ne­fi­cios im­por­tan­tes al ser un in­su­lino-sen­si­bi­li­za­dor; pe­ro en­tien­do que con su pe­so y con los ni­ve­les glu­cé­mi­cos que ma­ne­ja, tie­ne un Sin­dro­me Me­ta­bó­li­co ade­más de la dia­be­tes ti­po II. La uti­li­za­ción de In­su­li­na se­ría de úl­ti­ma ins­tan­cia, una vez que los tra­ta­mien­tos pre­vios con hi­po­glu­ce­mian­tes vía oral es­tén ago­ta­dos. La Gli­me­pi­ri­da es una dro­ga lla­ma­da Sul­fo­ni­lu­rea de una ge­ne­ra­ción su­pe­rior, una muy bue­na al­ter­na­ti­va al tra­ta­mien­to cuan­do el pa­cien­te no lo­gra el ob­je­ti­vo glu­cé­mi­co con Met­for­mi­na so­la­men­te. Si a pe­sar de es­to us­ted si­gue te­nien­do va­lo­res glu­cé­mi­cos al­tos es im­por­tan­te re­for­zar la die­ta, el ejer­ci­cio y agre­gar un fár­ma­co al­ter­na­ti­vo de nue­va ge­ne­ra­ción; co­mo por ejem­plo los in­hi­bi­do­res de la DPP4 (es­pe­cial­men­te Tra­yen­ta Dúo Li­na­glip­ti­na). És­ta tie­ne la ven­ta­ja de ve­nir aso­cia­da a Met­for­mi­na y no tie­ne un im­pac­to hi­po­glu­ce­mian­te se­ve­ro, ade­más de mo­di­fi­car los per­fi­les de in­su­li­na en­dó­ge­nos. Por otro la­do, tam­bién exis­ten, den­tro de es­te gru­po, otros fár­ma­cos de­no­mi­na­dos análo­gos de la GLP1, crea­dos a par­tir de in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca uti­li­zan­do mo­lé­cu­las pro­pias del cuer­po, que tie­nen be­ne­fi­cios si­mi­la­res al pre­vio con un efec­to so­bre el pe­so. És­tos dis­mi­nu­yen la glu­co­sa a par­tir de un de­ter­mi­na­do ni­vel en san­gre por lo cual no pro­vo­can hi­po­glu­ce­mias. Una de es­tas dro­gas lle­va el nom­bre de Vic­to­za (Li­ra­glu­ti­da) y en am­bos ca­sos son fár­ma­cos que es­tán en au­ge en el tra­ta­mien­to de la dia­be­tes; el pri­me­ro es de to­ma vía oral y lo in­di­co a mu­chos de mis pa­cien­tes con muy bue­nos re­sul­ta­dos. En el ca­so de la Vic­to­za, es de apli­ca­ción por vía sub­cu­tá­nea. Es­tos me­di­ca­men­tos son de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y en nues­tra ex­pe­rien­cia tie­nen gran­des efec­tos; por lo que cree­mos im­por­tan­te que ten­ga la in­for­ma­ción su­fi­cien­te pa­ra com­par­tir­la y con­sul­tar­le a su mé­di­co per­so­nal, con quien eva­lua­rá su even­tual uti­li­za­ción. Es­pe­ra­mos pue­da avan­zar en su tra­ta­mien­to.

Dr. Pa­blo Cruz, mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en me­ta­bo­lis­mo y dia­be­tes (MN

109.937) CIM | Cen­tro de Con­sul­to­rios In­te­gra­les de Me­ta­bo­lis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.